Información Gral

El naufragio de Antikythera sorprende con otros tesoros

El rescate de este verdadero tesoro submarino debió abandonarse por la muerte de un buzo que no soportó los extremos rigores de la gran profundidad en la que está el pecio.

Lunes 13 de Octubre de 2014

A principios de 1900 fue descubierto un barco que naufragó en la isla griega Antikythera hace más de 2.000 años, a bordo del cual se hallaron piezas de gran importancia, como estatuas de bronce y mármol, joyas, muebles, cristalería de lujo, y la llamada “computadora más antigua del mundo”, un complicado mecanismo de relojería del siglo II antes de Cristo que servía para registrar los ciclos del sistema solar, pero capaz de otras funciones que todavía no se han dilucidado por completo.

   El rescate de este verdadero tesoro submarino debió abandonarse por la muerte de un buzo que no soportó los extremos rigores de la gran profundidad en la que está el pecio. Pero las investigaciones han sido retomadas ahora por un grupo de científicos que se valen de la última tecnología para tratar de encontrar nuevas reliquias, ya que se cree que el buque puede haber portado tesoros para festejar a la aristocracia de Roma cuando se hundió.

   Para las inmersiones los arqueólogos submarinos están utilizando un traje de buzo especial llamado Exosuit que permite bajar hasta 150 metros, y permanecer más sumergido tiempo del habitual.

   Durante su primera temporada de exploración (del 15 de septiembre al martes 7 último), los investigadores lograron captar imágenes de alta resolución, un mapa 3D del sitio y han logrado recuperar una serie de piezas que demuestran que gran parte de la carga del buque aún se conservan bajo el sedimento.

   Una de los objetos que más llamó la atención fue una lanza de bronce de dos metros de largo que habría pertenecido a una estatua de guerrero de tamaño natural, que coincidiría con el descubrimiento en 1901 de cuatro caballos de mármol gigantes, que en su conjunto habrían conformado la imagen de un guerrero en un carro, tirado por los caballos.

   Además, se hallaron piezas de vajilla, como una jarra intacta, y diversos componentes de la nave, en un área mucho más grande de la esperada, de unos 300 metros del lecho marino.

   También se lograron rescatar tablones del casco, que demuestran que la nave de Antikythera era mucho más grande de lo que se pensaba, de unos 50 metros de largo.

   Brendan Foley, del Instituto Oceanográfico Woods Hole en Massachusetts, señala que la evidencia demuestra que este es el mayor naufragio antiguo jamás descubierto, por lo que puede considerarse “el Titanic del mundo antiguo”.

   Los arqueólogos proyectan regresar el próximo año para realizar más excavaciones en el sitio y recuperar más piezas de la carga de la nave, pues los hallazgos, particularmente la lanza de bronce, son “muy prometedores”.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario