Edición Impresa

Falleció una de las piezas clave en la ruta de la efedrina

El empresario Luis Tarzia, sindicado como nexo entre Sebastián Forza y los narcos mexicanos en la ruta de la efedrina, murió ayer en una clínica porteña, adonde había sido derivado hace dos días desde el penal de Marcos Paz.

Viernes 02 de Enero de 2009

Buenos Aires. — El empresario Luis Tarzia, sindicado como nexo entre Sebastián Forza y los narcos mexicanos en la ruta de la efedrina, murió ayer en una clínica porteña, adonde había sido derivado hace dos días desde el penal de Marcos Paz.

Tarzia, de 63 años, fue internado, al parecer, debido a un edema pulmonar. "Arrastraba un problema de diabetes y renal que se agravó con la detención. La falta de atención médica generó este desenlace", dijo su abogado, Francisco Chiarelli.

Chiarelli dijo que había presentado pedidos para que Tarzia cumpliera la detención en su domicilio o en algún lugar donde pudiera ser atendido, pero todas las solicitudes fueron rechazadas por el juez federal de Campana Federico Faggionato Márquez.

Faggionato afirmó ayer a la tarde que era falso que se hubiera rechazado esa solicitud y aseguró que el detenido "se había negado a ser trasladado y se debió ordenar un traslado compulsivo" al hospital de Marcos Paz y luego a la clínica en que murió. El juez dijo que el abogado de Tarzia "no leyó el legajo de salud (del detenido), que tiene 55 fojas".

La captura. Tarzia había sido detenido el 18 de julio durante un allanamiento a un laboratorio clandestino en Ingeniero Maschwitz, donde fueron apresadas también nueve personas de nacionalidad mexicana. El líder del grupo es Jesús Martínez Espinosa, cuyo abogado también es Chiarelli.

Tarzia vinculó a los mexicanos con el empresario farmacéutico Sebastián Forza, uno de los tres hombres asesinados en el triple crimen de General Rodríguez.

En la causa que lleva adelante Faggionato Márquez, Tarzia se describió como "consignatario de campos" y, al prestar declaración indagatoria, dijo que estaba "de casualidad" en la casa de Ingeniero Maschwitz. Pese a su defensa, Tarzia tenía un procesamiento confirmado por la Cámara Federal de San Martín por los delitos de tenencia, trafico, comercialización y elaboración de estupefacientes.

Días después del allanamiento al laboratorio, que se produjo luego de un llamado anónimo "de un vecino", en General Rodríguez fueron encontrados acribillados Sebastián Forza, Damián Ferrón y Leopoldo Bina, en apariencia por una disputa a raíz de quién se quedaba con el negocio de provisión de efedrina a los mexicanos, o por la venta de una carga adulterada de esa sustancia.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS