Edición Impresa

Un joven con pasado psiquiátrico asesinó a puñaladas a su madre

Drama familiar en Fisherton Norte. Fue la madrugada de ayer en la casa que compartían. Un trámite burocrático postergó la orden de internación que había para el muchacho.  

Sábado 06 de Abril de 2013

Cuando María Cecilia Lezcano entró a la habitación de Julia, su mamá, se topó con la peor pesadilla. La mujer yacía sobre la cama, ensangrentada y agonizante, mientras que su hermano Julián estaba montado sobre ella empuñando una cuchilla de 25 centímetros de hoja con la que le había asestado cinco puñaladas. "¿Por qué mataste a mamá?", fue el grito que rompió con el sueño de los vecinos de González del Solar al 900 bis poco después de las 4 de la mañana. Acto seguido el joven arremetió contra su hermana y le provocó un profundo corte en la mano izquierda. Después fue hasta la cocina comedor de la casa y se tiró en el piso hasta que llegó la policía.

Ninguno de los vecinos de González del Solar al 900 bis (Juan José Paso al 8100), en Fisherton Norte, podía explicarse lo sucedido durante la madrugada en la casa de los Lezcano. Julián, de 24 años y el mayor de cuatro hermanos, había asesinado a puñaladas a su madre, Julia Intelesano, de 51. "Todavía no caemos en qué fue lo que sucedió. Es una familia muy buena, de toda la vida en el barrio. Se hicieron la casa desde cero, desde que compraron el terrenito. Julia es enfermera y Julián trabaja con su papá, que es gastronómico en una empresa de catering. De ellos no te puedo decir más que cosas buenas", relató una doña de la cuadra.

En tanto, otro vecino dijo que "Julián es un pibe normal, educado, para nada problemático ni pendenciero. Al menos eso es lo que mostraba. Vendía algún librito que escribía con su computadora, tocaba instrumentos y trabajaba con su papá", explicó el hombre tras convidar con un mate al cronista. "Le ofrezco porque no me gusta tomar mate sin convidar", se excusó.

Pasado y presente. En tanto, desde el entorno de la investigación se explicó que Julián "tiene antecedentes de haber estado internado en una clínica psiquiátrica particular hace un año" y que sus familiares "refirieron que padece esquizofrenia y adicción a estupefacientes".

Las fuentes agregaron que "desde un juzgado Civil se había ordenado que el pibe fuera internado el jueves en el hospital psiquiátrico Agudo Avila, pero por un problema burocrático no fue posible". Y, a partir de eso, la hipótesis de la pesquisa es que "cuando la mujer le comunicó a su hijo que lo iban a internar generó la discusión que derivó en la tragedia" que ahora investigan el juez de Instrucción Juan Carlos Vienna y la fiscal Lucía Aráoz.

"El muchacho será evaluado por el médico forense para determinar si es imputable o no", indicó el vocero. Y agregó que "la experiencia indica que el esquizofrénico siempre destruye lo que más quiere", en este caso su propia madre.

La escena del asesinato de Julia Intelesano fue la casa que construyó junto a su esposo hace más de dos décadas. "González del Solar 935. Flia Lezcano", reza el cartel de identificación del domicilio pintado en verde inglés. Si bien ninguno de los vecinos hizo hincapié en el detalle, Julia y su esposo estaban separados. "El único que podía controlarlo a Julián cuando se le volaban las chapas era el papá", describió una vecina.

En la casa de dos plantas quedaron entonces Julia, sus cuatro hijos y su pequeña nieta, de 4 años. "Julia trabajaba como enfermera en un sanatorio privado. Por ahí uno la veía salir en la motito cuando tenía turno noche y volver a la mañana. Además, la familia se ayudaba con una rotisería improvisada. Hacían pizzas o comidas por encargue", contó otro residente del lugar.

La pieza de abajo. De acuerdo a lo que se pudo establecer, el dormitorio de Julia estaba en la planta baja mientras que sus hijos dormían en la parte superior. El primer ambiente de la casa es la cocina comedor, donde por las noches quedaba estacionada la moto 110 que utiliza la familia y desde donde sale la escalera a planta alta.

Poco después de las 4 de la madrugada María Cecilia, de 21 años, bajó desde su habitación al escuchar una fuerte discusión entre su hermano y su madre. Al ingresar a la habitación, se topó con la pesadilla.

"A las 4.30 agentes del Comando Radioeléctrico llegaron a la casa por un llamado al 911 que alertada sobre una fuerte discusión y arrestaron al hombre acusado de asesinar a su madre de cinco puñaladas", relató el jefe de la seccional 17ª, comisario Daniel Acosta. Y remarcó que "el muchacho estuvo internado por adicciones hace un tiempo y la familia trataba de volver a internarlo para su recuperación".

En cuanto a la hermana del joven, el jefe policial dijo que "recibió heridas cortantes en una mano y en el cuero cabelludo cuando intentó intervenir. Tras el forcejo logró salir a la calle y pedir auxilio. Fue llevada al hospital Alberdi y tras recibir el alta fue a declarar a la seccional para declarar".

Finalmente, el comisario contó que en la vivienda se secuestraron "dos cuchillos tipo carnicero de 25 centímetros de hoja que tienen manchas de sangre". Uno, de mango blanco, fue secuestrada por efectivos del Comando en el patio de una casa vecina. El otro quedó sobre la mesa de luz de la víctima.

Ahora Julián deberá ser sometido a pericias clínicas y psiquiátricas para saber si es imputable por el asesinato de su madre y las heridas de su hermana.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS