Información Gral

Investigan en Córdoba si un médico mató a dos pacientes terminales

Una enfermera denunció al jefe de terapia intensiva de una clínica privada de Río Cuarto. Dijo que lo vio inyectarles potasio a dos enfermos y que él contestó: "¿Para qué prolongar la agonía?".

Sábado 04 de Agosto de 2012

Un fiscal de Río Cuarto avanza en la investigación por la muerte de dos pacientes terminales en la sala de terapia intensiva de una clínica privada, presuntamente provocadas por un médico que les habría inyectado una alta dosis de potasio. El médico acusado, jefe de terapia de la clínica, se presentó ayer junto a su abogado ante el fiscal actuante, Javier Di Santo, quien lo notificó pero no dispuso su detención.

La denuncia la hizo una enfermera, compañera de trabajo del médico ahora investigado, quien contó que éste le respondió "¿Para qué prolongarle la agonía?", cuando ella advirtió las ampollas de potasio que él estaba desechando.

El fiscal dijo que al médico se le comunicó que deberá designar "perito de parte" para que intervenga en los peritajes histopatológicos y toxicológicos que se realizarán de los cadáveres, aunque por el momento no está imputado de ningún delito.

Las pruebas de laboratorio se harán en los próximos días sobre muestras de sangre y tejido de las dos personas que fallecieron el martes a la tarde, para verificar la presencia o no de la sustancia (potasio) que según la denuncia habría causado la muerte de ambos.

El fiscal tomó intervención después de la denuncia de la enfermera, efectuada el miércoles.

La enfermera relató que el lunes por la noche estaban "desbordados" en terapia. Había siete pacientes cuando la capacidad de la sala es para seis y al día siguiente recibirían a una persona politraumatizada de Villa María.

"Lo vi al doctor cargando una jeringa de 20 y pensé que iba a hacer un lavaje de tubo con agua destilada, porque trabajamos en equipo (...), no me llamó la atención, pero después veo que él esta descartando ampollas de potasio. Miro el monitor de la paciente y veo que justo muere y que la jeringa la tiró donde no correspondía. Yo me sentí muy mal, justo él se retiró, yo no sabía que hacer", relató la mujer.

La enfermera aseguró que cuando el médico reingresó a la terapia, ella le dijo: "Le hiciste potasio. Me siento mal", tratando de buscar una explicación. Ahí advirtió que había un familiar de un paciente por lo que se calló. Luego, sostuvo que el médico la cuestionó y que discutieron. La denunciante contó que habló con una supervisora, pero nadie la llamó, por lo que decidió presentar la denuncia a Tribunales. Al hacerlo, pidió reserva de su identidad.

El fiscal de turno, Javier Di Santo, interrumpió los velorios para ordenar autopsias, pericias toxicológicas y tomó las primeras testimoniales ayer.

El caso no tiene imputaciones ni detenidos. Los fallecidos son una mujer de 42 años de Río Cuarto y un hombre de 67, de Alejandro Roca.

Autopsias. La primera medida dictada por el fiscal fue el retiro de los cuerpos de las salas donde se realizaban los velatorios y su trasladado a la morgue del hospital San Antonio de Padua, para efectuar las autopsias correspondientes y extraer las muestras.

En el marco de la investigación, se preserva la identidad de los pacientes fallecidos, de los que sólo trascendió que se trataría de una mujer de 42 años y de un hombre, de 67, y tampoco se dieron a conocer los nombres del médico, de la enfermera denunciante y de la clínica.

Di Santo confirmó que autorizó la inhumación de los cuerpos, con la prohibición expresa de que se los creme.

Sorpresa

Ante la conmoción de los familiares, el fiscal Javier Di Santo ordenó retirar de las salas velatorias los cuerpos de las dos personas fallecidas en una clínica de Río Cuarto para practicarles las autopsias en la morgue del hospital San Antonio de Padua. Las familias no imaginaban algo así pues no sospecharon nada en los decesos. Los auxiliares de Justicia debieron explicar que se trataba de una denuncia de una enfermera. Además, el fiscal dispuso que se allane la sala de terapia intensiva de la clínica y el secuestro de las historias clínicas y las planillas con las prescripciones de los medicamentos.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario