Información Gral

Le dieron el alta a la beba que fue hallada en una alcantarilla junto a su madre muerta

Tiene 21 meses. Pasó más de tres días dentro de un desagüe junto al cadáver de su mamá Paola Acosta, quien fue asesinada y por cuyo crimen permanece detenido su ex pareja y padre de la beba.  

Jueves 02 de Octubre de 2014

La beba de un año y nueve meses que había pasado más de 80 horas con su madre muerta debajo de una alcantarilla en la ciudad de Córdoba, fue dada de alta ayer del Hospital de Niños dicha capital, donde se repuso de un cuadro de deshidratación, hipotermia, heridas punzocortantes y una lesión en el muslo derecho.

Se trata de la hija de Paola Acosta (36), asesinada el domingo 21 de septiembre último y por cuyo crimen permanece detenido su ex pareja y padre de la beba.

La niña permaneció 11 días internada en ese centro asistencial, cinco de los cuales estuvo en Terapia Intensiva (UTI) del Hospital y posteriormente fue trasladada a Cuidados Intermedios, donde continuó su tratamiento favorablemente, con evidente mejoría.

"Martina se retira en óptimas condiciones", dijo el director del Hospital, Néstor Perotti.

Según los médicos del nosocomio, la niña está en condiciones de continuar su recuperación junto a su familia materna, abuelos y una tía que permanentemente la acompañan y contienen.

De la despedida participan autoridades del hospital, el ministro de Salud, Francisco Fortuna, y de Desarrollo Social de la provincia, Daniel Passerini.

El último lunes, familiares y vecinos de Paola Acosta marcharon por el centro de la capital cordobesa en demanda de justicia por el hecho, por el cual está detenido, como único imputado, el padre biológico de la menor, Gonzalo Lizarralde (33).

El cadáver de Acosta fue hallado en el barrio Alto Alberdi, en el oeste de la ciudad, tras el aviso formulado por los vecinos del lugar, mientras que la niña estaba, con vida, "pegada" al cuerpo de su madre. El primero que advirtió a la policía fue el dueño de uno de los comercios de la cuadra cercana.

De ambas no se tenían noticias desde el miércoles 17 por la noche, luego de que bajaron, a las 22.30, del departamento de la calle Martín García al 200, de barrio San Martín, donde vivían junto a otros dos hijos adolescentes de la mujer, para recibir a Lizarralde, y hasta el domingo 21 no se supo nada más sobre ellas.

Lizarralde, según consta en el expediente, iba a conocer a la niña y, además, iba a pagar la cuota alimentaria de 1.400 pesos que se había fijado por orden judicial, ya que al negar su paternidad se inició una causa que terminó en un análisis de ADN.

Ayer al mediodía, el director del Hospital aseguró que la beba "se retira en óptimas condiciones de salud" y que permanecerá con el seguimiento de control por 30 días más.

"Estamos satisfechos por su evolución. Clínicamente ella ha reparado sus heridas físicas y ahora comenzará el trabajo de sus heridas del alma que también tienen que sanar. Va a estar muy bien acompañada al lado de su tía y de sus familiares más queridos", remarcó.

Por su parte, Marina, tía de la niña, expresó que están muy contentos de que "se haya recuperado tan pronto y venga a casa".

"Es una felicidad enorme saber que ella está mucho mejor, de salud y de ánimo. Empieza una nueva etapa y vamos a seguir brindándole cariño y afecto. Estamos muy agradecidos con todos", enfatizó.

La tía de la pequeña se ha convertido en una verdadera referente de la lucha contra la violencia de género en Córdoba, toda vez que varias organizaciones le piden que sea ella la que encabece las manifestaciones, la última de las cuales ocurrió el lunes pasado.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario