El Mundo

Aseguran que Sarkozy y Carla Bruni planean casarse el mes que viene

El presidente francés, Nicolas Sarkozy, y su novia, la cantante Carla Bruni, quieren casarse el próximo 8 ó 9 de febrero, según informó ayer el dominical parisino Journal du Dimanche, citando fuentes anónimas. El diario que publicó ayer la noticia pertenece a Arnaud Lagardère, amigo personal de Sarkozy, de ahí la credibilidad que se otorga a la información.

Lunes 07 de Enero de 2008

París.— El presidente francés, Nicolas Sarkozy, y su novia, la cantante Carla Bruni, quieren casarse el próximo 8 ó 9 de febrero, según informó ayer el dominical parisino Journal du Dimanche, citando fuentes anónimas. El diario que publicó ayer la noticia pertenece a Arnaud Lagardère, amigo personal de Sarkozy, de ahí la credibilidad que se otorga a la información.
  La ex top model, de 39 años, conoció al presidente galo en noviembre, y desde entonces sus apariciones han provocado numerosos titulares y fotos de tapa. Según el diario, menos de un mes después de conocerse, Sarkozy entregó a Bruni un anillo de compromiso en forma de corazón con un diamante rosa, diseñado por Victoire de Castellane, de Dior, mientras que ella le regaló al mandatario un exclusivo reloj de pulsera suizo de la marca Patek Philippe.
  Además, la madre de Bruni, Marisa Borsini, dijo a medios italianos que Sarkozy le pidió la mano de su hija. “Señor Presidente”, respondió Borsini, según contó, “no tengo razón para negársela”. El Elíseo no se ha pronunciado al respecto.

¿Tercer matrimonio? En caso de realizarse, este matrimonio sería el tercero de Sarkozy, y se produciría a menos de que se cumplan cuatro meses del divorcio del mandatario francés, de 52 años, de su segunda esposa, Cecilia. La separación se concretó poco después de su asunción como presidente. La relación de 11 años entre Sarkozy y Cecilia estuvo signada por la complicidad política y también por amargas peleas, que en algunas ocasiones terminaron en infidelidades que se filtraron a la prensa.
  Bruni, por su parte, también ha estado casada una vez con el filósofo Raphael Enthoven, el padre de su hijo Aurelio. Su largo historial sentimental incluye relaciones con los músicos Mick Jagger y Eric Clapton, y una aventura con el multimillonario Donald Trump.
  En las últimas semanas, Bruni y Sarkozy fueron fotografiados juntos en el Eurodisney de París, en Egipto y en las antiguas ruinas jordanas de Petra. Su próximo viaje será a la India.
  “Los amantes del Nilo”, tituló la revista Paris Match a su serie de imágenes —obtenidas con consentimiento de Sarkozy— de las vacaciones que la célebre pareja pasó en Egipto. En las fotos también puede verse al hijo del presidente, Jean, de 20 años, junto a su novia, Jessica. El autor del artículo describe durante dos páginas esta suerte de nueva luna de miel en “el más lujoso hotel de Luxor”.

Caída en las encuestas. Sin embargo, aún no se sabe qué efecto tendría la boda en la opinión pública francesa. Elegido como presidente en una ola de popularidad casi sin precedentes, Sarkozy está viendo caer su apoyo últimamente pese a su constante presencia mediática.
  Las encuestas más recientes realizadas por el instituto CSA para el diario Le Parisien mostraron que el 48 por ciento de los franceses confía en la capacidad de Sarkozy para hacer frente a los problemas de Francia, lo que supone una caída de siete puntos respecto al mes pasado.
  “El torbellino mediático en torno a la vida privada del presidente afecta a la imagen de ese cargo y molesta a su electorado tradicional”, señaló el director del instituto de encuestas CSA, Stephane Rozes.
  Se especula que un motivo de esa caída de popularidad podrían ser las continuas informaciones sobre su lujoso tren de vida, mientras entre los franceses crece el pesimismo sobre la economía privada y el estado de la economía nacional. El mes pasado Sarkozy fue ampliamente criticado por volar a Egipto junto a su novia en un jet privado, propiedad de uno de los empresarios más influyentes de Francia.

Cuestión de bolsillo. “Precisamente, con el comienzo de año, la cuestión económica cobra más importancia para la población”, afirmó Rozes. “Las esperanzas puestas en Sarkozy son altas en este sector”, señaló. Durante la batalla electoral, el presidente prometió elevar el poder adquisitivo de los franceses, que sólo aceptarán el “cambio de estilo” en el Elíseo cuando vean mejorar su calidad de vida, añadió el experto.
  Mientras tanto, la oposición gala endureció sus críticas. “El comportamiento del presidente hace de Francia el hazmerreír de la prensa europea”, acusó el diputado socialista Arnaud Montebourg. El redactor de los discursos de Sarkozy, Henri Guaino, defendió a su jefe: “Está divorciado, no engaña a nadie. No veo dónde está el problema”, señaló.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario