Información Gral

En la carrera espacial, EEUU celebra y Rusia no sale del fracaso

El exitoso aterrizaje del robot Curiosity pone a la Nasa a la vanguardia por muchos años. Roscosmos no logra superar una serie de desastres que consumen rublos y prestigio.

Domingo 12 de Agosto de 2012

Enorme júbilo en Estados Unidos, profunda frustración en Rusia: prácticamente nunca antes hubo tantas diferencias en los resultados de las misiones espaciales entre los dos países líderes en materia de exploración espacial.

Mientras la agencia espacial estadounidense Nasa celebra desde hace días las espectaculares fotografías de Marte que envía el vehículo robot Curiosity, la rusa Roscosmos no logra posicionar sus cohetes en la órbita terrestre deseada.

Se trata de una derrota aplastante para Rusia. El éxito logrado por Estados Unidos coincide con el fallido lanzamiento de dos satélites de comunicación rusos, con un coste de más de 180 millones de dólares (150 millones de euros). La cúpula política en Moscú está espantada. El presidente Dmitri Medvedev ya ha pedido que rueden cabezas como consecuencia.

Pero la fallida puesta en órbita de los satélites no es el primer fracaso en materia espacial de Rusia en los meses pasados.

En enero de 2012 la sonda Fobos Grunt, destinada a explorar la luna de Marte y de 13,5 toneladas de peso y unos 147 millones de dólares de costo, se precipitó de manera descontrolada al océano Pacífico.

Ya casi un año antes un satélite se había salido de su órbita. Si bien la agencia espacial rusa Roscosmos logró entonces evitar que la nave caiga sobre una región habitada, el error también estuvo en la última etapa de propulsión del cohete, denominada Bris-M.

"Los problemas técnicos de Bris-M son conocidos desde hace años", dijo un experto occidental en temas espaciales a la agencia DPA.

Pero las promesas de las autoridades y las demandas del gobierno no se traducen en hechos. "No hay especialistas y no hay control de calidad", criticó el experto, que pidió permanecer en el anonimato.

Si bien Rusia invierte miles de millones de dólares en la construcción de un nuevo centro espacial en el lejano oeste, el país, por otro lado, no tiene aparentemente fondos para formar a una nueva generación de científicos.

El último fracaso es especialmente duro porque Rusia no es el único país afectado. Uno de los dos satélites fue encargado por Indonesia. Telkom-3 debía mejorar la recepción de televisión digital para millones de personas en el sudeste de Asia.

Ahora, la industria espacial rusa teme perder lucrativos contratos. Si bien Rusia es actualmente el único país que puede llevar astronautas al espacio, empresas privadas y sobre todo China le siguen de cerca. Y también Estados Unidos tiene actualmente el viento a favor gracias al Curiosity.

Situación extraordinaria. "Este es un día extraordinario para el país y un día extraordinario para el pueblo estadounidense", celebró el jefe de la Nasa, Charles Bolden, el exitoso aterrizaje del vehículo robot sobre Marte.

El éxito le devolvió confianza al sector de la navegación espacial estadounidense tras el fin de su famoso programa de transbordadores.

"Sólo Estados Unidos está en condiciones de hacer algo así", afirmó Bolden sobre la llegada del Curiosity al planeta rojo, para callar de paso a los críticos que acusaban a la Nasa de haber elegido una estrategia equivocada.

La repercusión mundial del éxito del Curiosity podría ser también útil para el presidente Barack Obama durante su campaña electoral de cara a los comicios de noviembre, opinaron expertos en Washington.

Su asesor científico John Holdren intentó aprovechar de inmediato las buenas noticias. "Si alguna vez alguien tuvo una duda sobre la supremacía de Estados Unidos en el espacio, allí hay un pedazo de genialidad estadounidense que pesa toneladas, y está sobre la superficie de Marte", aseguró Holdren en una retórica que recordó a la de la Guerra Fría.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario