Edición Impresa

Un chico de 15 años murió baleado en persecución policial en Fisherton

Uno de los plomos disparados por la policía impactó en la parte trasera del Fiat y, luego de atravesar la chapa y perforar el asiento trasero, le ingresó a la víctima por la espalda.

Miércoles 10 de Julio de 2013

"Venían cagándose a tiros". Sin eufemismos, un ocasional testigo reflejó así el tiroteo entre los efectivos de un móvil del Comando Radioeléctrico y los ocupantes de un Fiat Uno blanco que había sido robado hace dos semanas, en un episodio que culminó con un adolescente muerto. La persecución se desató ayer a la madrugada en inmediaciones de Rondeau y Circunvalación y se prolongó hasta Donado al 100 bis, en Fisherton, cuando a menos de 100 metros de la comisaría 17ª otro patrullero le salió al cruce al Fiat y a balazos le provocó el reventón de un neumático.

En ese marco, uno de los cinco jóvenes que iban en el Fiat resultó gravemente herido en la espalda y falleció a poco de ingresar en el Hospital de Emergencias Clemente Alvarez. Otro recibió un impacto en su brazo y fue asistido en el hospital Centenario.

Según la versión oficial, cuando los policías llegaron hasta el auto que quedó estacionado a la vuelta de la estación de servicios de Eva Perón y Donado, los cinco ocupantes estaban en su interior y uno de ellos, que iba sentado detrás del conductor, agonizaba.

Uno de los plomos disparados por la policía impactó en la parte trasera del Fiat y, luego de atravesar la chapa y perforar el asiento trasero, le ingresó a la víctima por la espalda.

Hasta pasado el mediodía el chico había sido identificado por sus compinches sólo por su nombre de pila. A la noche fuentes de Jefatura confirmaron que se llamaba Matías Gabriel San Martín y que tenía 15 años.

Sus cuatro compinches, jóvenes pero mayores de edad, quedaron detenidos en la seccional 17ª. 

Armas y biblias. En el Fiat Uno blanco la policía secuestró dos revólveres: un 22 largo y un 38 Special. Sobre el asiento del lado del acompañante quedó un ejemplar de "El Nuevo Testamento", propiedad de la familia dueña del auto que fue robado el 26 de junio pasado en jurisdicción de la seccional 14ª (ver aparte).

En el vehículo también se hallaron algunas herramientas que llevaban a inferir a los investigadores que los detenidos huyeron porque estaban a la búsqueda de robar autos o ruedas auxiliares. Aunque también existe la hipótesis de que tuvieran el hábito de circular armados.

En este contexto, para aclarar qué hacían y por qué intentaron huir de la policía habrá que esperar que quienes iban en el Fiat presten declaración ante la jueza de Instrucción en feria Roxana Bernardelli. También fueron incautadas las armas de los policías para peritar de qué pistola salió la bala que mató al joven. El sumario pasó ayer por la tarde de la comisaría 17ª a la División Judiciales de la Unidad Regional II, como sucede en estos casos que involucran a efectivos policiales.

Olfato. La noche del lunes, previa al feriado, tuvo los tiempos naturales de un viernes. Pasada la medianoche, y con ese telón de fondo, en inmediaciones de bulevar Rondeau y Circunvalación —límite norte de la ciudad— circulaba un Fiat Uno blanco con vidrios polarizados y varias personas en su interior.

Efectivos del Comando Radioeléctrico que patrullaban la zona vieron el automóvil y, basados en el tan mentando como cuestionado "olfato policial", se les pusieron a la par para identificarlos.

Ese gesto de los policías motivó que el conductor del Uno blanco emprendiera la fuga tomando por Circunvalación hacia el sur. 

Balas. "Cuando el auto se puso en fuga, el personal lo persiguió y entonces se produjo un intercambio de disparos", indicó una fuente policial consultada que indicó que el patrullero "tenía un impacto de bala en el espejo retrovisor izquierdo".

Con el patrullero siguiéndolo de cerca, el Fiat bajó de Circunvalación a la altura de Sorrento. El auto continuó su marcha por colectora y volvió a subir a Circunvalación a la altura de Juan José Paso. Y luego volvió a bajar en Eva Perón (ex Córdoba), donde dobló hacia el oeste.

Cuando el Uno llegaba a Donado, y en medio de un gentío, otro móvil policial le salió al cruce. Un policía disparó a las ruedas del Fiat y le provocó el reventón de un neumático. Entonces el conductor alcanzó a doblar hacia el norte por Donado y el vehículo quedó estacionado ahí.

En la parte trasera del Fiat podía verse media docena de impactos, tres ellos cerca de la patente. Algunos vecinos indicaron que les pareció ver a un sexto ocupante del auto huyendo a la carrera, pero eso no fue confirmado por las fuentes policiales.

Sin antecedentes. Manuel R., de 18 años y domiciliado en el barrio Parque Habitacional Ludueña, recibió un balazo en un codo y fue asistido en el hospital Centenario. Los restantes ocupantes del auto fueron identificados como Fabián Matías S., de 19, con residencia en Fisherton Noroeste; Marcos Jonathan C. y Ramón A., ambos de 18 años y domiciliados en el barrio Antártida Argentina, detrás del Jockey Club.

Fuentes policiales indicaron que ninguno de ellos tenía antecedentes delictivos.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS