Información Gral

Alarma mundial por implantes mamarios franceses que estallan

Los temores sobre la seguridad de implantes mamarios de silicona fabricados por una empresa francesa ya cerrada se propagaron ayer por Australia, Sudamérica y Europa, mientras...

Viernes 23 de Diciembre de 2011

Los temores sobre la seguridad de implantes mamarios de silicona fabricados por una empresa francesa ya cerrada se propagaron ayer por Australia, Sudamérica y Europa, mientras responsables franceses se disponen a decidir hoy si miles de mujeres deberían retirarse quirúrgicamente sus implantes.

Fabricados por una compañía llamada Poly Implant Prothese (PIP) que cerró en 2010, los implantes de gel de silicona parecen tener una tasa inusualmente alta de rotura y han provocado una investigación en Francia sobre posibles vínculos con casos de cáncer.

Unos 300 mil implantes PIP, que se utilizan en cirugía estética para aumentar el tamaño del pecho o para reemplazar tejido mamario perdido, fueron vendidos en todo el mundo antes de que PIP se declarara en bancarrota el año pasado.

La Agencia Reguladora de Medicamentos y Productos Sanitarios británica (MHRA) dijo, sin embargo, que no había razones para que los pacientes se alarmaran y subrayó que aún no existen evidencias científicas que sugieran mayores riesgos de salud. Responsables de la MHRA indicaron que habían hablado con otros expertos en regulación o sanidad de Francia, Holanda, Portugal, Italia, Irlanda, Hungría, Austria, Dinamarca y Malta. "Todos coincidieron en que no había evidencia de ningún aumento en la incidencia de cáncer asociado con los implantes PIP y no hay pruebas de ninguna tasa desproporcionada de rotura fuera de Francia," señaló la entidad británica.

Fundada en 1991, Poly Implant Prothese tenía su sede en el sur de Francia y durante un tiempo estuvo clasificada como el fabricante de implantes número tres del mundo, suministrando alrededor de 100 mil al año.

Alrededor del 80 por ciento se exportaban y autoridades sanitarias de todo el mundo dijeron que estaban siguiendo de cerca los resultados que se difundirán hoy de una investigación del Instituto Nacional del Cáncer de Francia para determinar si los implantes pueden vincularse con casos de cáncer.

En Francia se han informado ocho casos de cáncer en mujeres con implantes mamarios fabricados por PIP, que está acusada de utilizar silicona en grado industrial normalmente usada en todo tipo de dispositivos, desde computadoras a artículos de cocina.

La MHRA dijo que también había informaciones en Francia de una mujer con implantes PIP que murió de linfoma anaplásico de células grandes -o LACG-, una rara forma de cáncer que afecta a las células del sistema inmunológico.

La Autoridad Reguladora de Fármacos y Dispositivos Médicos de Francia dictaminó el año pasado que el estado pagaría el retiro quirúrgico de todos los implantes de PIP pero sólo financiaría su sustitución a víctimas de cáncer de mama, no a aquellas que las usaron con fines estéticos.

El organismo supervisor de Australia, la Administración de Bienes Terapéuticos (TGA por su sigla en inglés), dijo que se usaron cerca de 8.900 implantes PIP en mujeres de aquel país, algunas de las cuales se quejaron por roturas y filtraciones en las prótesis. Sin embargo, no reportó casos de tumores.

Alfred Fitoussi, portavoz de la sección de mama y cáncer de la Asociación Francesa de Cirugía Plástica, dijo que esperaba que el reporte dijera que no hay riesgo de cáncer por los implantes PIP, pero destacó lo que describió como una tasa de ruptura "enormemente" alta, de cerca del diez por ciento.

En tanto, en Argentina, Colombia y Brasil, un imán para turistas en busca de cirugías cosmetológicas más baratas, las importaciones de implantes fueron prohibidas en abril del 2010, dijeron funcionarios.

"Sabemos de un alto porcentaje de cirujanos en Colombia y el resto de América del Sur que han usado estos implantes", dijo Celso Bohorquez, portavoz de la asociación de cirugía plástica, estética y reconstructiva de Colombia.

La agencia de control sanitario de Brasil Anvisa informó que fueron utilizados 25 mil implantes PIP pero que no se presentaron quejas hasta el momento.

En la Argentina, Roberto Lede, del regulador estatal de medicamentos Anmat, dijo que la evidencia era "poco sólida" pero aconsejó a las mujeres consultar a un médico.

Por su parte, la paciente Amanda Harrison, actualmente de 40 años, es una de las cerca de 250 mujeres británicas que está efectuando una demanda en busca de una compensación luego de que le colocaran implantes mamarios de dudosa seguridad fabricados por la empresa francesa PIP.

Luego de la cirugía estética Amanda sufrió una extraña enfermedad. Finalmente, los médicos reemplazaron sus implantes y los síntomas mejoraron, aunque Harrison todavía tiene problemas que, según cuenta su cirujano, sospecha que están relacionados con el ingreso de silicona en su tejido mamario.

"No puedo tener de nuevo mi salud (...) Tengo un hijo pequeño al que ni siquiera puedo cuidar adecuadamente. No sé qué me depara el futuro", advirtió la mujer. l Reuters y DPA)

En Rosario se usaron hasta 2010

“No existe evidencia científica comprobable de que la rotura de un implante de silicona aumente la incidencia de cáncer de mamas”. Quien emite la frase, tajante, es la cirujana plástica Sandra Filiciani, vicepresidenta de la Sociedad de Cirugía Plástica, Estética y Reparadora de Rosario y Litoral (Scperrl).
  En diálogo con La Capital Filiciani apuntó que “en la ciudad, al igual que en el resto de la Argentina, hay pacientes portadoras de los implantes fabricados por la compañía francesa PIP pero que es difícil estimar el número ya que se utilizaron hasta abril de 2010 cuando la Anmat” (Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología médica), organismo estatal que regula y autoriza los dispositivos médicos, “prohibió la importación, comercialización y el uso de dichas prótesis mamarias en nuestro país”, por medio de la disposición 1501/10.
  Según explicó, “cada paciente sabe qué marca de implante le fue colocada pues en la operación se le entrega una etiqueta con los datos de la serie. Actualmente en la Argentina se utilizan prótesis mamarias de cuatro fabricantes mundiales: Mentor, Allergan, Eurosilicone y Nagor”, según apuntó.
  Filiciani se valió de un comunicado de la Anmat emitido ayer para las recomendaciones de las mujeres con prótesis PIP, y a tono con las que difundió tiempo atrás la FDA (Food Drugs Administration de EEUU). Ambos organismos aconsejan un “control médico y ecográfico cada seis meses” tras la constatación de “que dichos implantes tienen una mayor tasa de rotura (10 por ciento) debido al tipo de silicona utilizada, comparada con la de otros fabricantes”.
  Filiciani agregó: “Nuestra sociedad de cirugía plástica reafirma tanto a las pacientes y a los profesionales el consejo de acortar los tiempos de control”. Y remató con la frase citada al inicio: “No existe evidencia científica comprobable de que la rotura de un implante de silicona aumente la incidencia de cáncer de mamas”.

Más de 300 mil

“No es sólo Francia la que está preocupada. Estamos pensando en 300 mil a 400 mil víctimas potenciales en el mundo”, dijo Alexandra Blachere, líder de un grupo francés de pacientes con implantes de PIP. Blachere dijo que mujeres de Italia y España se habían puesto en contacto con ella con preocupaciones por sus implantes, y que había visto informaciones de problemas en Venezuela, Brasil y otros países.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario