Edición Impresa

Piden que no cese la búsqueda de un rosarino perdido en España

Alexis Lucas, residente desde hace 9 años en Palma de Mallorca, fue arrastrado el jueves pasado por las olas en una gruta.

Martes 30 de Abril de 2013

"Por favor, sigan buscando a mi hermano, al menos unos días más", pidió ayer desesperada Natalia Lucas, la hermana de Alexis, un rosarino que el jueves pasado fue arrollado por el mar en un acantilado de Palma de Mallorca. La demanda tenía un motivo: el equipo de rescate español evaluaba suspender el rastrillaje.

Alexis tiene 31 años y hace nueve que vive en Europa. Se fue de Rosario en busca de mayores posibilidades laborales. El jueves pasado, junto a tres amigos y como en otras oportunidades, fue a visitar una cueva en un acantilado ubicado a unos 40 kilómetros de Palma de Mallorca.

Bajaron tranquilamente pero, al poco tiempo, se desató una furiosa tormenta que arrasó con el grupo. Pudieron rescatar a todos menos al rosarino, que desde entonces está desaparecido.

Ayer, la policía de Mallorca insinuó el final de la búsqueda, razón por la cual los familiares del rosarino amplificaron su reclamo para que continúen con la pesquisa.

Alexis nació en barrio Rucci y es ex alumno del Colegio Natividad del Señor. Y hace casi una década decidió irse a Europa en pos de mejores opciones laborales. Natalia contó a La Capital que su hermano trabajó de chef, aunque en realidad es un aficionado a la fotografía.

En Austria conoció a su novia y el verano pasado estuvieron en Rosario. De espíritu aventurero, Alexis viajó en auto desde el norte hasta el sur de la Argentina. Luego volvieron a Europa y ella regresó a su país para continuar con los estudios, mientras que él permaneció en Palma de Mallorca, donde estaba buscando trabajo.

El jueves, Alexis fue junto a Juan Pablo, Federico (también rosarino) y Andrea a dar un paseo a una ensenada llamada Cala Serena, en Felanitx, una localidad española de las Islas Baleares ubicada a 48 kilómetros de Palma.

Adriana, tía de Alexis, relató: "Los chicos conocían la zona porque habían ido otras veces. Además, es un lugar turístico que tiene una escalera para bajar".

Es más: también habían bajado otros días de lluvia, pero esta vez la tormenta fue más potente de lo esperado. "Dicen que había olas de 10 metros de alto y ráfagas de viento de hasta cien kilómetros por hora", agregó Adriana.

Según los diarios españoles, los jóvenes fueron arrojados contra las rocas y sufrieron heridas, mientras que a Alexis lo arrastró el mar.

Fue entonces cuando e puso en marcha un gran operativo de búsqueda en la zona, con patrullas por tierra, embarcaciones de Salvamento Marítimo y dos helicópteros.

El viernes continuó el rastreo desde los acantilados, aunque una leve mejoría de las condiciones meteorológicas permitió que por la tarde saliera una embarcación.

Pero el sábado el mar volvió a empeorar, con olas de hasta tres metros, por lo cual se esperó a que mejoraran las condiciones para buscar al desaparecido.

Los bomberos y la Guardia Civil bajaron a la cueva y la registraron de nuevo. Y llegaron a la conclusión de que era "prácticamente imposible que el cuerpo del desaparecido siguiera en la gruta". Una cavidad de diez metros de altura por unos catorce de largo, que desemboca en la costa.

En tanto, el padre y Mirna, otra hermana de Alexis, viajaron a España, donde ayer se enteraron de que querían suspender la búsqueda del rosarino.

"Tienen que seguir buscándolo", suplicó la tía. Y argumentó que el chico "sabe nadar y sobrevivir en esos lugares".

Natalia repitió casi las mismas palabras. Y agregó: "No queremos perder la esperanza de que mi hermano esté vivo".

En las redes sociales no faltan los mensajes de aliento para Alexis y su familia, que sigue repartida en Rosario y en España con un solo objetivo: continuar el operativo de rescate.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS