Edición Impresa

Escuchas reveladoras del modo en que policías amparaban a narcos

Se captaron hace no más de 50 días y muestran cómo les avisaban sobre allanamientos. Hay 12 dependencias en la mira.  

Miércoles 26 de Junio de 2013

Los indicios contundentes del amparo policial a la asociación ilícita conformada por al menos tres grupos narcocriminales que son investigados por el juez Juan Carlos Vienna determinarán detenciones inminentes de agentes de la Unidad Regional II. Las escuchas a teléfonos develan una estructura de protección en la cual aparecen uniformados en contacto con miembros de las redes delictivas para procurarles un accionar impune. Estas comunicaciones, captadas hace no más de 50 días, descubren las conexiones que individuos con pedido de captura mantienen con personal de por lo menos una docena de dependencias policiales locales. Entre ellas se cuentan cinco secciones de la Agrupación Unidades Especiales, una de la Agrupación Cuerpos, el área de Inteligencia de la ex Drogas Peligrosas y cinco comisarías de Rosario que pertenecen a la Agrupación Orden Público.

Las escuchas transparentan los avisos que desde diversos sectores policiales se daban a los grupos delictivos cuando estaban a punto de ser allanados. La identificación estricta de los dueños o usuarios de las líneas usadas para esos fines dependen de pericias telefónicas aún en proceso. Pero los nombres de algunos de los sospechados se reiteran en las desgrabaciones. Esas regularidades, añadidas a otros indicios lógicos, originó múltiples pedidos de captura, mayormente de civiles. Pero también habrá de policías.

El aviso. El siguiente es un fragmento de una conversación mantenida por dos voces masculinas, detectada el 9 de mayo pasado, e incorporada en el expediente que tramita el juez Vienna y al que tuvo acceso este diario. 1) "Amigo, te dijeron que mañana hay quince...de Investigaciones". 2) "No, ¿que hay quince de qué?" 1) "De ahí, de la Unidad Regional Dos, boludo, quince allanamientos". 2) "Listoooo". 1) "Bueno, yo recién me enteré, por eso te aviso, mañana a las siete dicen que se juntan todos". 2) "Listo, dale". 1) "Nos vemos".

Luego se verifica que el día posterior a esa llamada hubo acciones policiales (allanamientos) contra blancos de criminalidad que, según estiman fuentes de la causa, estaban en sobreaviso.

Estas escuchas telefónicas que sustentan los operativos contra las redes ilícitas, entre ellas la llamada banda de Los Monos que tiene su asiento en los barrios 17 de Agosto y Las Flores, ya ocasionaron la captura de dos policías que integraban una brigada operativa de la Secretaría de Delitos Complejos y a la vez pasaban información a los narcos: el comisario inspector Gustavo "Gula Gula" Pereyra y el sargento Juan "Chavo" Maciel.

En las desgrabaciones que nutren las 2.800 fojas que contiene el expediente hay contactos reiterados entre el teléfono de alguien mencionado como "Chavo" y aparatos usados por individuos con pedido de captura en los que predomina Ramón Machuca, más conocido como "Monchi" Cantero, quien es hermano de crianza de Máximo "Guille" Cantero y Claudio "Pájaro" Cantero. El primero está detenido desde el viernes, cuando se presentó por sus medios en Jefatura, acusado de ser organizador de la asociación ilícita investigada. El segundo, asesinado el 26 de mayo pasado en Villa Gobernador Gálvez, era considerado el líder de Los Monos.

En una de esas charlas el "Chavo" le explica a su interlocutor "Monchi" quiénes son algunos de los integrantes de la División Judicial que desde marzo pasado está detrás de las redes criminales que investiga el juez Juan Carlos Vienna. (ver aparte)

Gente de confianza. En otro intercambio telefónico del 18 de mayo pasado, aparentemente entre un efectivo de la policía federal y un miembro de las bandas, este último define a Maciel o "Chavo" como "alguien de confianza, así como vos, decile que hable tranquilo, no te vende humo ni nada, es piola el loco, aparte responde".

El diálogo sigue así: 1) "Che escuchame, ¿para quién la junta?" 2) "Para el Gula y con Comando también habla". Cualquier cosa si querés que te dé una mano con el muchacho yo te lo hablo y no pasa nada" 1) (...) No lo conozco personalmente, pero bueno, ni sé donde está. 2) "En Complejos". Este diálogo fue captado doce días antes de la detención de Maciel en la sede de Delitos Complejos.

Otro diálogo captado, también de una escucha fechada el 9 de mayo, contiene otra referencia sobre el allanamiento inminente a sus destinatarios. 1) "¿Qué onda mañana, no trabajan?" 2) "Sí, arrancamos a las seis. Hay como doce órdenes". 1) "Ah listo, ¿pero para el lado de nosotros no?". 2) "Tablada, para el lado de allá hay en una gomería, no sé si te ubicas, pero esa es el sábado". 1) "Aaah, listo, listo". 2) "Igual si yo veo que encaran para aquel lado yo te aviso viste". 1) "Listo dale".

Todas estas escuchas forman parte del expediente originado por el homicidio de Martín Fantasma Paz el 8 de septiembre pasado en Entre Ríos y 27 de Febrero. Ese hecho derivó en la investigacíon de una red implicada en homicidios por encargo, amenazas, lesiones graves,acopio de armas y otros delitos conectados con narcotráfico.

"Se lo voy a mandar cerrar"

En comunicaciones radiales en las que habla, “Monchi” refiere a su interlocutor “Gabi” que pasará una dirección exacta y una calle. En otro contacto le pasa esta dirección: “Conscripto Bernardi 6374”. Y uno más agrega. “Está cerca del mio, se lo voy a mandar a cerrar”. Se presume la referencia a un bunker.

Un día después de estas escuchas, el pasado 16 de mayo, el frente de se domicilio fue acribillado con al menos veinte balazos por uno o más sicarios. Como resultado de esa acción una adolescente de 14 años, Lourdes Cantero (sin parentesco con la familia investigada), murió asesinada.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS