Información Gral

Alemania envía ayuda humanitaria a los damnificados en Misiones

El gobierno de Alemania, a través de su embajada en la Argentina, dispuso ayer "ayuda humanitaria" para la zona del municipio de San Pedro, en Misiones, azotada por un tornado el lunes a la noche, en el que murieron 11 personas, la mayoría niños, y cientos de pobladores perdieron sus casas.

Viernes 11 de Septiembre de 2009

El gobierno de Alemania, a través de su embajada en la Argentina, dispuso ayer “ayuda humanitaria” para la zona del municipio de San Pedro, en Misiones, azotada por un tornado el lunes a la noche, en el que murieron 11 personas, la mayoría niños, y cientos de pobladores perdieron sus casas.
  El encargado de negocios de la embajada alemana, Roland Schafer, está en Misiones junto a diplomáticos de otros países de la Unión Europea.
  Allí el diplomático alemán le confirmó al gobernador misionero Maurice Closs, que “la embajada cubrirá gastos de medicamentos y material médico que serán utilizados por el hospital Samic” de Eldorado, para la atención de los heridos por el tornado.
  Además, la representación diplomática anunció en un comunicado que prepara la entrega de materiales de equipamiento básico para el hogar para las familias afectadas”, que serán otorgados en pocos días.
  Asimismo, la Comisión Episcopal de Ayuda a las Regiones Más Necesitadas anunció ayer en Buenos Aires que destinará un “fondo de emergencia” para ayudar a los afectados por los fenómenos climáticos de Tartagal, Salta, y de San Pedro, en Misiones.
  El obispo Ricardo Faifer, miembro del organismo, precisó que enviarán 100 mil pesos a la diócesis de Orán y otros 50 mil a la de Puerto Iguazú, jurisdicciones eclesiásticas que incluyen a las zonas afectadas por esas tragedias. El prelado hizo el anuncio durante una rueda de prensa para convocar a la colecta anual Más por Menos, que se realizará este fin de semana en todo el país con el lema “Más solidaridad, por menos exclusión”. En 2008, esta campaña solidaria de la Iglesia recaudó 6.766.709 pesos.
  Faifer explicó que el dinero saldrá del porcentual de la colecta que se destina al fondo de reserva para “emergencias y catástrofes”, unos 230 mil pesos anuales.
  En febrero último, buena parte de la ciudad de Tartagal quedó sepultada bajo un alud de barro. Las localidades misioneras de Santa Rosa, Pozo Azul y Tobuna, en el municipio de San Pedro, fueron azotadas el lunes por el tornado.

A reconstruir. Por su parte, el gobernador Closs aseguró ayer que su administración reparará “cada una de las casas y escuelas” destruidas por el temporal en San Pedro, donde el cese de las lluvias permitió a los pobladores y obreros municipales avanzar con tareas de limpieza y refacción de viviendas y rutas.
  Closs también pidió ayer a los misioneros, al presidir un acto por la fundación de la localidad de Santa Ana, que continúen con la donación de “todas las cosas que se les ocurran que puedan estar faltando en estas más de cien casas que han quedado destruidas por la naturaleza”.
  “Ha sido el fenómeno más duro e importante que vivimos los misioneros en las últimas horas”, remarcó.
  El mandatario aseguró que “vamos a resolver y a reparar cada una de las casas caídas, cada una de las escuelas destruidas, cada una de las líneas de electricidad que hoy no funcionan”.
  “Vamos a recuperar también la economía familiar agrícola de cada una de estas familias”, aseveró antes de presenciar un desfile cívico militar por los 126 años de Santa Ana.

Paró la lluvia. En San Pedro la lluvia intensa de los últimos días cesó ayer a la mañana, lo que permitió a obreros municipales y pobladores iniciar la reconstrucción de las viviendas en los parajes Tobuna y Santa Rosa, los más afectados.
  Las autoridades sanitarias precisaron que 19 personas continúan internadas en hospitales de Eldorado, San Pedro, Bernardo de Irigoyen y Posadas, dos de las cuales estaban en estado grave.
  El intendente de San Pedro, Orlando Wolfart, dijo que unos cien damnificados por el temporal quedaron alojados en la escuela de frontera 613, del paraje Tobuna, mientras otros 200 buscaron refugio en casas de familiares y amigos.
  Wolfart confirmó que “ya se está trabajando en la reconstrucción mediante aportes los gobiernos nacional y provincial, y de privados”.
  “Ahora debemos poner en pie la zona arrasada y, aunque lo que pasó fue gravísimo, se pudo rescatar y salvar a todos los heridos, porque si no hubiese sido más trágico. Hoy la situación está controlada”, afirmó.
  El jefe comunal destacó la labor de profesionales que actuaron en la emergencia y dijo que “se han recibido muchas donaciones de distintas organizaciones privadas y públicas”. l (Télam y DyN)

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario