Edición Impresa

Sorprenden a una mujer, entran en su casa y roban 100 mil pesos

"Mi esposa estaba saliendo de la casa y dos pibitos que estaban escondidos la sorprendieron. Entonces la metieron a empujones y nos asaltaron a todos". Así relató a varios medios Raúl, un...

Viernes 12 de Julio de 2013

"Mi esposa estaba saliendo de la casa y dos pibitos que estaban escondidos la sorprendieron. Entonces la metieron a empujones y nos asaltaron a todos". Así relató a varios medios Raúl, un vecino de 58 años del barrio Cinco Esquinas, cómo comenzó el atraco a su casa en el que, según consta en la denuncia policial radicada en la seccional 13ª, se llevaron los ahorros de toda la vida de la familia: cien mil pesos. El hecho ocurrió la noche del miércoles en pasaje Gordillo al 3800 y fue protagonizado por dos ladrones que en unos 15 minutos y a cara descubierta retuvieron a cinco personas antes de huir con tan jugoso botín.

Gordillo es una cortada que se prolonga a lo largo de cuatro cuadras entre Alsina e Iriondo, en el barrio Cinco esquinas, en el centro geográfico de Rosario. El miércoles por la noche, cuando sobre la ciudad arreciaba una tenaz llovizna, Raúl se encontraba en su casa con su esposa Noemí, de 56 años, su hija de 24 y el novio de ésta, de 31, así como una mujer de 78 años.

Por sorpresa. Eran aproximadamente las 20.30 del miércoles, cuando Noemí tuvo que salir a hacer mandados de última hora. Pero cuando la mujer abrió la puerta de calle comenzó una pesadilla.

"De acá atrás de la columna, salieron dos pibitos que estaban escondidos y la sorprendieron", explicó Raúl.

"Una vez adentro uno se quedó apuntando a mi esposa, mi hija y el novio en la cocina. Y a mí en la habitación", indicó.

Según la víctima, plomero de oficio, los ladrones eran dos muchachos de entre 24 y 25 años vestidos con ropas deportivas que actuaron a cara descubierta. Uno de ellos llevaba puesta una gorrita con visera con colores rojo y negro de Newell's.

Asimismo, según el relato, uno de los delincuentes portaba un revólver y otro un cuchillo, lo que lleva a inferir que se trató de un atraco al voleo, como en la jerga se conoce al asalto sin planificación. "La cara de los pibes la tengo acá. Uno de ellos tenía una gorrita de Ñuls", explicó mientras se señalaba la cabeza.

Básicamente el atraco a la casa de Raúl fue de manual. Los ladrones aprovecharon su oportunidad, metieron a la familia en la casa y exigieron el dinero. Cuando se dieron cuenta de que ya no había más para robar, agarraron el botín, los celulares y huyeron.

Encerrados. "Una vez que entraron, cerraron la puerta y nos dividieron. A mí me llevaron a la habitación y a los demás lo dejaron en la cocina. El problema fue que cuando se fueron, se pusieron nerviosos y no podían abrir la puerta", recordó el jefe de la familia. En la denuncia policial consta que la suma sustraída fue de cien mil pesos.

Sobre blanco. "En sus respectivas declaraciones las víctimas indicaron que Raúl contó que les entregó a los ladrones un sobre blanco con cien mil pesos, en los que estaban los ahorros de toda la vida de la familia. Estamos a la espera de que amplíe su declaración porque el único que vio esa escena fue él", indicó un vocero de la pesquisa, en manos de la jueza de Instrucción Roxana Bernardelli y el fiscal Carlos Covani, quienes se encuentran de turno en feria.

"La verdad es que no se qué quiere este gobierno de nosotros. ¿Quiere que compremos armas y salgamos a matarnos entre nosotros? Porque si esto sigue así, eso va a llegar. Yo a la cara de estos pibes las tengo acá ", insistió Raúl, señalándose la cabeza.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS