Información Gral

Voraces incendios dependen del viento en California

Hay miles de evacuados por el fuego que arrasa el sur del Estado, al que combaten más de seis mil bomberos. Enormes áreas totalmente devastadas

Martes 12 de Diciembre de 2017

Gigantescas áreas destruidas, centenas de miles de evacuados, miles de bomberos trabajando sin parar: una semana ha pasado de la ola de incendios en el sur de California, en el oeste de los Estados Unidos, y su futuro está a merced del viento.

La mayor preocupación es Thomas, que se desató el lunes pasado y ya destruyó un área cinco veces mayor a la ciudad de Washington DC y que amenaza a las ciudades de la costa del Pacífico.

Este es un recuento de una semana de incendios registrados en un diciembre muy seco y con vientos huracanados, una combinación perfecta para el fuego.

En la semana se registraron seis incendios: además de Thomas, en el condado de Ventura, hubo tres en el de Los Angeles (Creek, Rye, Skirball); Lilac, en el de San Diego; y Liberty, en Riverside.

Con excepción de Thomas, casi todos están contenidos en su totalidad y las órdenes de evacuación ya se levantaron.

Pero fueron horas de pánico. Los Angeles llegó a evacuar 150 mil personas.

Skirball -85 por ciento controlado- afectó el exclusivo barrio de Bel-Air y mansiones de millones de dólares quedaron atrapadas entre las llamas. Aún no se calcularon las pérdidas.

Por Lilac, registrado en un área rural con muchas caballerizas, cientos de caballos tuvieron que ser evacuados, pero poco más de dos docenas perecieron.

No se puede precisar aún la magnitud del daño causado por Thomas porque el incendio sigue creciendo y amenazando otras áreas cercanas.

En una semana arrasó con 93 mil hectáreas y "condiciones severas" del tiempo podrían llevar a un "crecimiento significativo", según el último boletín de los bomberos de California (Cal Fire).

Hay más de 800 inmuebles destruidos, entre ellos 644 residencias, mientras que casi 6.400 bomberos trabajan para tratar de contener las llamas. Ordenes de evacuación se mantienes en pie en áreas de Ventura, Ojai, Carpintería, Montecito y Santa Bárbara.

A pesar de la intensidad, las autoridades reportaron hasta ahora una única víctima fatal: una mujer de 70 años que murió en un accidente de auto mientras huía de las llamas en el área de Thomas.

Decenas de miles tuvieron que abandonar sus hogares, algunos terminaron en refugios abiertos por las autoridades y la Cruz Roja.

Las causas de los incendios están bajo investigación. Pero cualquiera sea, son los vientos huracanados y la poca humedad los que hacen que se extiendan por grandes áreas de terreno a una velocidad alarmante.

Eric Boldt, meteorólogo de la agencia nacional (NWS), explicó a la AFP que aunque el viento está más débil, la falta de lluvia complica todo. "Las condiciones son críticas", indicó.

El incendio es ya el quinto mayor de la historia de California, pero Boldt cree que tiene potencial para escalar a la primera posición.

"No tenemos previsión de lluvia para las próximas dos semanas".

No hay una cifra exacta de las pérdidas por esta ola de incendios que aún continúa. El Departamento de Seguros de California dijo a la AFP que el cálculo es producto de las cifras de las compañías de seguros.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario