Pandemia

Brasil sumó un nuevo récord con 90.300 infectados en 24 horas

El país vecino se erige como el epicentro mundial de la pandemia. Acumula 11,7 millones de contagios y 282 mil víctimas fatales

Miércoles 17 de Marzo de 2021

Brasil registró este miércoles 90.303 contagios de Covid, un nuevo récord diario, con lo que el país ya suma 11.693.3838 casos y se confirma como el actual epicentro global de la pandemia.

  Las muertes también estuvieron elevadas en las últimas 24 horas, con 2.648 fallecidos por el virus, la segunda cifra más alta tras el récord de 2.841 decesos registrados el martes, con lo que Brasil ya roza las 285.000 víctimas, según el boletín divulgado por el Ministerio de Salud ayer.

  En ese marco, el designado ministro brasileño de Salud, Marcelo Queiroga, recomendó el distanciamiento social para contener la pandemia de coronavirus que causa estragos en el país e indicó posibles “ajustes” en la política del presidente Jair Bolsonaro, que hasta ahora ha ido en sentido contrario.

  “Conseguiremos reducir las muertes con políticas de distanciamiento social que permitan disminuir la circulación del virus y mejorando la capacidad de nuestros servicios hospitalarios”, dijo Queiroga, designado el lunes por Bolsonaro como su cuarto ministro de Salud desde el inicio de la crisis sanitaria.

  Queiroga, un cardiólogo de 55 años, llamó en una conferencia de prensa junto al todavía titular del cargo, Eduardo Pazuello, a una “unión de todos los brasileños” para controlar la pandemia, que ya dejó más de 282.000 muertes y está en pleno auge en el país, causando alarma mundial.

  “De nada sirve recomendar el uso de máscaras si la gente no es capaz de adherir a ese tipo de medida sencilla (...). El gobierno recomienda, por ejemplo, reducir las aglomeraciones fútiles y la gente sigue haciendo fiestas los fines de semana, contribuyendo a la circulación del virus”, agregó.

  Esas consideraciones pueden parecer de sentido común en un planeta confrontado desde hace más de un año a una descomunal crisis sanitaria, pero son novedad en el gobierno de Bolsonaro. El mandatario de ultraderecha ha mantenido una actitud escéptica sobre la gravedad de la enfermedad, promovió aglomeraciones, desdeñó el uso de máscaras y cuestionó la eficacia de las vacunas.

  La preocupación se acrecentó este año con la identificación en varios países de una variante mucho más contagiosa del virus, denominada P1, surgida en Brasil.

  La directora de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), Carissa Etienne, afirmó que “la situación en Brasil es una advertencia de que mantener este virus bajo control requiere una atención continua por parte de las autoridades de salud pública y de los líderes, para proteger a las personas y los sistemas de salud de su impacto devastador”.

  Según un informe de la Fundación Fiocruz, la pandemia provocó “el mayor colapso sanitario y hospitalario de la historia de Brasil”. De los 27 estados brasileños, 24 tienen una ocupación igual o superior al 80% de camas en las UCI, precisa el reporte.

  Queiroga y Pazuello presidieron la conferencia tras una ceremonia de entrega de 500.000 dosis de la vacuna sueco-británica AstraZeneca, producida en cooperación con la institución carioca.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario