Información Gral

Recoleta: mató a su esposa y a su hijo enfermos y se suicidó

"Cuando entren al 8º D nos van a encontrar a todos muertos", decía la carta que dejó. Ella tenía Alzheimer y el hijo sufría una discapacidad.

Martes 07 de Octubre de 2014

Tres integrantes de una familia fueron hallados muertos ayer en un departamento del barrio porteño de Recoleta, donde supuestamente un hombre mató a tiros a su esposa, luego a su hijo y finalmente se suicidó con la misma arma.

El hecho se produjo en un edificio situado en Córdoba al 3.000, casi esquina Laprida, y el hombre había dejado una carta al encargado del edificio explicando lo sucedido.

"Cuando entren al octavo D nos van a encontrar a todos muertos. Ya no podíamos seguir viviendo así. Llame a la policía", decía la carta que dejó el hombre en frente a la puerta de su departamento, dirigida al encargado del edificio.

Las primeras hipótesis indicaban que se trató de un doble homicidio, seguido de suicidio.

Las personas fallecidas fueron identificadas como Alejandro Zeida, de unos 80 años; su esposa Elvira Sosa, de la misma edad, y su hijo Víctor Zeida, de 40, según informaron fuentes policiales.

Según se supo, el hecho se conoció cerca de las 10 de la mañana de ayer cuando el portero del edificio encontró una nota firmada por el hombre mayor, en la que le pedía que llamara inmediatamente a la policía.

El repartidor de diarios fue quien primero vio la carta dirigida al encargado cuando repartía los periódicos y le avisó.

Desesperado. "Rubén, el portero, subió a abrir el sobre y bajó desesperado diciendo que se habían suicidado los tres", dijo el canillita. Cuando efectivos de la comisaría 19 de la Policía Federal acudieron al lugar encontraron los cuerpos baleados en distintas partes del departamento situado en un octavo piso.

Según trascendió, dos de los cadáveres fueron encontrados en la habitación principal y el tercero en el baño.

Vecinos indicaron que la mujer asesinada sufría del mal de Alzheimer, mientras que el hijo de la pareja padecía de un grado de discapacidad.

"Yo conocía al vecino de toda la vida, un señor mayor de alrededor de 70 años muy respetuoso, tenía un hijo con problemas de discapacidad y su mujer también estaba enferma", dijo un vecino.

También contaron que los tres iban juntos a todos lados y que los padres dedicaron sus vidas a cuidar al hijo.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario