Edición Impresa

"Humores que matan", de Woody Allen, se presentó a sala llena en el Astengo con Soledad Silveyra

Las relaciones de pareja que parecen brillar en un principio, terminan siendo devastadas por el paso del tiempo, la rutina mortal y el constante flirteo de los protagonistas, en busca de su ego extraviado.

Martes 21 de Mayo de 2013

Las relaciones de pareja que parecen brillar en un principio, terminan siendo devastadas por el paso del tiempo, la rutina mortal y el constante flirteo de los protagonistas, en busca de su ego extraviado. Esto es lo que sucede en "Humores que matan", la comedia escrita por Woody Allen que se presentó a sala llena el sábado en el Fundación Astengo, protagonizada por Soledad Silveyra, María Valenzuela, Edgardo Moreira, Gonzalo Urtizberea y Juana Schindler. Allí reinaron los enredos de parejas en crisis, siempre enfocados desde el humor y el sarcasmo, sellos inconfundibles de su autor. El inteligente guión versionado por Fernando Masllorens y Federico González Del Pino y la escenografía que recrea los magnos edificos de Nueva York deleitaron al público que aplaudió de pie.

Para Sam (Moreira) la infidelidad es la única salida posible para librarse del matrimonio que lo tiene preso desde hace doce años. Phyllis (Silveyra) no puede aceptar que durante tanto tiempo castró a su marido, opacándolo frente a su éxito que la posiciona como la mejor psiquiatra de Nueva York. La castración que sufre un hombre cuando la mujer lo supera en el ámbito profesional y su inevitable infidelidad a causa de eso, es el eje principal de "Humores que matan".

La historia comienza cuando Carol (Valenzuela) acude al llamado urgente de su perturbada amiga Phyllis, quien está acompañada por su único amigo fiel, el vodka, y acaba de ser abandonada por su marido Sam por "problemas de incomunicación verbal y sexo inexistente". Phyllis intenta investigar quién es la tercera en discordia, en una brillante actuación en la que Silveyra efectúa a una psiquiatra mordaz, inteligente y autoritaria. Carol también está en crisis con su marido Haward, un maníaco depresivo interpretado por el excelentísimo Urtizberea. Pero resulta que detrás de la supuesta "amante", hay una cuarta en discordia, se trata de Juliet, encarnada por la joven y talentosa actriz Juana Schindler. Una obra que pone al descubierto la hipocresía que reina en las relaciones, donde las apariencias engañan y el matrimonio parece ser "la muerte de la esperanza". Este texto fue escrito por Allen en la misma época en la que el mundo se escandalizaba al verlo terminar con su pareja con Mia Farrow para comenzar una vida junto a Soon Yi, la hija adoptiva de ambos. ¿Será que los hombres mayores buscan la juventud perdida en las veinteañeras?. ¿El que se va sin que lo echen vuelve sin que lo llamen?. Algunos de los cientos de interrogantes que plantea esta brillante comedia.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS