Información Gral

Intensas búsquedas para intentar dar con el paradero del represor Julián Corres

Las fuerzas de seguridad nacionales buscaban hoy intensamente al ex teniente coronel Julián “Laucha” Corres, quien se fugó ayer de la delegación de Policía Federal de la ciudad bonaerense de Bahía Blanca, donde estaba preso a la espera de un juicio por al comisión de delitos de lesa humanidad durante la última dictadura militar.

Domingo 27 de Julio de 2008

Buenos Aires.- Las fuerzas de seguridad nacionales buscaban hoy intensamente al ex teniente coronel Julián “Laucha” Corres, quien se fugó ayer de la delegación de Policía Federal de la ciudad bonaerense de Bahía Blanca, donde estaba preso a la espera de un juicio por al comisión de delitos de lesa humanidad durante la última dictadura militar.

Fuentes policiales informaron a DyN que se han tomado medidas en puestos fronterizos en distintos puntos del país, con el objetivo de que Corres no logre escaparse hacia el exterior.

La Policía Federal le ha pedido colaboración a la Gendarmería  Nacional, Prefectura Naval y policías provinciales para dar con el paradero del represor. También, la Secretaría de Inteligencia del Interior (Side) comenzó a aportar colaboración en la busqueda.

En las últimas horas, se realizaron averiguaciones en las terminales de ómnibus, trenes y terminales aérea, así como en hoteles y demás alojamientos de Bahía Blanca y localidades aledañas.

Tras la fuga de Corres, la policía instauró controles de ruta  en los principales accesos y egresos de Bahía Blanca.
“Hay un estricto secreto de sumario y se está investigando”, indicó una fuente policial a DyN sobre el escape del ex oficial del Ejército.

Corres se fugó durante la madrugada del sábado de la dependencia de la Policía Federal, ubicada en Rondeau 189, entre Vieytes y Güemes, a sólo seis cuadras de la Municipalidad de Bahía Blanca.

El hecho fue calificado por el Fiscal Federal de Bahía Blanca  Hugo Cañón como “un retroceso muy significativo” para la causa en la que se investiga a Corres, a otros siete militares y a tres miembros del Servicio Penitenciario Federal por los crímenes de hace casi 30 años.

Corres, de 56 años, había sido detenido en la Capital Federal  por Interpol el 3 de abril último, luego de permanecer prófugo durante casi 18 meses, cuando salía de un edificio de Uruguay y Córdoba, en la zona de los Tribunales porteños.

Tras su apresamiento, el ex militar fue llevado a Bahía  Blanca, pues, según admitió ante la Justicia, durante el año 1976 fue el encargado del centro clandestino de detención “La Escuelita”, que funcionó en el Comando del V Cuerpo del Ejército de aquella ciudad bonaerense.

El ahora prófugo nació en la provincia de Córdoba en 1952 y egresó del Colegio Militar a fines de 1974 en el arma de infantería y luego se especializó en Inteligencia.

Tras haber estado destinado en el Regimiento de Infantería de  Montaña 21 en Las Lajas, provincia de Neuquén, pasó por Tucumán hasta que llegó, en octubre de 1975, a Bahía Blanca, con 23 años y el grado de subteniente, donde estuvo poco más de un año, hasta ser  enviado al Regimiento de Infantería 19 otra vez en Tucumán, donde se desempeñó como “jefe de sección en operativos”, según admitió  ante la Justicia.

Durante su permanencia en Bahía Blanca, Corres se infiltró  entre estudiantes de la Universidad Nacional del Sur, como parte de las acciones represivas contra agrupaciones de izquierda.

El informe final de la Comisión Nacional Sobre la Desaparición  de Personas (Conadep), delegación Bahía Blanca y Zonas Aledañas, reportó que durante el Proceso de Reorganización Militar se  produjeron, como mínimo, 24 muertes, hubo 58 desaparecidos, en tanto que  66 detenidos fueron liberados.

Durante el proceso, la zona de seguridad bajo la órbita del V Cuerpo de Ejército abarcó los partidos bonaerenses de Bahía Blanca, Carmen de Patagones, Coronel Dorrego y Tres Arroyos, excepto la  zona de la Base Naval de Puerto Belgrano, en Punta Alta, bajo jurisdicción de la Armada. Además, desde allí se manejó la seguridad en las provincias de  Neuquén, Río Negro, Chubut y Santa Cruz.

El centro de detención “La Escuelita” fue uno de los varios  que funcionaron en Bahía Blanca y la zona, pues, según testimonios  de ex detenidos, existieron al menos otros siete  campos de  concentración en esa región del sur bonaerense

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario