INFORMACIÓN GENERAL

Las cinco enfermedades más comunes durante los meses del verano

El calor y las altas temperaturas traen malestares que, si no se atienden a tiempo, pueden ser riesgosos.

Miércoles 20 de Enero de 2021

Al llegar el verano el mundo se divide entre aquellos que lo aman y en quienes desean con todas sus fuerzas que vuelva el frío. Con esta estación no solo llega el calor, sino que en ocasiones puede traer malas noticias para el organismo, ya que como consecuencia de las altas temperaturas pueden aparecer algunos problemas para la salud que, si bien no son nada grave, requieren de algún tipo de atención.

Dolores de panza, de oído, de cabeza, de todo el cuerpo o una sensación de calor y fuego que se desparrama por el mismo pueden ser síntomas de que algo no anda bien allí. Nunca son cosas para preocuparse cuando son afecciones relacionadas al verano, pero sí hay que tomar ciertos recaudos para poder recomponerse lo antes posible.

Una cosa que hay que tener en cuenta y realizar en cualquier caso de malestar es acudir a un médico para que pueda determinar qué es lo que desencadena ciertos síntomas. De todas formas, las siguientes 5 enfermedades no dejan de ser comunes en la estación más calurosa del año, por lo que es importante saber los indicios que da misma para identificarla.

gastrointestinal.jpg

Problemas gastrointestinales

Aunque pueden aparecer en cualquier época del año, en el verano son más comunes. Debido a las altas temperaturas, las bacterias suelen desarrollarse y reproducirse con mayor rapidez que en otra estación, por lo que muchos alimentos se ven afectados. Entonces, al ingerirlos, pueden ser los causantes de estas enfermedades y generar alguna especie de intoxicación..

Por lo general no es un problema grave y sus síntomas son vómito, diarrea, dolores abdominales y fiebre en algunas ocasiones. Para evitar que esto suceda hay que prestar atención a lo que cada uno elige comer, lavarse las manos constantemente y tomar agua mineral.

deshidratacion.jpg

Deshidratación

Es el mayor inconveniente del verano, ya que el cuerpo pierde más líquido de lo habitual por lo que hay que beber agua constantemente para reponerla. El Observatorio de Hidratación y Salud recomienda tomar 2 litros de agua al día en situaciones comunes. Sin embargo, las temperaturas muy altas obligan a tomar 3 litros o más.

Aunque tampoco es de alto riesgo, ya que la solución es mantenerse hidratado, hay que tener un gran cuidado con los mayores y los niños, ya que son los más propensos a sufrir los golpes de calor y deshidratación.

cistitis.jpg

Cistitis

Junto al verano llegan las tardes de pileta o mar, lo que hace que las personas tengan el traje de baño puesto por mucho tiempo. El hecho de llevarlo mojado puede generar infecciones, sobre todo en las mujeres, que derive en una infección urinaria, generalmente en cistitis.

Secarse bien al salir del agua es una de las cosas esenciales que hacer para evitar que se produzca. La molestia al orinar es el principal síntoma de esta enfermedad que puede irse tomando mucha agua y así ir eliminando las bacterias. En algunos casos se trata con antibióticos.

insolacion.jpg

Insolación o quemaduras

Aunque no es una enfermedad, hay que atravesar por una situación molesta y en ocasiones dolorosa. El hecho de pasar tantas horas en el sol o que esté tan fuerte pueden finalizar en quemaduras en el cuerpo debido a la fuerza con la que los rayos UV ingresan al mismo, por eso es que el horario en el que se recomienda tomar sol es antes de las 10 de la mañana o después de las 4 de la tarde.

Los dolores de cabeza, cuerpo y rostro rojizo y calor constante son señales de insolación que se alivian luego de un tiempo. Las cremas refrescantes pueden ayudar, así como también una abuela que tenga el secreto para curarla de palabra.

otitis.jpg

Otitis

Es otra de las infecciones que generalmente aparecen en el verano debido al agua tanto de pileta o mar y está más relacionado a los niños pequeños ya que pasan mucho tiempo nadando y jugando, sin embargo, también puede sucederle a los adultos. El agua ingresa a los oídos causando una inflamación en el canal auditivo que genera dolor.

Además, pueden darse situaciones de supuración pero la otitis no suele durar más de una semana. La infección es tratada con gotas para los oídos y se recomienda utilizar tapones para poder evitar el mal momento.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS