Información Gral

La Plata: usan gansos como "alarmas vivientes" por ola de robos en quintas

Vecinos de la periferia platense  comenzaron recurrir a los gansos como sistema de alerta ante la ola de  robos que azota a la zona, al comprobar que estas aves son una  eficaz “alarma viviente” ante la presencia de intrusos. 

Martes 12 de Febrero de 2008

La Plata- Vecinos de la periferia platense  comenzaron recurrir a los gansos como sistema de alerta ante la ola de  robos que azota a la zona, al comprobar que estas aves son una  eficaz “alarma viviente” ante la presencia de intrusos.

La característica que hace aptos a estos animales para la  vigilancia es que, ante el menor ruido, comienzan a graznar y el  sonido de cuatro o cinco ejemplares resulta ensordecedor, tanto como  para alertar a los moradores como para desalentar a indeseables  visitantes.

La ingeniosa solución fue inicialmente adoptada por los  propietarios de algunas quintas hortícolas cercanas al aeropuerto  platense y, al comprobarse su eficacia, se fue extendiendo en “Siete al  fondo”, como se conoce popularmente a la zona, a otras parcelas.

La utilización de los palmípedos como guardianes resulta aquí  novedosa, pero data de miles de años, ya que era una práctica  habitual entre los antiguos romanos, luego de haber sido salvados  casualmente de un ataque galo, y por parte de los chinos, que los  consideran auténticas “alarmas vivientes”.

La leyenda asegura que un puñado de gansos consagrados a la  diosa Juno salvaron la caída de una joven Roma a manos de una tribu  gala unos 400 años antes de Cristo.

Roma había sido saqueada por los galos semones, y sus  habitantes se habían refugiado en la ciudadela del Capitolio, que se  encontraba amurallado sobre una colina.

Una noche, un grupo de invasores intentó penetrar la muralla  defensora trepando la colina, mientras los guardias dormían.

Pero los bárbaros no tomaron en cuenta que el lugar por el que  vulneraron la muralla romana era el templo de Juno, y apenas  pusieron sus botas dentro de la ciudad los gansos comenzaron a  graznar, y despertaron a los soldados romanos.

Los galos fueron finalmente rechazados, y gracias a su ayuda,  los gansos fueron consagrados como defensores de la ciudad, y  desde entonces sus servicios utilizados para proteger ciudades,  fortalezas y campamentos. (DyN)

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario