Edición Impresa

"La metió en el lavarropas y le pegó, pero ella tiene un angelito que la cuida"

Desgarrador relato de la madre de la beba de un año y medio que sobrevivió a la golpiza de su padre en el partido bonaerense de Quilmes. La pequeña "está evolucionando bien".

Martes 22 de Julio de 2014

La madre de la beba de un año y medio que fue introducida dentro de un lavarropas por su padre porque lloraba mucho, aseguró ayer que su hija "está evolucionando bien" pero que "no ve bien de un ojo" y dijo que el hombre le pegó a la niña golpes, patadas y palazos y que su beba "tiene un angelito que la cuida" porque pudo soportar la golpiza.

"Está evolucionando bien, ahora está mucho mejor. Del ojo derecho no está viendo bien. La semana que viene le van a hacer otro fondo de ojo para ver si mejora. Igual me dijeron que van a hacer todo lo posible para que pueda ver bien", dijo la mujer —su identidad se mantiene en reserva para preservar a la niña—.

La mujer hizo declaraciones a la prensa ayer en la puerta del Hospital Garrahan, en la Capital Federal, donde su beba permanece internada en una sala común.

Respecto al hecho que ocurrió el viernes a la madrugada en una casa del partido bonaerense de Quilmes, la mujer dijo que todo comenzó cuando su hija se puso a llorar.

"No hubo ninguna pelea previa entre nosotros, sólo que mi beba comenzó a llorar y él se enfureció", explicó la mujer y agregó que su marido fue hasta la habitación de la nena, la agarró del pelo y del cuello y después la dio vuelta y la sostuvo de los tobillos "con la cabeza para abajo".

"Metió muchas veces de cabeza a la nena dentro del lavarropas" y aclaró que el lavarropas no estaba en funcionamiento, sino que tenía solamente agua.

"El lavarropas no estaba en funcionamiento, estaba lleno de agua y la metió muchas veces de cabeza, hasta que yo se la saqué", agregó la mujer y aclaró que "de todas formas, la cuestión es que la ahogó, la trató como a un perro".

"Después fueron golpes y patadas, a ella y a mí. Tengo todo el cuerpo marcado, incluso hoy voy al médico para que me pueda ver la cabeza porque tengo tres puntos de un lado y un punto del otro", comentó.

La mujer explicó que, al ver lo que el hombre estaba haciendo con su hija, ella corrió hasta el lavarropas y logró rescatarla, pero eso hizo que su marido se enfureciera aún más.

"Después de que se la saqué, él le pegaba a la beba cada vez que pasaba al lado. Como estaba bañada en sangre, si ella se caía justo arriba de la ropa de él, la revoleaba de nuevo contra una pared", recordó. "No puedo entender cómo una persona puede hacerle eso a su propia hija. Que me lo haga a mí es una cosa, yo soy adulta y una puede soportarlo, pero a su propia hija no. La trataba como a un perro. Me decía «mirá como quedó esa gila»", agregó la mujer, quien aún tiene un ojo negro como consecuencia de la golpiza que recibió.

Desnuda por la calle. La mujer contó que en un momento de descuido de su marido, ella agarró a su hija y salió desnuda corriendo por la calle para pedir ayuda.

"Salí sola desde la casa, corrí dos cuadras desnuda con la nena a upa, asustada, había gente en la calle pero yo no quería parar por el susto. Hasta que llegué a la casa de un amigo que se llama Leo y me asistió la mujer de él", recordó.

"Todavía no puedo creer que ella haya aguantado lo que aguantó. Me la imaginaba toda fracturada por los golpes, pero yo no la podía revisar porque estaba corriendo. Tenía la cabeza llena de sangre. Es un milagro, tiene un angelito que la cuida".

Por el caso, el hombre, de 33 años y cuya identidad se preserva para no revictimizar a la niña, fue detenido horas después y quedó acusado del delito de "tentativa de homicidio, lesiones y amenazas". Declaró que no recordaba nada.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS