El Mundo

Los demócratas dan un paso clave en el juicio político de Trump

La comisión que llevó adelante la investigación formalizó los cargos y pasó el caso al pleno de la Cámara baja, donde se votaría antes de fin de año.

Sábado 14 de Diciembre de 2019

La Comisión de Asuntos Jurídicos de la Cámara de Representantes de Estados Unidos aprobó dos cargos contra el presidente Donald Trump, por abuso de poder y obstrucción a las labores del Congreso, con lo que los demócratas remitieron el caso de juicio político a la votación en el pleno de la Cámara baja. Es un paso clave en el tema que más divide al Congreso y a la nación.

   La división partidista en la votación de comisión —23 demócratas a 17 republicanos— refleja el ambiente en el Congreso. Se prevé que la Cámara baja, de mayoría demócrata, aprobará las acusaciones contra Trump la semana entrante, antes del receso de fin de año. Pero es casi seguro que la mayoría republicana del Senado lo absuelva al cabo del juicio, en enero venidero.

   El primer cargo acusa a Trump de abusar del poder de su cargo al presionar al presidente de Ucrania apra que investigue a su rival político Joe Biden y retenerle ayuda militar como forma de presión. El segundo cargo lo acusa de obstruir al Congreso al impedir los esfuerzos de la Cámara para investigar sus acciones.

   “Hoy es una jornada solemne y triste’’, dijo el presidente de la comisión, el demócrata Jerrold Nadler, a los periodistas después de la sesión, en la cual, por tercera vez en la historia, se votó a favor de celebrar juicio político a un presidente. Dijo que el pleno de la cámara actuaría de manera “expedita’’.

   Tras la votación, la secretaria de prensa de Trump, Stephanie Grisham, calificó el proceso de “farsa desesperada’’. Dijo que “el presidente espera recibir en el Senado el trato justo y el debido proceso que vergonzosamente le negó la Cámara’’ baja.

   La votación fue veloz y solemne, sin los discursos fogosos ni las referencias históricas eruditas que caracterizaron las dos jornadas previas de debate. Nadler puso brusco fin a esa rencorosa sesión a fin de realizar la votación a la luz del día y a la vista de los estadounidenses. Los legisladores demócratas respondieron “sí’’ y los republicanos “no’’ a los llamados a votar. “Se aprueba el cargo’’, dijo Nadler después de cada votación. La sesión duró apenas unos minutos.

   Trump es el cuarto presidente sometido a juicio político y el primero que se presenta a reelección al mismo tiempo. El desenlace de la posible votación en el pleno de la Cámara baja conlleva consecuencias políticas posiblemente graves para los dos partidos de cara a las elecciones de 2020. La ciudadanía está profundamente dividida sobre si los actos del presidente ameritan el juicio y si corresponde al Congreso o a los votantes decidir si debe continuar en funciones. El Partido Demócrata fue renuente a iniciar el juicio político hasta que estalló el “Ucraniagate” a mediados de año. Nancy Pelosi, titular de la Cámara baja, que había rechazado los pedidos anteriores de su partido, dio esa vez el “OK” para proceder.

   El presidente Trump tuiteó que los republicanos de la comisión eran “guerreros’’. Después de la votación dijo en la Casa Blanca que los demócratas quedaban “como unos tontos’’ y calificó el proceso, como suele hacerlo, de “cacería de brujas’’, “estafa’’ y “fraude’’.

   En un nuevo giro a la situación, el abogado personal del presidente, Rudy Giuliani, apareció en la Casa Blanca. Acababa de regresar de Ucrania y previsiblemente informaría a Trump sobre sus gestiones para obtener información. Muchos legisladores republicanos le dan la espalda a Giuliani, a quien culpan por el lío en que se encuentra el presidente. Los republicanos han cerrado filas tras el presidente de manera unánime, y Trump confía en ser rápidamente absuelto en el juicio propiamente dicho en el Senado, donde su partido tiene mayoría y donde se necesitan dos terceras partes de los votos para destituirlo. Por lo tanto, si el Senado da por caído el juicio político en fecha tan temprana como enero próximo, el efecto sobre el proceso electoral de 2020 sería mínimo y posiblemente no favorable a los demócratas, que están muy atrás en todos los sondeos y no tienen aún un precandidato favorito.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario