Educación

Del Politécnico a un certamen en Bakú

Sebastián Mestre integra el equipo argentino que competirá en la olimpíada de informática en Azerbaiyán.

Sábado 20 de Abril de 2019

Hasta hace diez días atrás, Sebastián Mestre conocía poco y nada de Bakú. La capital de Azerbaiyán era para él una tierra desconocida. Pero en menos de cuatro meses, el joven rosarino estará en esa ciudad ubicada a orillas del mar Caspio para participar de la Olimpíada Internacional de Informática.

Sebastián participó entre el 8 y el 10 de abril de un certamen selectivo nacional en la Universidad Nacional de San Martín (Unsam). A todos los participantes que accedieron a esta instancia les dieron seis problemas de lógica y matemática. Pero como la información para resolverlos era muy grande, el desafío consistió en crear programas que sean capaces de lograrlo. Como no podía ser de otra manera a un certamen de informática, una computadora evaluó el trabajo de los jóvenes de distintas provincias del país y a cada ejercicio les otorgó un puntaje. Y por orden de mérito quedaron definidos los cuatro integrantes del equipo olímpico argentino, que además del adolescente rosarino lo integran Carlos Soto (Corrientes), Lautaro Lasorsa (Buenos Aires) y Laura Massaccesi (Ciudad de Buenos Aires). "Cuando me enteré que había quedado estaba muy contento, emocionado", revela el joven alumno del último año del Poli.

Apenas supo que era uno de los cuatro integrantes del equipo argentino que competirá en agosto en Azerbaiyán, Sebastián le avisó a su mamá y a sus amigos por mensajito de WhatsApp. La alegría era colectiva por el logro del joven alumno del Politécnico.

Trabajo en equipo

Alejandro Schujman es docente de informática en el Politécnico, donde además es coordinador de olimpíadas. Habla con orgullo de la participación de Sebastián —por segundo año consecutivo— en el representativo argentino. Pero destaca también que años anteriores incluso había tres chicos del Poli en ese equipo de cuatro que viajaban a la competición internacional. "Estamos muy contentos con eso, está funcionando lo que estamos haciendo, porque ya estar en ese grupo es un esfuerzo bastante grande".

En los certámenes de informática —tanto nacionales como internacionales— los jóvenes deben resolver problemas en un tiempo determinado, y para hacerlo ponen en juego mucho de lógica e ingenio. A modo de ejemplo Schujman cuenta un ejercicio donde a los participantes deben armar una pirámide con un conjunto de cajas con diferentes pesos y medidas, pero sin apoyar una caja más pesada encima de una más liviana, y sin que una caja de arriba se "asome" por encima de una que está por debajo. La pirámide debe ser perfecta y lo más alta que se pueda. Ese problema, llevado a miles de cajas, es el que deben resolver con un algoritmo en la computadora que les permita hacer ese cálculo en el menor tiempo posible y con un uso eficiente de recursos (menor memoria y tiempo de cálculo). "Son problemas de ingenio, donde ellos tienen que encontrar una forma para resolverlo", agrega el profesor. Otro ejercicio posible es el de llevar un caballo de una equina a la otra en un tablero de ajedrez, obviamente con los movimiento propios de esa pieza. Como ante cada movimiento se abren varias posibilidades, el programa a crear debe buscar el camino más corto. O colocar ocho reinas en un tablero sin que se estén amenazando entre sí.

"Son problemas que están buenos para explicar algunos conceptos, porque son muy puros. Tenés que tener la idea y resolverlo", agrega el adolescente.

Pero Sebastián no es nuevo en esto de sumar medallas por desarrollar eso que tanto lo apasiona. De hecho, ya el año pasado representó a la Argentina —y junto con los mismos otros tres adolescentes— en las olimpíadas internacionales de Japón. Esa visita también le permitió conocer otra cultura, con personas viajando en tren en absoluto silencio. U oficinistas yendo y viniendo —incluso de madrugada— a trabajar.

Inteligencia artificial

El certamen de Azerbaiyán —del 4 al 11 de agosto— encontrará a Sebastián cursando los últimos meses de la escuela secundaria. Ya está en sexto año y planea en un futuro estudiar la licenciatura en computación en la Facultad de Ingeniería de la Universidad Nacional de Rosario (UNR). Como campo de estudio le interesa sobre todo la inteligencia artificial, "que en estos últimos años ha habido una explosión de investigaciones y de aplicaciones prácticas, como en Facebook cuando te dice quién está en una foto y te recomienda para que lo etiquetes". También menciona la programación de alto rendimiento, similar a la que se usa en las olimpíadas, donde en base a un problema hay que resolverlo con un programa que utilice la menor cantidad de recursos y en el menor tiempo posible. "Esto —aclara— es importante en investigación científica, porque cuando se trabaja a gran escala el consumo de energía es el factor principal".

mestre2.jpg
Sebastián Mestre junto al profe Alejandro Schujman.
Sebastián Mestre junto al profe Alejandro Schujman.

>> Problemas presupuestarios y una defensa a la educación pública

Alejandro Schujman está abocado a la logística de la participación de los estudiantes en las olimpíadas junto con el docente Román Castellarín, encargado de los entrenamientos de los chicos. Cuenta que tras las olimpíadas, en la institución de Pellegrini al 200 comenzarán con el certamen intercolegial, de allí seguirán con el provincial y luego, los alumnos que hayan quedado, clasificarán al nacional. "Este año hubo un recorte bastante fuerte del presupuesto del Ministerio de Educación nacional, porque teníamos garantizados tres chicos por nivel y ahora garantizan dos", describe Schujman.

Educación pública

Por su parte, Sebastián destaca además que este este logro —su clasificación— es también parte de la escuela pública en la que se forma. "Eso es algo que reivindico mucho, porque muchas familias no están en condiciones de mandar a sus hijos a una privada con buen nivel académico. Y me parece que es terrible privar a la mayoría de la población de una educación de primer nivel, que es lo que parece que reivindica el gobierno nacional con la reducción de presupuestos en la educación pública". Y agrega como dato que incluso en las olimpíadas de este año, los fondos destinados por Nación son los mismos que los del año pasado, con una inflación que casi llegó al 50 por ciento. Un recorte que incluso podría llevar a que el año que viene, en lugar de cuatro, sean tres los participantes que viajen a la olimpíada internacional.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});