Edición Impresa

Palabras vomitadas

Cuando se escribe o se actúa desde el odio, lo que queda escrito o concretado es producto del odio. Ni más, ni menos. Esta introducción es para referirme a la hiriente, ofensiva e irrespetuosa nota que escribió Adrián Abonizio, y que se hizo pública este último lunes.

Miércoles 09 de Abril de 2014

Cuando se escribe o se actúa desde el odio, lo que queda escrito o concretado es producto del odio. Ni más, ni menos. Esta introducción es para referirme a la hiriente, ofensiva e irrespetuosa nota que escribió Adrián Abonizio, y que se hizo pública este último lunes. La nota, titulada “La casa caliente”, y publicada tras el clásico en un diario que no es La Capital, contiene una catarata de agravios hacia los hinchas, socios y simpatizantes de Newell’s, que nadie del mundo leproso se merece. Debería saber el señor Abonizio que antes, durante y después del clásico, la gran mayoría de la gente de bien, gente pensante, tanto de Ñuls como de Central, hizo lo imposible para que no se produjeran enfrentamientos ni desbordes. Incluyo en ese grupo, por ejemplo, a Lucas Bernardi y Heinze, por el lado de la lepra, y a Miguel Russo, del lado del canalla, cuando al finalizar el partido hizo ir rápidamente a sus jugadores hacia el vestuario para evitar cualquier tipo de confrontación. Esto debe comprenderse y valorarse en el contexto social en el que vivimos en nuestra ciudad, donde ante la mínima chispa se prende algún fuego. Esas conductas son de gente adulta, que no actúa a partir del odio sino desde la más absoluta racionalidad. A usted le sobra lo primero y carece de lo segundo. Y como si fuera poco lo ofensivo de su nota, ayer usted sale al aire por LT8, tratando de aclarar lo que ya no podía explicar. Y fíjese hasta dónde llega su soberbia y su odio, que tratando de tomar de tontos a los hinchas de Newell’s, dice: “Ahora, si una nota genera esto, voy a escribir un libro a ver si es best seller y puedo pagar la segunda cuota del auto”. Una nueva falta de respeto al pueblo leproso. Y ya que hablo del pueblo leproso, me pregunto por qué ningún directivo, ningún representante de Autoconvocados ha salido a repudiar sus palabras en forma pública por algún medio. Parece que nadie de ellos se siente integrante de este mundo tan maravilloso que es el rojinegro.

DNI 6.070.319

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario