El Mundo

El opositor Navalny volvió a Rusia y fue detenido de inmediato

Hace 5 meses fue envenado con un té durante una gira proselitista. Es el adversario más temido por Putin

Domingo 17 de Enero de 2021

Alexéi Navalny, el principal opositor al presidente Vladimir Putin, envenenado hace cinco meses con un tóxico que solo usan los espías rusos, decidió regresar de Alemania a su país. Apenas pisó el aeropuerto de Moscú fue detenido. El sabía que iba a ocurrir, pero eso no lo detuvo. El opositor decidió volver a su país cinco meses después de ser envenenado y pese a que las amenazas contra su libertad de parte del régimen ruso eran explícitas.

Minutos después de que se difundiera su detención, el servicio penitenciario confirmó el arresto. Aseguró que lo hizo por “múltiples violaciones” de una sentencia suspendida en 2014 por cargos de fraude, y añadió que “se le mantendrá detenido” hasta que un tribunal dicte sentencia.

Navalny se despidió con un beso de su esposa, Yulia, con quien regresó a Moscú desde Alemania, donde se había recuperado durante casi cinco meses del envenenamiento con un té que sufrió en agosto, durante una gira proselitista.”Puedo decirles que estoy completamente feliz de haber regresado y que es mi mejor día en los últimos cinco meses”, dijo poco antes de ser detenido.

Navalny decidió volver a Moscú tras varios meses de convalecencia en Alemania, donde fue tratado en terapia intensiva tras sufrir el envenenamiento con el agente Novichok, casi la "firma" de los agentes secretos rusos. El Novichok es un agente nervioso desarrollado por las FFAA rusas.

El avión que lo transportaba aterrizó en el aeropuerto Sheremetyevo de Moscú. La nave tenía previsto aterrizar en el aeropuerto de Vnukovo, pero minutos antes de tocar tierra, la terminal aérea cerró sorpresivamente por “razones técnicas”. Según periodistas de la AFP a bordo del avión, el piloto anunció en un primer momento un retraso de 30 minutos a causa de un “problema técnico”, antes de indicar que el aparato se dirigía hacia Sheremétievo. En el otro aeropuerto lo esperaban sus partidarios y había agentes antidisturbios, quedetuvieron a varios de sus aliados, indicó en Twitter Ivan Jdanov, uno de los más allegados colaboradores del opositor. Entre los arrestados está su hermano.

Horas antes, el avión despegó desde Berlín. A bordo, el político subió un video junto a su pareja y escribió: “Nos vamos a casa”. Además, dijo a los reporteros del vuelo que es inocente y que no teme ser detenido.

“Tengo la fila de la suerte, la 13”, dijo. “Tengo todo el derecho a regresar a casa”, añadió. “Quiero expresar mi más profundo agradecimiento. Gracias a todos, espero que todo irá bien. Hoy soy muy feliz”, declaró, tras ser conducido por la policía alemana directamente a su avión junto a su esposa Yulia.

En la víspera de su partida, el líder opositor también había dado las gracias a los médicos, policías y políticos alemanes que conoció durante los cinco meses que pasó en el país. “Gracias, amigos”, escribió en Instagram.

Navalny se ha vuelto el objetivo favorito de los agentes del Kremlin por una razón muy obvia: es el opositor más popular y quien ha demostrado que puede ganar elecciones, al menos a nivel municipal. Estaba de gira por Siberia cuando fue envenenado precisamente para impulsar a los candidatos municipales de su partido. Tal vez, al envenenarlo en un sitio tan remoto, los agentes rusos pensaron que la muerte de Navalny se podría hacer pasar por alguna clase de patología súbita, como un infarto. De hecho, los médicos del hospital siberiano que lo atendieron durante 48 horas aseguraron que no tenía tóxicos en su cuerpo. Cuando, por presión internacional y de su partido en las redes sociales, Putin autorizó a la mujer de Navalny a que lo llevara en una avión sanitario a Alemania, rápidamente los primeros análisis demostraron que su cuerpo estaba saturado de Novichok. Su juventud y gran estado de salud lo salvaron de una muerte casi segura.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS