Navalny La siniestra "tradición" de la KGB

La odisea de Navalny, el opositor a Putin envenenado con un té

El amigo y máximo colaborador del político ruso no tiene dudas: "quisieron matarlo, no solo intimidarlo".

Lunes 31 de Agosto de 2020

El principal líder opositor de Rusia, Alexei Navalny, cayó gravemente enfermo el 20 de agosto, cuando regresaba de una gira por Siberia. Navalny fue envenenado con un té en el bar de una aeropuerto de Siberia, según todos los testimonios. Posteriormente, fue evacuado a Alemania, donde el hospital de Berlín donde es tratado confirmó que sufrió un envenenamiento, algo que todavía hoy niegan los médicos rusos que lo atendieron inicialmente. "Fui un intento de matarlo, no de intimidarlo", afirma su principal colaborador.

Navalny, una figura temida por el Kremlin, parece haber sufrido un atentado con veneno, un "clásico" en la Rusia postsoviética en la que reina como un zar el presidente Vladimir Putin. El caso Navalny se suma a otros anteriores muy conocidos ( https://www.huffingtonpost.es/entry/veneno-adversario-politico-rusia-espias_es_5f465008c5b697186e2f3302). Putin es un ex oficial de la KGB y ha poblado su administración con antiguos colegas, muy temidos en Rusia.

En Berlín, la CNN entrevistó al asesor y amigo de Navalny Leonid Volkov, quien narra sus impresiones sobre el atentado contra el hombre más popular de la oposición a Putin. Durante años Leonid Volkov ha experimentado el mismo sueño aterrador sobre su mejor amigo y colega, Alexei Navalny. "Solía tener una pesadilla muchas veces en la que me despierto de alguien que me llama y dice, Alexei fue asesinado o algo muy malo le pasó", recuerda Volkov en una entrevista con la CNN. "Tuve esta pesadilla al menos 10 veces en mi vida".

>> Leer más: El opositor a Putin Navalny ya está internado en Berlín

El 20 de agosto vivió esa pesadilla. Una llamada telefónica matutina le dijo que Navalny se había desplomado en un vuelo desde la ciudad siberiana de Tomsk y que ahora estaba en coma. "Estaba aterrorizado. Por supuesto, emocionalmente, fue un golpe muy dramático", dice. "Así que me tomó varias horas para concentrarme."

Pero como jefe de personal de Navalny tenía un trabajo que hacer: sacarlo de Rusia y llevarlo a una atención médica de confianza.

Volkov, junto con la ONG alemana Cinema for Peace, organizó una ambulancia aérea que se hizo esperar en un aeropuerto cercano mientras los médicos rusos insistían en que Navalny estaba demasiado enfermo para ser trasladado y lo retuvieron varios días, mientras afirmaban que no había signos de envenenamiento y los medios del Kremlin calumniaban a Navalny, diciendo que era alcohólico y que tomaba medicaciones que no podían combinarse con el alcohol.

Los aliados de Navalny creen que el retraso fue deliberado y tenía la intención de hacer indetectable el veneno en su cuerpo.

Finalmente, el 22 de agosto fue trasladado a Berlín en avión, donde los médicos del hospital de La Charité, en Berlín, determinaron que fue envenenado con una sustancia de un grupo de productos conocidos como "inhibidores de la colinesterasa". Pero la incapacidad del equipo médico alemán para determinar el veneno específico ha sido usada por el portavoz de Putin como justificación para no abrir todavía una investigación penal. Esta decisión finalmente se tomó el 27 de agosto, aunque la credibilidad de los funcionarios rusos es mínima o inexistente.

"Basándome en la información que tengo, creo firmemente que es el estado o parte del estado. No tenemos pruebas de que Putin lo ordenara. Podría ser alguna de las agencias del gobierno. Pero el nivel de organización, los venenos que usaron, no es algo que se pueda comprar en una farmacia", dice Volkov.

>> Leer más: Aseguran que un opositor a Putin fue envenenado en un bar de Siberia

Volkov dice que su amigo conocía los riesgos de enfrentarse a Putin y su régimen. Otras figuras de la oposición han sido asesinadas, golpeadas y envenenadas. Navalny, dice Volkov, nunca pensó en cambiar su comportamiento o dejar su trabajo. "Así que cuando lo discutimos, nuestro pensamiento era la única protección posible...que es la máxima publicidad. Así que cuanto mayor sea el número de nuestros partidarios, mayor será su índice de aprobación, mayor será el riesgo que el Kremlin tome al tratar de matarlo".

Entonces, ¿por qué ahora? Navalny ha estado desafiando abiertamente a la élite de Rusia durante 10 años. Si la gente dentro del estado ruso trató de matar a Navalny, ¿por qué se arriesgarían a convertir a un activista muy admirado en un mártir político? Volkov dice que el momento apunta a dos posibles factores.

El primero: Bielorrusia. Navalny había apoyado enérgicamente las protestas masivas en el país vecino después de la manipulada elección presidencial del presidente Lukashenko. Hizo un llamamiento a los rusos para que mostraran la misma pasión para derrocar a sus propios líderes. Putin ha expresado a menudo su odio por las revoluciones callejeras.

La organización nacional de Navalny había lanzado una campaña para promover el "voto táctico" en Rusia. En dos semanas Rusia celebrará sus propias elecciones municipales. La organización nacional de Navalny se ha preparado para este evento con una campaña y demostró ser eficaz para derrotar a los candidatos pro-Putin en las elecciones a la asamblea de Moscú del año pasado.

En última instancia, dice Volkov, alguien hizo un cálculo: Los beneficios de quitar a Navalny de la vida política rusa de manera ilícita superarían cualquier problema de sus indignados partidarios. "Fue un intento de matar, no de asustarlo", remarca Volkov. Navalny tomó un té en el bar de un aeropuerto donde el avion hizo escala en su viaje de retorno de Tomsk a Moscú y poco después de subir a bordo se descompuso con gritos de dolor.

Se espera que la recuperación de Navalny sea lenta. Pasará algún tiempo antes de que sepamos si y cuándo retomará su papel de crítico más fuerte y efectivo del Kremlin.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario