Edición Impresa

Sin oposición, el Senado avanza en los cambios al Colegio de la Magistratura

El oficialismo le dio ayer dictamen en el Senado a los proyectos de reforma del Consejo de la Magistratura y de creación de nuevos tribunales de Casación, durante una reunión de comisiones...

Jueves 11 de Abril de 2013

El oficialismo le dio ayer dictamen en el Senado a los proyectos de reforma del Consejo de la Magistratura y de creación de nuevos tribunales de Casación, durante una reunión de comisiones de apenas dos horas y media y sin la presencia de los senadores de la oposición.

Así, los dos proyectos quedaron habilitados para ser votados en el recinto el próximo miércoles, cuando el Frente para la Victoria buscará aprobarlos y girarlos a Diputados pese a las críticas de la oposición por el tratamiento exprés.

Con la participación del ministro de Justicia, Julio Alak, y su vice, Julián Alvarez, el plenario de las comisiones de Asuntos Constitucionales, de Justicia y de Presupuesto y Hacienda le dio un tratamiento rápido a la iniciativa de reforma del órgano que designa y remueve jueces.

La rapidez no se debió sólo al apuro del oficialismo por avanzar con estas iniciativas, sino a la ausencia de los senadores de la oposición, que se negaron a concurrir ante el rechazo del oficialismo a hacer modificaciones en el proyecto.

Las únicas excepciones fueron los senadores Samuel Cabanchik (Probafe), aliado ocasional del oficialismo, y Sonia Escudero (PJ Federal), quienes propusieron sin éxito algunos cambios en los textos.

Durante la reunión, Alak señaló que el proyecto que amplía de 13 a 19 el número de integrantes del Consejo y los somete al voto popular parte de "un principio básico, que es que el Poder Judicial no es de los abogados ni de los jueces, es del pueblo, por lo tanto es el pueblo quien debe decidir quiénes lo integran".

"La elección del presidente hasta hace pocas décadas se hacía a través del Colegio Electoral. Eso fue eliminado porque el pueblo quiere elegir a sus representantes. La elección de los senadores también se hacía a través de las Legislaturas provinciales", ejemplificó Alak.

Por su parte, Alvarez precisó que la reforma implica la incorporación de "cinco representantes más del sector académico, conformando un cuerpo de seis" y "un representante más para los abogados", que así se convertirán en tres, además de los tres representantes de los jueces, tres senadores, tres diputados y un representante del Ejecutivo.

Quedó estipulado en la iniciativa que "no podrán constituirse agrupaciones políticas al único efecto de postular candidaturas al Consejo de la Magistratura", y de esta manera cerraron la posibilidad de que puedan presentarse listas independientes de los partidos políticos, como había propuesto Cabanchik.

Una vez conseguido el dictamen para este proyecto, las comisiones de Justicia y de Presupuesto y Hacienda trataron la iniciativa que propone la creación de tribunales de Casación para los fueros Civil y Comercial, Laboral y Previsional y Contencioso Administrativo.

"La pretensión de crear nuevas cámaras de Casación busca lograr celeridad en los procedimientos. Se dijo que crear tres cámaras de Casación es crear mayor burocracia. Por el contrario, lo que hace es acelerar la tramitación", afirmó Alak.

Los funcionarios también plantearon que la creación de nuevos tribunales le quitará trabajo a la Corte, argumento que fue completado por el presidente del bloque oficialista, Miguel Angel Pichetto, quien afirmó que "ésta debe ser una de las pocas Cortes del mundo que tiene más de nueve mil casos".

Al término de la reunión Pichetto señaló que los proyectos "están en condiciones de ser tratados el miércoles que viene" en el recinto, al tiempo que anticipó que al día siguiente prevén aprobar la propuesta que regula las medidas cautelares contra el Estado.

De esta manera, dio casi por hecho que podrán emitir el dictamen de esa iniciativa hoy en las comisiones de Legislación General y de Justicia, que se reunirán a las 9.30 y recibirán nuevamente a Alak y Alvarez. La oposición volverá a pegar el faltazo como estrategia para "no legitimar" el tratamiento exprés de los proyectos.

Política televisiva. El rechazo opositor a concurrir ayer al Senado fue calificado por el jefe de Gabinete, Juan Manuel Abal Medina, como "política televisiva".

"Esa es la política que no sirve, es televisiva, y estos dirigentes en lugar de representar los ciudadanos, se quedan haciéndole el caldo gordo a esos medios que les mandan a decir por sus editoriales qué tienen que hacer", afirmó Abal Medina durante un acto en la Rosada.

"Nadie les pide que estén de acuerdo, pero vayan y discutan", insistió el jefe de los ministros.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS