Información Gral

La escuela de samba Beija-Flor, campeona del carnaval carioca

La espectacular formación alcanzó su décimotercer título. Pero fue muy criticada porque recibió aportes del dictador guineano Teodoro Oblang Niguema Mbasogo.

Jueves 19 de Febrero de 2015

Con una generosa financiación del dictador de Guinea Ecuatorial, Teodoro Oblang Niguema Mbasogo, el club Beija-Flor de Nilópolis se alzó ayer con su décimotercer título del Carnaval carioca, al recibir del jurado 269,9 puntos en el desfile de escuelas de samba de las noches del domingo y del lunes pasado.

En segundo lugar, con 269,5 puntos, se clasificó la escuela Salgueiro, que presentó sobre el sambódromo carioca un espectáculo basado en la culinaria del estado brasileño de Minas Gerais.

Entre los 12 gremios que participaron en el desfile, Unidos do Viradouro quedó última, con 263,7 puntos, y descendió a la "segunda división" del Carnaval carioca de 2016.

Según la prensa brasileña, la escuela vencedora recibió de Oblang un aporte equivalente a 3,54 millones de dólares para financiar su presentación.

El presidente de Beija-Flor, Farid Abraao, admitió haber recibido un aporte del dictador africano (aunque no confirmó el monto), y criticó la polémica generada en torno al patrocinio.

"Hemos elegido hablar sobre un país africano, que hasta ahora no conocíamos. A nosotros nos importa el carnaval, el régimen político no tiene nada que ver con nosotros", afirmó el dirigente.

En la presentación del lunes, el dinero cedido por Oblang fue usado para encantar el público —y al jurado— con un impresionante despliegue de disfraces y carrozas alegóricas que evocaban la vegetación y la fauna de Africa así como la tradición cultural del continente.

El aporte financiero de Oblang, quien desde hace 35 años gobierna con mano de hierro Guinea Ecuatorial, fue "pagado" con un homenaje al país, tanto en los versos de la canción tema como en una parte del desfile del gremio.

Según el diario O'Globo, Oblang es un antiguo admirador del Carnaval carioca, y desde hace al menos una década sigue personalmente todos los años los desfiles de las escuelas de samba en Río.

El anuncio del título hizo estallar una fiesta en la sede de Beija-Flor, en el barrio periférico de Nilópolis, y cerró finalmente las celebraciones del Carnaval en Brasil, que siguieron ayer en varias ciudades del mayor país católico del mundo, pese al inicio del período de Cuaresma.

En Río de Janeiro, el bloco (comparsa carnavalesca) "Bésame, porque soy cineasta", creado por camarógrafos y fotógrafos que trabajan durante el Carnaval y aprovechan el Miércoles de Ceniza para celebrar, reunió ayer a unas 5.000 personas en la bella laguna Rodrigo de Freitas, que recibirá el torneo de remo de los Juegos Olímpicos de 2016.

En Salvador de Bahía, la estrella del axé music Ivete Sangalo y el percusionista Carlinhos Brown comandaron ayer el llamado acarreo, como es conocido el encuentro de los varios grupos carnavalescos en las playas de Barra-Ondina.

La fiesta también siguió imparable en la histórica ciudad de Olinda, en el nororiental estado de Pernambuco, cuyas cuestas fueron ocupadas por miles de personas que bailaban al ritmo frenético del frevo local y siguieron el tradicional grupo Bacallao de Batata, que desde 1962 se presenta solamente el Miércoles de Ceniza.

La competencia entre las 12 escuelas principales de Río de Janeiro es seguida con pasión en todo el país, donde los desfiles de dos noches se transmiten en directo por TV. Los jueces evalúan las escuelas en nueve categorías.

El campeón no recibe un premio en metálico, solo una copa y el derecho de alardear del logro durante un año.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario