Información General

Video: Samid fue escrachado rompiendo la prisión domiciliar y echado de un restaurante

El empresario de la carne se encontraba en un bodegón junto a otros dos hombre cuando fue abordado por dos señoras

Lunes 21 de Junio de 2021

El empresario de la carne Alberto Samid, quien debe cumplir prisión domiciliaria en una causa por la que fue condenado a 4 años de prisión por integrar una asociación ilícita dedicada a la evasión de impuestos, fue echado por un grupo de comensales cuando almorzaba este lunes en un bodegón de Ramos Mejía, en el oeste del Gran Buenos Aires.

Samid estaba con otros dos hombres en una mesa del restaurante “Paja Rota”, en la Avenida de Mayo 836. Ante las protestas de los clientes los tres abandonaron el lugar.

Todo ocurrió en un restaurante que está ubicado a cuadras del domicilio de Samid. Tal como se puede ver en el video que rápidamente se difundió a través de las redes sociales, un grupo de personas se acercaron al empresario y le dijeron que se retirara del lugar. “Vergüenza le tiene que dar”, dijo la señora que lo increpó.

“¿Donde tiene la tobillera?”, le preguntó la misma persona. “Que se vaya”, “andate chorro”, son otras de las frases que se escucharon de parte de la gente que la acompañaba.

Sin mediar palabra, Samid se levantó de su silla y se retiró del establecimiento. Instantes después lo siguieron las otras personas que lo acompañaban en el almuerzo.

samid.mp4

La causa por evasión

El 27 de noviembre pasado, la Cámara de Casación condenó a Samid a cuatro años de prisión ratificando el fallo en primera instancia de abril de 2020.

El empresario de la carne fue declarado culpable por integrar una asociación ilícita que evadió impuestos durante la década del ’90. En la misma causa fue juzgada su hermana Alicia.

El Tribunal Oral en lo Penal Económico (TOPE) 1 también le ordenó pagar unos 282 mil pesos para cubrir los costos de su captura, calculados por la Policía Federal, durante los días que estuvo prófugo. Samid fue detenido después de que se escapara a Belice, donde finalmente fue capturado en abril de 2019.

Sin embargo, la justicia le otorgó la prisión domiciliaria por su edad (71 años) y sus problemas de salud, ya que los forenses confirmaron que sufre de afecciones cardíacas, hipertensión, diabetes y un severo cuadro de estrés.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario