Edición Impresa

Nuevas críticas de la oposición al cambio de servicio de recolección de residuos

El edil radical, Jorge Boasso consideró que “darle mayor plazo a Lime para la compra de equipos es modificar las condiciones de los pliegos, lo que es desigual e ilegal”.

Sábado 13 de Abril de 2013

La transición para poner en marcha el nuevo sistema de recolección de residuos tuvo un nuevo capítulo de acusaciones cruzadas entre concejales de la oposición y el secretario de Servicios Públicos, Pablo Seghezzo. El radical Jorge Boasso volvió a hablar de “privilegios” e “ilegalidad” al referirse a la adjudicación del servicio, un contrato de dos mil millones de pesos que fue otorgado en diciembre pasado a favor de las empresas Lime —que continuará en la zona sur— y a la Unión Transitoria de Empresas formada por Vega Engenharia Ambienta SA y Caputo SAICyF —que reemplazarán a Cliba en el norte—. Y su par del Partido Socialista Auténtico (PSA) Alberto Cortés cuestionó que sólo se haya firmado el contrato con una de las compañías.

   El titular de Servicios Públicos negó irregularidades y explicó que “para avanzar en la transición es lógico comenzar con el contrato de una empresa que es nueva (en referencia al consorcio Vega) y que debe prestar el servicio de cero”.

Acusaciones. Boasso consideró que “darle mayor plazo a Lime para la compra de equipos es modificar las condiciones de los pliegos, lo que es desigual e ilegal”.

   El radical volvió a referirse a las “relaciones carnales de la administración con las empresas”, y adelantó que elevará la denuncia al Tribunal de Cuentas.

   Su par del PSA también cuestionó que sólo se haya firmado el contrato con el consorcio Vega. Y apuntó al favoritismo hacia Lime al señalar que “la demora de la firma del contrato dilata la obligación del concesionario de reequiparse y aumentando aún más su rentabilidad”.

Transición. Tras asegurar que la licitación fue “responsable y transparente”, Seghezzo no ahorró críticas para el concejal radical.

   “Boasso está acostumbrado a criticar en busca de un rédito personal y no a gestionar, por eso sembró dudas durante todo el proceso de licitación que después él mismo aprobó ”.

   Desde lo operativo, explicó que “firmar con una empresa es una decisión logística por la magnitud de los cambios que representa el ingreso de una nueva compañía”, y detalló: “Debe coordinarse el traspaso de 550 trabajadores, 500 kilómetros de servicio de barrido diario y otros mil kilómetros de recolección, sólo en la zona norte de la ciudad”.

   Además, consideró que “la implementación del nuevo sistema en Lime, si bien implicará cambios, serán de menor magnitud” y respecto del favoritismo al que hicieron referencia los concejales, opinó que “en contratos de esta magnitud y compañías de esta magnitud hacer la inversión en cinco o siete meses, no cambia nada”.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS