Escenario

Luciano Pereyra: "Me gusta exponer mi trabajo pero no mi intimidad"

El cantante de Luján celebra sus 20 años de trayectoria en un concierto con todos sus éxitos, hoy en Metropolitano.

Sábado 15 de Septiembre de 2018

Cuando apenas tenía 9 años cantó "Sólo le pido a Dios", de León Gieco, en el programa de Xuxa, la misma canción que diez años después, en 2000, lo haría famoso a nivel internacional al hacerlo frente al Papa Juan Pablo II en el Vaticano ante más de dos millones de personas. Hoy Luciano Pereyra celebra sus dos décadas de canciones esta noche, a las 21, en Metropolitano (Alto Rosario).

   "Estoy en un momento muy feliz ya que la música no sólo me formó como artista, sino también como persona. Los últimos 20 años de mi vida fueron de gran crecimiento con una vida abocada a mi profesión, con giras, conciertos, aciertos y desaciertos", expresó Pereyra, quien acaba de regresar de su primera incursión por Estados Unidos, donde realizó conciertos en Miami, Nueva York, New Jersey y Los Angeles. Y no para de cosechar éxitos: su décimo disco, "La vida al viento", recibió siete nominaciones en los Premios Gardel y pronto saldrá su edición en vinilo.

Luego de batir récords de conciertos con localidades agotadas en el estadio Luna Park y el teatro Gran Rex, shows en las provincias y en Latinoamérica, el cantante asegura que siente emoción y adrenalina en presentar este concierto "20 años con vos" con sus fans.

   "¿No te jode que coma algo mientras hablamos, no? Si estuvieras acá te invitaría un mate", dijo Pereyra en una charla distendida con Escenario en la que no se calló nada: dijo que ya se siente viejo, destacó que es humilde y que cuando termina de cantar se conecta con la vida real. Además, confesó que aunque es muy enamoradizo, en este momento disfruta de la soledad y del silencio.

   —¿Venís a celebrar 20 años de carrera y a presentar tu último material?

   —Sí, me da mucha felicidad volver a Rosario. Ya presentamos el disco "La vida al viento" y ahora volvemos con esta celebración al Metropolitano. Va a ser un repaso por todas las canciones de estos 20 años. Por eso hay mucha emoción y adrenalina... Tengo un montón de sensaciones juntas. Arranqué muy de joven y hoy, con 36 años y 20 de carrera es mucho. Trato de disfrutar de este momento lo más que puedo...

   —Cuando te mirás desde afuera, ¿qué ves de ese adolescente de 16 años ahora?

   —Ya estoy viejo. Si miro 20 años atrás, veo a un adolescente que está iniciando su camino en la música con mucha emoción y ganas. Y ahora estoy en un momento muy feliz ya que la música no sólo me formó como artista, sino también como persona. Los últimos 20 años de mi vida fueron de gran crecimiento con una vida abocada a mi profesión, con giras conciertos, aciertos y desaciertos. Siento una mezcla rara. Cuando nos juntamos con mi director musical para decidir la lista de temas de este show, puso 20 discos arriba de la mesa y él, cordobés, me dijo: "Culeao, ¡mirá cuántos! Y ahí empezás a recordar. No es que me pongo melancólico o nostálgico, sino que me pongo a hacer un balance. Podría ser un concierto más, pero en lo personal, tiene un plus porque han pasado muchas cosas para que hoy pueda estar celebrando esto.

   —De todos los flashbacks que pasan por tu cabeza, ¿cuál es el que más rápido se te viene a la mente que haya sido una especie de inflexión en tu vida?

   —El primer flash que me aparece es cuando recibí mi primer disco terminado en Luján. Fue muy fuerte grabar mi primer disco, estaba en el colegio aún. Cuando lo tuve en mis manos dije: ¿y ahora qué? Por eso la música fue muy importante para crecer. Nunca imaginé lo que iba a pasar a partir de ese momento...siempre digo que Dios y la vida han sido muy generosos conmigo porque me dieron mucho más de lo que había soñado. No soñaba cantarle al Papa, y dos años después de haber sacado mi primer disco, ya estaba cantándole al Papa Juan Pablo II ante dos millones de personas, o cantarle a Maradona el himno en su partido homenaje, cantar con otros artistas...

   —¿Y cómo se hace para mantener la humildad ante estos mimos al ego?

   —Creo que no se trata de ser artista o no, ya que a cualquier persona se le puede subir el ego...

   —Pero a una persona normal no la están esperando 300 fans en la puerta de un restaurante gritándole que lo aman...

   —Sí, pero también hay un base fundamental que es la familia. Yo termino un concierto y vuelvo a mi casa. Mi rutina es sacar a pasear a mis perros, ir al supermercado... En este momento está mi perro Rocky arriba de mi brazo, no me puedo mover porque está dormido... también tengo a mi perro Poncho que está en Luján...

   —Ellos son los que te acercan a la realidad...

   —Sí, también es un aprendizaje. Imaginate que te lleves a 300 fans que canten en la puerta de tu casa, sería algo muy irreal. La música ha hecho que pueda compartir mis canciones con mucha gente y siempre voy a estar agradecido por eso. Pero cuando termino de cantar me conecto con mi gente. En la vida real, me saco los zapatos y quiero descansar, relajarme, focalizarme en otras cosas. Me gusta mucho estar en mi casa, con mi familia, con amigos...

   —¿Hacés deportes también?

   —Sí, seguimos jugando con Diego Torres y todo un grupo de músicos...También voy al gimnasio, no salgo mucho a correr afuera para cuidarme la garganta. Pero cuando empiecen los días lindos voy a volver al fútbol. No puedo estar sin hacer deporte, me encanta, es lo más...

   —Claro, en su momento, ibas a ser futbolista...

   —Soy un futbolista que trabaja de cantante. Juego de delantero, me gusta correr, y tirar el centro para que el 9 haga el gol...

   —¿Disfrutas de escuchar música?

   —Me gusta escuchar muchos géneros. En este momento no estoy escuchando música porque estoy en el inicio de esta gira, al igual que cuando estoy grabando un disco. Incluso voy en el auto y no prendo ni la radio. Disfruto mucho del silencio. La música se compone de silencios. La música es vida, la vida es música. Y uno en la vida tiene que tener silencios. En mi casa escucho el sonido de la naturaleza, los pájaros, el ruido del viento y la lluvia. No hay nada más lindo que poner folclore mientras prendo el fuego para un asado. También escucho vinilos de Frank Sinatra y de Gardel. Me gusta que el momento me lleve a la música y no la música al momento.

   —Siempre mantuviste tu vida privada de manera hermética, nunca se te conoció ninguna pareja, ¿estás soltero?

   —Y, sino no sería vida privada. En este momento estoy soltero, abrazado a este enano de 4 patas (su perro Rocky). Lo que pasa es que mi trabajo tiene exposición, y me gusta exponer mi trabajo pero no mi intimidad. Igual si estás en pareja no tengo problema en mostrarme, no tengo nada para ocultar. Peor al mismo tiempo respeto la intimidad de la otra persona. Pero si estás con tu novia caminando y estás feliz y te ven, está todo bien...

   —¿Te cuesta enamorarte?

   —No, soy muy enamoradizo...si le canto al amor... Si la chica que está ahí me gustó, hay una delgada línea, me enamoré y fui. Andar amarreteando en amor, no me parece que sea una ganancia al corazón. Si estás enamorado, es maravilloso. De última te equivocarás y dirás: "Uy, ¿por qué no lo pensé antes?". Pero cuando uno está enamorado no piensa, siente. Y eso es maravilloso. Si pensás, es porque muy enamorado no estás.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});