Edición Impresa

Hallaron una huella dactilar de los secuestradores de Segundo Tevez

Los peritos encontraron el rastro en uno de los vehículos. Ayer apareció la camioneta Dodge Journey del papá del futbolista.

Jueves 31 de Julio de 2014

Una huella dactilar fue encontrada por los peritos en uno de los vehículos que fueron analizados por la Policía Científica y será cotejada para tratar de dar con los captores del padre del futbolista Carlos Tevez, mientras que continúa la búsqueda de los delincuentes.

La huella que se encontró tras las pericias realizadas a los vehículos que se utilizaron durante el secuestro de Raimundo Segundo Tevez (52) será cotejada con el registro de huellas de las personas que se encuentran privadas de su libertad en las cárceles de todo el país y con la del registro de todas las personas que se hicieron el nuevo Documento Nacional de Identidad.

La camioneta Dodge Journey color negro del padre de Tevez, apareció cerca del barrio Ejército de los Andes, conocido como Fuerte Apache, durante la madrugada de ayer y el auto Volkswagen Passat blanco en el que iban los secuestradores fue encontrado el mismo martes a la tarde abandonado en la localidad de Ciudad Jardín, del partido de Tres de Febrero.

Fuentes judiciales informaron que el sumario no le llegó aún al fiscal federal Federico Delgado que está a cargo de la investigación.

Tampoco le acercaron los videos de las cámaras de seguridad del municipio de Morón, las llamadas extorsivas que realizaron los secuestradores a la familia, ni la grabación de la denuncia de secuestro realizada al 911.

Ayer trascendió de fuentes judiciales que el juez federal Claudio Bonadío podría plantear la incompetencia en el caso, ya que el secuestro extorsivo ocurrió en jurisdicción de la provincia de Buenos Aires, a pesar de que la denuncia la realizó un familiar de Tevez, al 911, y recayó en una comisaría de Capital Federal.

Tevez fue secuestrado el martes a la mañana en la localidad de Ciudad Jardín, en Palomar Este, y liberado siete horas más tarde cerca de Fuerte Apache.

Tras el pago de una importante suma de dinero —cuyo monto no fue confirmado pero trascendió que fueron 400 mil pesos— el hombre fue liberado y desde ese momento se busca a los responsables del hecho que hasta la noche de ayer no fueron encontrados.

El martes a la tarde el padre del futbolista declaró ante personal policial de la División Antisecuestros de la Policía Federal y no ante la fiscalía como había trascendido. El fiscal Delgado estará a cargo de la investigación hasta mañana que es el día en el que el fiscal federal Carlos Stornelli se reincorporará a sus actividades y quedará a cargo del expediente.

Al margen, los investigadores realizaron ayer en Fuerte Apache un par de operativos para lograr algunas pistas.

El esclarecimiento del caso implica un desafío para los jefes de las fuerzas policiales bonaerense y federal, que tienen como superiores políticos al gobernador Daniel Scioli y al secretario de Seguridad de la Nación, Sergio Berni.

Berni convocó a los investigadores de Antisecuestros de la Policía Federal y conformó un grupo de expertos para activar el protocolo que se sigue en este tipo de casos.

El caso, que se inició como un robo automotor y luego se convirtió en un secuestro extorsivo cuando los delincuentes descubrieron quién era la víctima, fue "al voleo", según la consideración del gobernador bonaerense, Daniel Scioli.

Fiscal. El fiscal Delgado ayer consideró necesaria la creación de "protocolos" para que el accionar de los medios de comunicación no interfiera en la investigación de estos casos, especialmente cuando todavía están en proceso, con el fin de evitar riesgos en la vida de las víctimas.

Federico Delgado envió un escrito a la procuradora general de la Nación, Alejandra Gils Carbó, en el que narró que el martes, "con el hecho en pleno desarrollo, la fiscalía se enteraba de las novedades a través de los medios masivos de comunicación".

"La liberación de la víctima, los videos que documentaban el inicio del acontecimiento, las negociaciones y todo ese tipo de contingencias llegaron tarde a la administración de justicia", explicó el fiscal, quien reconoció no obstante que "esto en sí mismo no es un problema".

"Los medios se nutren de información relacionada con los asuntos públicos y la comunican. Perfecto. Es parte del juego. Es más, en algunos casos, como en los hechos de corrupción, van más allá y no solo extraen sino que alimentan al sistema judicial. Fantástico", reflexionó.

Pero advirtió que "en ciertos sucesos pone en riesgo la vida de la víctima".

Improbable

Una fuente judicial especuló anoche que habrá que ver si "el rastro detectado realmente sirve". El funcionario explicó, en esa dirección, que el cotejo de una huella dactilar "no siempre sale bien para esclarecer un caso, porque no todas las huellas están cargadas en una computadora; sólo la de los presos y de los ciudadanos que renovaron el DNI".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario