Edición Impresa

Escándalo por más de 200 denuncias de abuso sexual en colegios chilenos

Los casos se duplican en los colegios de los barrios de más alto poder adquisitivo. Una organización de víctimas llama a romper el silencio. El gobierno aplicará el plan Escuela Segura.

Viernes 03 de Agosto de 2012

Más de 200 casos de denuncias por abuso sexual a niños, niñas y adolescentes en colegios católicos de distintas ciudades alarman a la población chilena.

En las últimas semanas se duplicaron las denuncias en diferentes colegios de barrios de alto poder adquisitivo en Santiago de Chile.

Algunas de los últimas tuvieron lugar en la comuna de Maipú, donde fueron presentadas al menos 40 denuncias de padres de preescolares contra dos maestras. Pero, según la fiscalía chilena, ya son 127 los colegios investigados por denuncias de presuntos delitos sexuales en la Región Metropolitana.

La Fiscalía había anunciado el 20 de julio que investigaba 59 centros educativos en la capital chilena, y que las denuncias por abusos sexuales a chicas y chicos menores de 14 años aumentaron a nivel nacional un 22 por ciento durante el primer semestre de este año. Y los casos no dejan de aflorar.

Ayer, en el exclusivo Colegio Cumbres, en uno de los barrios más ricos de la capital chilena, fue denunciado un sacerdote irlandés, acusado de abusar a una niña. La Fiscalía inició las indagaciones del caso, mientras que la Iglesia Católica anunció una investigación, el sacerdote se declaró inocente (ver aparte).

En tanto, en una ceremonia realizada en un colegio de San Bernardo, el presidente chileno Sebastián Piñera presentó anteayer el Plan Escuela Segura, que incluye una fiscalización intensiva y la posibilidad de impartir, desde el primer curso de la enseñanza básica, material para la prevención del abuso sexual. El mandatario también pidió no caer en una psicosis.

También se anunció la creación de un registro nacional de pederastas y serán endurecidas las penas. Se pretende mejorar el sistema para que los chicos afectados puedan presentar su testimonio una sola vez.

"Contra el silencio". José Andrés Murillo, con otros tres compañeros, abrió el camino de denuncias contra Fernando Karadima, párroco titular del exclusivo barrio de Santiago, El Bosque, y cercano al colegio Verbo Divino

Indicó que "existe una realidad bastante extendida en nuestro país" y estima que el surgimiento de estos casos es positivo para crecer como sociedad.

Murillo lidera el trabajo de la organización Fundación para la Confianza y estima que se debe fomentar que las víctimas den su testimonio hasta terminar con "el silencio en que descansan los agresores". "No estamos viviendo una psicosis sino una concientización, y ha sido un proceso necesario. Hablar de psicosis me parece errado y me parece además peligroso, porque desacredita las voces de los niños", opinó en conversación con BBC Mundo el doctor en filosofía.

"Yo no le tengo miedo a estas figuras que de pronto van a derrumbarse, y es necesario que se derrumben para que surjan incluso en la Iglesia personas comprometidas con los derechos de los niños, con una espiritualidad integrada y sana y verdaderamente religiosas", subrayó.

Afecta la credibilidad. "Afecta, cuestiona la confianza, la credibilidad", indicó a la BBC Mundo Jaime Coiro, vocero de la Conferencia Episcopal de Chile.

Además, el prelado trasandino agregó que "por supuesto constituye, en la medida en que esto pudiera ser cierto, un problema no solamente para la vida de la Iglesia, sino para toda nuestra comunidad pastoral".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario