Escándalo

La tormenta política desatada por Ponce Asahad llega hoy a la Legislatura

El presidente de la Cámara de Diputados, Miguel Lifschitz, convocó a los presidentes de bloque para informar sobre la situación. Desde el PJ pidieron "cautela" y "prudencia" y cuestionaron a la Justicia por la filtración de la declaración del ex fiscal

Miércoles 09 de Diciembre de 2020

El culebrón judicial que empezó a escribirse con la declaración judicial del ex fiscal Gustavo Ponce Asahad tendrá hoy su primer capítulo en la Legislatura. El presidente de la Cámara de Diputados de la provincia, Miguel Lifschitz, convocó al mediodía a los titulares de los bloques para intercambiar opiniones sobre un material delicado y formalmente reservado pero que viene circulando por redes sociales desde el fin de semana.

Cerca del ex gobernador dijeron a La Capital que en la reunión el presidente de la Cámara baja informará que el contenido de la declaración de Ponce Asahad ingresó el viernes a las 19 por la mesa de entrada de la delegación Santa Fe y que se envió una carta a la jueza Eleonora Verón consultándole qué se puede hacer con el video.

En función de lo que conteste la jueza se decidirá qué se hace con el material. Una posibilidad es entregar el video completo —el fiscal destituido declaró durante tres horas— o bien desgrabarlo con el cuerpo de taquígrafos del cuerpo legislativo.

Por ahora, en el Frente Progresista evitan las declaraciones públicas sobre un tema urticante. Más, cuando se espera que hoy el senador Armando Traferri —el principal dirigente salpicado por la denuncia de Ponce Asahad— presente un escrito en la Justicia y que mañana y el viernes los fiscales de la causa den nuevos pasos procesales.

El diputado provincial Joaquín Blanco, presidente del bloque del PS-Frente Progresista y de la comisión de seguimiento de la investigación sobre la participación de Ponce Asahad y el ex fiscal regional de Rosario Patricio Serjal en distintos delitos, evalúa convocar a este espacio legislativo el próximo viernes, ya con un escenario judicial algo más claro.

Lo cierto es que más allá del devenir de la causa las graves acusaciones de Ponce Asahad —entre otras cosas, que Traferri es el articulador de una estructura vinculada al juego clandestino y con ramificaciones en las instituciones— se da un momento particularmente tenso en el oficialismo, no sólo entre la Casa Gris y los senadores peronistas, sino también al interior del propio bloque.

El que le agregó picante a la jornada es el ministro de Seguridad, Marcelo Saín, quien retuiteó un tweet del dirigente radical Eugenio Malaponte, en el que aparecen sonrientes el antecesor de Omar Perotti y el senador sanlorencino, y que lleva un texto más que cáustico hacia las gestiones del Frente Progresista y el dirigente peronista.   

Por el contrario, el presidente del bloque del PJ en Diputados, Leandro Busatto, pidió cautela. “Está claro que lo que está ocurriendo tiene una repercusión enorme, pero hay que tener mucha prudencia, dejar que las cosas vayan transcurriendo por los carriles institucionales que corresponden”, pidió el legislador.

Desde los otros espacios con representación legislativa reclamaron que se distribuya el material.

“Nuestra posición es que la justicia debe actuar hasta las últimas consecuencias ante la gravedad de las declaraciones —sostuvo la presidenta del bloque de Igualdad, Agustina Donnet—. Todo debe tener la máxima publicidad y transparencia de cara a la sociedad”.

El presidente del bloque Frente Social y Popular-Ciudad Futura, Carlos del Frade, dijo que es fundamental que hablen por los actores políticos involucrados porque si no “avanza la antipolítica y se multiplican las semillas del fascismo”. Y agregó: “No todos los sectores políticos estamos involucrados pero estas denuncias ensucian a la mayoría si no hablan los directamente mencionados por Ponce Asahad. La sesión conjunta del jueves es una gran posibilidad”.

En el otro extremo del espectro político la mirada es similar. “Se debe distribuir el material para que todos tengan acceso —sostuvo el titular del bloque de Juntos por el Cambio, Julián Galdeano—. Después, por un lado, ponerse a disposición de la jueza para la información que ella requiera, y por el otro, plantearle que los avances probatorios que pudieran existir y que tengan relevancia institucional nos sean comunicados”.

El titular del bloque Somos Vida y Familia, Nicolás Mayoraz, calificó el caso como “muy grave”. Y añadió: “Que se hagan todas las investigaciones que sean necesarias, y que la jueza y los fiscales tengan todo el apoyo y recursos para que se investigue a quien sea”.

Malestar generalizado en el Senado

La declaración del ex fiscal Gustavo Ponce Asahad acentuó las diferencias al interior del bloque peronista en el Senado pero paradójicamente puso en el freezer una inminente ruptura.

“Nuestras diferencias no vienen de ahora, pero hay que esperar —dijo a este diario uno de los legisladores leales al gobernador Omar Perotti—. Ponce Asahad es un bandido y la Justicia tendrá que probar lo que dice, pero si lo hace tendrá que pagar el que sea responsable”.

Hoy a la tarde en Santa Fe habrá una reunión clave del bloque del PJ en la Cámara alta, que por ahora mantiene sus doce integrantes. Su presidente y principal salpicado por los dichos de Ponce Asahad, Armando Traferri, ya hizo saber que no piensa dejar su banca.

En el grupo de legisladores cercanos a Perotti advirtieron que las diferencias estuvieron durante todo el año, pero que las leyes que interpretan como ataques directos al ministro Sain y el presupuesto fueron el quiebre. Igual, señalaron: “No es el momento de presentar la nota y anunciar un nuevo bloque, no sería un buen gesto”.

De todos modos, otro legislador de este grupo advirtió que la posibilidad de ruptura “está latente”. “Quizás se esperó demasiado pensando en que había que votar el presupuesto, y que ya se terminaban las sesiones ordinarias”, se lamentó. En este sector los cálculos son optimistas: creen que si se concreta la ruptura podrían armar un bloque con seis senadores, la mitad del actual.

Sin embargo, en el bloque del PJ no sólo hay bronca con los propios sino también con la oposición y la Justicia. “Cómo puede ser que si esto funciona hace tres años nadie lo haya controlado; Traferri, (el senador Felipe) Michlig y Lifschitz eran socios en las votaciones pero nadie conocía nada —cuestionó el senador peronista—. Por otro lado, la jueza mandó el video a Diputados y no a Senadores, es un hecho grave”.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS