Navalny Mundo. ¿Víctima de un té envenenado?

El opositor a Putin Navalny ya está internado en Berlín

Una ONG logró trasladarlo en un avión. En Rusia se negaban a permitir el vuelo

Sábado 22 de Agosto de 2020

El líder de la oposición rusa Alexei Navalny, en grave condición de salud desde que fue al parecer envenenado el jueves, fue finalmente evacuado ayer hacia un hospital de Berlín, luego de que las autoridades sanitarias rusas se resistieran durante dos días a conceder el permiso para el vuelo sanitario. Navalny, el principal opositor al presidente Vladimir Putin, cayó fulminado de dolor poco después de beber un té en el bar de un aeropuerto en Siberia, adonde estaba de gira. El Kremlin niega, como en casos similares, toda implicación, pero las sospechas en Rusia miran hacia el despacho del onmipotente mandatario.

Desde el jueves y hasta el viernes a la noche, los médicos de la ciudad de Omsk, donde estaba internado, se negaron a permitirle abandonar el lugar, pero finalmente los rusos accedieron a que una ambulancia aérea enviada por una organización benéfica alemana lo trasladara a Berlín. Después de aterrizar en Berlín, Navalny, de 44 años, fue trasladado en un convoy de ambulancias y coches de policía al complejo hospitalario Charité.

El hospital dijo en un comunicado que proporcionaría una actualización sobre su condición y el tratamiento posterior una vez que se hubieran completado las pruebas y después de consultar con su familia. "Sigue en coma, pero su estado es estable, y ahora confiamos en el equipo médico de la Charité", declaró el portavoz de la ONG Cinema for Peace, a cargo del avión ambulancia, tras completarse el ingreso hospitalario del opositor ruso.

El avión ambulancia que ha trasladado la paciente desde la clínica de Omsk, en Siberia, aterrizaba a las 8.45 en la sección militar del aeropuerto Tegel de Berlín. Los paramédicos de la ambulancia del ejército alemán que han llevado a cabo el traslado desde el aeropuerto al prestigioso hospital berlinés, un vehículo de cuidados intensivos (ITW), han sido escoltados por un convoy de policías.

"Sigue en coma, pero su estado es estable, y ahora confiamos en el equipo médico de la Charité

El opositor ruso había ingresado en el centro hospitalario siberiano al enfermar súbitamente luego de tomar un té en el bar del aeropuerto de Tomsk, Siberia, y luego embarcar en un vuelo de retorno a Moscú. Navalny se sintió mal, mientras gritaba de dolor y el avión debió hacer un aterrizaje de emergencia en Omsk, adonde fue llevado de urgencia al hospital local. Fue conectado a un respirador mientras caía en estado de coma.

La esposa de Navalny, Julia, voló ayer con él y permanecía a su lado. En el hospital de Berlin se le hacían análisis y estudios de todo tipo. Llegó en una camilla especial, aislada. "Actualmente se está llevando a cabo un amplio diagnóstico médico. Después de completar los exámenes y después de consultar a la familia, los médicos comentarán sobre la enfermedad y los pasos adicionales del tratamiento", informo el Centro Médico de la Universidad Charité, que advirtió que "los exámenes tomarán algún tiempo". La expectativa de los medios es que los médicos alemanes confirmen o no el envenenamiento, relativizado por los médicos rusos. "Ahora tenemos esperanza", fueron las únicas palabras pronunciadas por su esposa.

El gobierno alemán también confía en que el tratamiento sea exitoso. «El gobierno federal espera que el tratamiento en la Charité conduzca a una mejora en su condición y le permita una recuperación total", declaró un portavoz. La canciller alemana, Angela Merkel, se mostró "conmocionada" desde un primer momento por el episodio y puso a su país a disposición de la familia para recibir al líder opositor. "Es un gran alivio para los involucrados en este rescate saber que la pesadilla de Siberia ha llegado a su fin", dijo por su parte Jaka Bizilj, presidente de la ONG Cinema for Peace y que ha acompañado personalmente el vuelo desde Rusia a Alemania.

>> Leer más: Bajo presión, Rusia acepta que Navalny sea llevado a un hospital en Alemania

El aeropuerto de Schonefeld había sido especificado como el punto de aterrizaje para el avión ambulancia en el servicio de seguimiento de vuelos "Flightradar", pero las instrucciones secretas para el piloto fueron aterrizar en el aeropuerto de Tegel, con lo que se buscó esquivar a los periodistas de todo el mundo pendientes de esta llegada, pero también aumentar la seguridad para los pasajeros.

"Muchas gracias a todos por su apoyo. La lucha por la vida y la salud de Alexei no ha hecho más que empezar, todavía quedan muchas pruebas, pero ahora tenemos al menos el primer paso", publicó en Twitter la portavoz de Navalny, Kira Yarmish.

Misterio

La Policía de la ciudad siberiana de Omsk sostiene que los médicos hallaaron en el organismo de Navalny trazas de un potente veneno, peligroso no solamente para él sino también para quienes se encuentren cerca. Así lo anunció Iván Zhdanov, uno de los abogados del equipo del líder opositor a Putin. Zhdanov dijo a los periodistas que, según la Policía local, el personal sanitario que atendía a Navalny "necesitaba trajes especiales".

Sin embargo, el médico responsable del hospital ruso, Anatoli Kalinichenko, afirmó que no había rastros de veneno en los análisis de Navalny. "No se hallaron venenos ni rastros de ellos en los análisis de sangre ni de orina", dijo Kalinichenko, citado por la agencia Interfax. Una fuente policial de Omsk, citada por la agencia TASS, también afirmó que no es cierto que se haya encontrado un poderoso veneno en el cuerpo de Navalny. Según el interlocutor de TASS, lo que se ha detectado "es una intoxicación psicodisléptica", producida por una sustancia alucinógena empleada en psiquiatría. Es práctica común de los medios oficialistas rusos, como TASS, desacreditar a los opositores con este tipo de afirmaciones. El día en que Navalny cayó enfermo, un reconocido periodista de TV estatal afirmó que el líder opositor había mostrado signos de alcoholismo, combinado con peligrosas medicaciones. Nada de esto pudo comprobarse.

Leer más: https://www.lacapital.com.ar/el-mundo/bajo-presion-rusia-acepta-que-navalny-sea-llevado-un-hospital-alemania-n2604911.html

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario