Edición Impresa

Las palmeras de bulevar Rondeau

Casi todas las palmeras del bulevar Rondeau _que añora la imagen que le daban los eucaliptus_ están secas en la mayor parte de su constitución vegetal, y muchas ramas se encuentran esparcidas por el cantero configurando un pobre estado paisajístico.

Domingo 09 de Febrero de 2014

Casi todas las palmeras del bulevar Rondeau _que añora la imagen que le daban los eucaliptus_ están secas en la mayor parte de su constitución vegetal, y muchas ramas se encuentran esparcidas por el cantero configurando un pobre estado paisajístico. Por otra parte, las de la avenida Alberdi, si bien no se hallan en iguales condiciones, no lucen en su mejor forma; además, parece que no se hubiesen adaptado a ese hábitat urbano. Creo que deberían ser reemplazadas por jacarandaes, lapachos y aromos para que dentro de unos años, el importante tramo vial que corre desde el norte del municipio hasta el Cruce Alberdi, sea una colorida postal con el azul, rosado y amarillo. La trilogía de colores que esos árboles podrían brindarle a esa tradicional vía, la convertiría en un atractivo más para los turistas amantes de los bellos paisajes. Por añadidura, aportarían más sombra que las palmeras. Alguien podría plantear que en el tiempo de la floración el suelo del cantero y la calzada quedaría tapizado por las flores caídas. Es verdad, pero no todas las cosas son gratis en la naturaleza; y el tema de las flores en el suelo luego de haber cumplido un cíclico reinado, es el precio que hay que pagar por disfrutar la majestuosidad de esos ejemplares forestales. Las palmeras requieren poco riego, es cierto, pero aquí, la zona norte de Rosario no pudo ser el espejo de bellos bulevares españoles; y he leído que en otras avenidas europeas se están reemplazando palmeras afectadas por plagas. Tal vez convendría dejar esas plantas para otros ámbitos naturales como el hermoso palmar entrerriano de Colón (constituido por la especie yatay), y hacer de nuestro circuito vial norteño, una cálida y colorida expresión de la magnificencia arbórea.

Edgardo Urraco

Palabras que discriminan

Me sorprende la cantidad de “estados” que la gente publica en Facebook haciendo referencia a los delincuentes. Una cosa es pedir justicia, que se le dé a la gente lo que se merece, que haya educación para terminar con la inseguridad (palabra con la que tanto nos llenamos la boca los argentinos sin saber que es una de las tantas consecuencias que trae la falta de educación). Otra muy diferente es ser violento, discriminar, agredir verbalmente o insultar a la gente con terminologías no apropiadas e incitar a la violencia. Sé que la mayoría lo dice “en caliente”, en un estado de desmesura y enojo total, pero hay que tener cuidado con las palabras que se utilizan o se escogen. No busco pelea, no busco división ni hablar de posturas políticas ni nada de eso, sólo digo lo que se ve de afuera al leer ciertos comentarios. No sólo es hiriente, sino que a mí me hace mucho “ruido” y lamento ver cómo algunos todavía conservan ciertos términos discriminadores, y luego se empapan diciendo que creen en la unidad y la igualdad. A pensar un poco más, gente, antes de hablar.

Carla Rosso
DNI 34.144.282

Sugerencias para
el ministro Kicillof

Señor ministro Kicillof: podemos por inoperancia, por haber tenido una mala noche, también por no lograr el descanso merecido después de tanto trajinar durante el día como el plomero del Titanic, perdonarle semejantes yerros. Lo que no se le puede perdonar es que su costado lúdico lo ponga en práctica con nosotros “timbeando”. Su alquimia hará que en poco tiempo su plan se vaya a pique. Deje de lado su soberbia y rodéese de los que saben. Un buen empresario es aquel que aglutina a la gente brillante, incluso más que uno mismo. No se deje lisonjear, deseche los aduladores ocasionales, ellos a veces lo estimulan para que se caiga más rápido. Usted está embriagado con sus títulos y medallas, técnicamente es muy valioso, pero en la práctica, en la Argentina, no le sirve de nada. Convoque a una mesa de trabajo a los economistas, empresarios, al agro y también a los sindicalistas. Es mejor ser un buen escuchador que un mal orador, caso contrario nos llevará a una nueva debacle económica y financiera. Nosotros y la patria se lo demandamos ahora.

DNI 8.634.022

Mal estado de la autopista

Como usuario de la autopista Rosario-Córdoba, me cuesta creer que los funcionarios de Vialidad Nacional (si es que este ente existe) no tomen nota del deterioro del tramo Carcarañá-Rosario, especialmente el sentido hacia Rosario. Más teniendo en cuenta que es una de las más transitadas de Sudamérica y que por ese sector existen countries o barrios cerrados. Les informo que el asfalto está totalmente arruinado, muchos parches, numerosos pozos, no está señalizada ni demarcada y las banquinas, que no son tales, de noche o en días de lluvia son peligrosas. No soy ingeniero, pero aplicando el sentido común creo que hay que hacer la calzada de nuevo. Es más, se necesitaría un tercer carril. Por supuesto que la responsabilidad es de quien conduce y que no se respetan las velocidades (las velocidades máximas, “gracias”, especialmente en territorio santafesino; en el tramo de Córdoba hay controles y eso hace respetar la velocidad estipulada) o situaciones fortuitas, pero con la autopista así se acrecienta la posibilidad de accidentes, que se podrían prever si se realizaran los arreglos correspondientes. Y todo esto, querido lector de estas líneas, con “el costo del peaje” para transitar. Los argentinos siempre tan masoquistas pagando por servicios deficientes, porque en otros lares -y no vayamos al primer mundo, aquí nomás en Brasil o Uruguay- se paga pero el servicio es acorde y la concesionaria debe cumplir. Pero ya sabemos el eterno problema: es el control del Estado (también del ciudadano común), que es quien debe garantizar que se cumpla con los contratos establecidos. En casi 40 años nos llenaron de eslóganes, que somos potencia, que estamos condenados al éxito, que estamos en la puerta del primer mundo, que ganamos décadas, que no los voy a defraudar..., haciéndonos creer que estamos en los primeros lugares de la “tabla del mundo”. Pero, atención, en estos menesteres, miremos de “reojo”, porque estamos cerca del descenso.

Omar Grasso

De risas e ironías
a preocupación

El 25 de mayo de 2012, durante un multitudinario acto en Bariloche para celebrar los 202 años de la Revolución de Mayo, la presidenta Cristina Fernández se burló de un posible dólar a 10 pesos. Contó que en el año 2002, cuando se produjo el crack económico, un amigo de la familia le recomendó a su hijo Máximo que comprara dólares “porque se va a ir a 10 pesos”. Entre risas, la presidenta agregó: “No sé qué habrá hecho este amigo con aquel dólar comprado a $ 4,80 hace diez años. Él se equivocó porque le creyó a la letra de molde o lo que decían o a los rumores”. Un año después, el 8 de mayo de 2013, el dólar superó los 10 pesos en el mercado paralelo, casi duplicando su valor de $ 5,05 del 8 de mayo de 2012. Este salto del dólar paralelo ocurrió un día después de que la presidenta rechazara la posibilidad de una devaluación de la moneda local al señalar que los que quieren una medida de este tipo “van a tener que esperar a otro gobierno”. A mediados del año pasado el gobierno implementó una “tablita” de minidevaluaciones diarias previsibles hasta que, sorpresivamente, de un día para el otro, nos sacudió con una fuerte devaluación. Lo que para el gobierno eran risas e ironías en mayo de 2012 ahora es preocupación e incertidumbre de cómo le va a ir con las acciones encaradas por el equipo económico.

Carlos Alberto Parachú
DNI 6.012.558

Colectivo desastroso

El motivo de la presente es para contar el penoso viaje desde Mar del Plata a Rosario el dia 26 de enero pasado con la empresa Costera Criolla. El coche número 7.290 estaba en un estado deplorable, no sólo por los asientos rotos sino por la suciedad que tenía el mismo. La máquina de café chorreaba de mugre, el posavasos lleno de chicles, y sobre todo el baño, un asco. No dejaron que fuéramos al baño en ninguna parada ya que al preguntar a los choferes nos dijeron que sólo paraban para que suban o bajen pasajeros, y como si ésto fuera poco, al llegar a Rosario y sacar las valijas, éstas estaban todas mojadas por un problema en el aire acondicionado que tenía el micro. Toda la ropa, zapatos y zapatillas mojadas, y al hacer el reclamo en Rosario, dos choferes que estaban en la ventanilla se burlaron diciendo “¡Que pena! Póngalas a secar”. Considero que no es forma de dirigirse al pasajero, pagamos los pasajes, no son gratuitos; y ahora quién se hace responsable de la ropa desteñida, los zapatos. Si tienen que viajar, no lo hagan por esta empresa, un verdadero desastre.

DNI 13169420

También suceden cosas buenas

Así como todos los días nos enteramos de tantas nocticias feas (robos, muertes, abusos de todo tipo a nivel nacional y local), también es necesario dar cuenta de algunas cosas buenas que también pasan. El pasado domingo 12 de enero llevé a hacer ver a mi nietito al Hospital de Niños Víctor J. Vilela, aquejado de una infección muy grande y seria. Pude ver de primera mano la atención y dedicación de todo el personal de la guardia, los estudios vigentes, la utilización de aparatos, laboratorio, hasta que, como consecuencia del diagnóstico, lo llevaron a terapia intensiva. Si bien en todo ese tiempo mi asombro por lo que veía era mayúsculo, fue más grande a medida que el tiempo iba pasando y observaba el esfuerzo que ponían. Creía estar en otro país, en otro mundo. La dedicación enorme que todos ponían, desde el camillero, con su buen ánimo; la seguridad, con su respeto; la actitud de los enfermeros dándole a los chicos todas las explicaciones que hicieran falta sobre lo que estaban haciéndoles; los médicos dejando allí todo su esfuerzo y capacidad para que tengan un buen final. Conteniendo luego a la familia, calmando la angustia, respondiendo todas las preguntas, en un trabajo interdisciplinario que resulta evidente. Gracias a todo esto, mi nieto está hoy en una salita. Este es mi modo de decir gracias. Sé que es necesario, hay que ser agradecido, pero no es suficiente porque no me alcanzan las palabras para expresar mi admiración por todos ustedes y por ese magnífico hospital público.

Adriana J. Giannone
DNI 5.310.207

Propuestas
ante la inercia

Ante la inercia de las autoridades municipales, provinciales y nacionales, sugiero las siguientes medidas para todos aquellos que no piensan pero cobran suculentos sueldos y tienen asesores: las motos tienen que tener grabadas sus patentes con una altura de cinco centímetros, tal como tienen los autos en sus vidrios. De no cumplirse esa disposición debería ser incautada y aplicarse una multa de 500 litros de nafta. Además, una sola persona debería circular en ella. Sobre el tema armas, propongo que, luego de una amnistía de 30 días para entregar las armas al Renar, todo aquél que posea una, en caso de que sea de guerra, se le aplicaría una pena mínima de cinco años de prisión. No existiría la excarcelación mientras dure el proceso y sería un agravante cuando se encuentren armas con números limados o incautadas en un acto delictivo. Por último, en lugar de gastar dinero en espectáculos, utilizarlo para la construcción en Rosario de cuatro módulos con 400 plazas cada uno para desagotar las mazmorras de las comisarías y que la policía se ocupe de lo que le corresponde. El elogio de los delincuentes y narcotraficantes nos da la pauta del nivel de degradación al que hemos llegado, sin que los reponsables hagan algo para cambiarlo.

DNI 13.167.843
 

 

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS