Edición Impresa

Grammy: Los robots de Daft Punk se dieron el gusto de ganar el álbum del año

El dúo francés copó la velada en las distinciones más prestigiosas de la industria musical. El gramófono fue por “Random Access Memories”. Paul McCartney y Ringo Starr tocaron a dúo en un set conmovedor.  

Martes 28 de Enero de 2014

El dúo francés de música electrónica Daft Punk y la adolescente neozelandesa Lorde se llevaron en la madrugada del lunes los principales premios Grammy, en una noche que quedará en la memoria por su reconocimiento al matrimonio igualitario y por actuaciones poco comunes como la de Paul McCartney y Ringo Starr, en un set inolvidable para los fans de los Beatles.

Daft Punk se consagró con un doble triunfo, llevándose los premios al álbum del año por “Random Access Memories” y a la mejor canción por “Get Lucky”, en la que colaboraron con Pharrell Williams y Nile Rodgers.

“Cuando yo bebía hace unos años, solía imaginar cosas terroríficas que no estaban presentes. Luego me volví sobrio y dos robots me llamaron y me pidieron hacer un álbum”, bromeó Williams, en alusión al look llamativo de las figuras del dúo, que jamás se sacaron los cascos durante la celebración.

Formado a comienzos de los 90 por los pinchadiscos franceses Thomas Bangalter y Guy-Manuel de Homem-Christo, Daft Punk es una banda pionera del fenómeno de la música electrónica bailable que recientemente arrasó en la corriente dominante de la industria musical estadounidense.

La novata Lorde, una cantante de 17 años de Nueva Zelanda, se llevó otra de las codiciadas categorías con el Grammy, la canción del año, por “Royals” y compartió el premio al mejor compositor con Joel Little. Lorde sorprendió al imponerse en una categoría en la que competían temas como “Roar”, de Katy Perry; “Locked Out of Heaven”, de Bruno Mars -quien ganó como mejor álbum vocal pop por “Unorthodox Jukebox”- y “Just Give Me a Reason”, interpretada por Pink y Nate Ruess. Lorde, que se lució en su interpretación en vivo en la ceremonia, también fue premiada como mejor actuación pop en solitario.

El flamante dúo de rap Macklemore & Ryan Lewis se alzó con un Grammy al mejor grupo revelación. En la entrega de algunos premios antes de que comenzara la transmisión desde el Staples Center en Los Angeles, el dúo arrasó con las categorías de rap: mejor álbum de rap, canción e interpretación.

La noche fue inolvidable para Macklemore & Ryan Lewis, que surgieron de la escena musical independiente para dominar la lista de éxitos populares con canciones como “Thrift Shop” y “Same Love”, un homenaje a la igualdad de las uniones entre parejas y los derechos gay.

“Antes de que hubiera ningún medio, antes de que hubiera cualquier moda en torno a nosotros, antes de que hubiera una historia, estaban nuestros fans y se propagó orgánicamente a través de ellos”, dijo Macklemore, cuyo nombre real es Ben Haggerty, al aceptar el premio para el dúo.

Siguiendo con la tendencia de reconocer a los debutantes, Kacey Musgraves se llevó el premio al mejor álbum country con “Same Trailer Different Park”. Los veteranos también tuvieron lo suyo, ya que Led Zeppelin se alzó con el gramófono al mejor álbum de rock por “Celebration Day”.

Pero la entrega 56 de los Grammy, el mayor galardón de la industria otorgado por la Academia Nacional de Artes y Ciencias de la Grabación en 82 categorías, podría ser recordado más por sus actuaciones y momentos espontáneos que por los premios en sí.

Entre los hechos atípicos, por primera vez en los Grammy o en cualquier gran premiación en Estados Unidos, 33 parejas del mismo sexo y heterosexuales se casaron en vivo en una ceremonia presidida por la cantante Queen Latifah, al son del himno por los derechos gay “Same Love” de Macklemore & Ryan Lewis. Madonna concluyó la ceremonia en un traje blanco y con un sombrero de vaquero cantando “Open Your Heart”.

La glamorosa cita de la industria musical contó con los dos Beatles vivos, Paul McCartney y Ringo Starr, cuyo inusual show coincidió con el 50º aniversario del debut de banda británica en la televisión estadounidense.

Con McCartney en el piano y Starr en la batería, el dúo tocó una canción nueva llamada “Queenie Eye”, incluida en “New”, último álbum solista de Paul, y eludieron el lugar común de tocar un éxito de los Cuatro de Liverpool. Fue la cuarta vez que tocaron juntos en el escenario desde el concierto del 2002 en honor a George Harrison.

La viuda de John Lennon, Yoko Ono, y su hijo Sean Lennon, de asombroso parecido a su padre, disfrutaron del show y fueron varias veces registrados por las cámaras de TNT, que transmitió en vivo el evento, en una emisión excelente, y con un alto nivel de cuidado estético y de producción.

McCartney, de 71 años, y ex miembros de la banda de grunge Nirvana, incluyendo al líder de Foo Fighters Dave Grohl, ganaron un premio a la mejor canción de rock por “Cut Me Some Slack”. “Fue mágico para mí tocar con estos chicos”, dijo McCartney, y agregó: “Me hallé en medio de una reunión de Nirvana y estaba muy feliz”.

A pocos minutos de iniciado el show de tres horas y media, Beyonce y su marido rapero, Jay Z, cantaron “Drunk in Love”, su primer aparición en el escenario después del sorpresivo lanzamiento en diciembre del álbum de la bella intérprete morena.

Pharrell Williams ganó el premio como productor musical del año por su trabajo con artistas como Robin Thicke, Jay Z y Jennifer Hudson. La primera hora fue dominada por actuaciones más íntimas de John Legend, Taylor Swift, Lorde y Keith Urban y Gary Clark Jr., en donde se lucieron las voces y las melodías de los artistas.

Draco Rosa, el crédito latino

Draco Rosa, quien continúa con su lucha contra el cáncer, ganó su primer Grammy en una ceremonia en la que La Santa Cecilia y Paquito D’Rivera también fueron galardonados. El ex Menudo obtuvo el premio al álbum pop latino por “Vida”, donde colabora con Juanes, Maná, Ricky Martin, Juan Luis Guerra, Rubén Blades y Shakira. El disco también ganó el Latin Grammy al álbum del año en 2013.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS