Edición Impresa

Nuestro adiós a Eduardo Galeano

Se han cerrado los ojos de Eduardo Galeano, uno de los grandes cultores de la palabra en el idioma de lo cotidiano y lo coloquial, alcanzando inconmensurables dimensiones.

Miércoles 15 de Abril de 2015

Se han cerrado los ojos de Eduardo Galeano, uno de los grandes cultores de la palabra en el idioma de lo cotidiano y lo coloquial, alcanzando inconmensurables dimensiones. Dándole voz a los que nunca la tuvieron, los ninguneados por los poderosos. Eduardo Galeano, quien nos legó ese testimonio imperecedero, su libro "Las venas abiertas de América latina". Galeano, que escribió las crónicas del continente latinoamericano de los albores precolombinos hasta el siglo XX, al que llamó el siglo del viento y el fuego. Con Eduardo Galeno, aprendimos a leer las paredes recónditas de nuestras calles donde se estampan los gritos de rebeldía que los multimedia y los escuadrones suelen acallar, con él descubrimos las metamorfosis del mundo presente y los renacimientos de los antihéroes que nunca se transforman en cenizas y vuelven en los pueblos alzados por justicia. Libros de abrazos, alerta ecológico, incitación al socialismo y la libertad, reivindicación de jugadores de fútbol con conciencia humanitaria. Juegos de palabras con palabras que no son juego. Impertinencia contra la estulta solemnidad. Como decía Galeano, que dice Fernando Birri, la utopía sirve para ayudarnos a andar y enfrentar nuevos desafíos. Las palabras seguirán siendo, andando para alzar las voces, y para que al decir de Galeano "el mar de fueguitos que somos sea llamarada".

Carlos A. Solero

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario