Edición Impresa

El Papa pidió perdón por el "sacrílego culto" de abuso sexual en la Iglesia

Francisco se reunió por casi cuatro horas con víctimas de curas pederastas. En una misa expresó su "profundo dolor y sufrimiento" por esos delitos. "La Iglesia debe llorar y reparar" el daño hecho por ocultamiento.  

Martes 08 de Julio de 2014

El Papa Francisco dijo ayer a víctimas de abuso sexual por parte de sacerdotes que la Iglesia Católica "debe llorar y reparar" lo que les hizo y pidió perdón por lo que había tomado dimensiones de "un culto sacrílego" que profanaba a Dios.

"Desde hace tiempo siento en el corazón profundo dolor, sufrimiento", dijo Francisco en sus comentarios más fuertes sobre estos delitos, que pronunció durante una misa en la capilla Santa Marta a la que asistieron víctimas de abuso sexual.

"Tanto tiempo oculto, tanto tiempo disimulado con una complicidad que no tiene explicación, hasta que alguien sintió que Jesús miraba", añadió el Papa.

Francisco dijo que no tolerará el abuso, que ha quedado expuesto en los últimos años en muchas diócesis de Europa, América y Asia, y que los obispos serán responsabilizados si ocultan estos delitos.

Francisco dio su homilía ante seis víctimas de abuso sexual (dos de ellas provenientes de Irlanda, dos de Gran Bretaña y otras dos de Alemania) antes de reunirse con cada una individualmente por unos 30 minutos, en un encuentro que se mantuvo por casi cuatro horas en total.

"Pido la gracia de que la Iglesia llore y repare por sus hijos e hijas que han traicionado su misión, que han abusado de personas inocentes", dijo según una transcripción brindada por el Vaticano.

"Ante Dios y su pueblo expreso mi dolor por los pecados y crímenes graves de abusos sexuales cometidos por el clero contra ustedes y humildemente pido perdón", añadió el pontífice.

Los escándalos de abuso sexual han perseguido a la Iglesia Católica por dos décadas, pero se han vuelto un tema central en Estados Unidos hace 10 años. Desde entonces, han esparcido su sombra sobre iglesias locales en Irlanda, Alemania, Bélgica, Holanda y otros países, y han dañado mucho la imagen católica.

El encuentro de ayer fue cerrado a los medios, pero el portavoz del Vaticano, que participó de la reunión, dijo que fue "muy intenso y emotivo".

"Claramente no fue un evento de relaciones públicas. Fue un encuentro espiritual muy profundo con un pastor, un padre, que está intentando comprender profundamente qué sucedió", dijo el padre Federico Lombardi.

Francisco pronunció su homilía en español, señal de que la escribió de su puño y letra, lo que ocurre en momentos especiales, en los que prefiere emplear su propio idioma. Un traductor lo acompañó ya que el grupo de víctimas estaba formado por británicos, irlandeses y alemanes, tres mujeres y tres hombres, los cuales sufrieron abusos sexuales por parte de religiosos.

Las víctimas y familiares asistieron primero a la misa matutina que el obispo de Roma suele oficiar en la capilla de su residencia, la Santa Marta, tras lo cual se reunieron en privado con él.

La Santa Sede no difundió los nombres ni edades de las víctimas, pero se trataría de personas de entre 40 y 50 años. Una de ellas, la irlandesa Marie Kane de 43 años, contó al diario Irish Times que le dijo al Papa: "El encubrimiento aún sucede y usted tiene el poder de hacer que eso cambie". El periódico indicó que la mujer había hablado con Francisco de la remoción del cardenal Sean Brady debido a su manejo de una acusación de abuso en Irlanda en 1975.

3.420 casos. Las autoridades del Vaticano informaron a principios de este año a la ONU que los fiscales de la Santa Sede han examinado 3.420 casos de abusos sexuales a menores cometidos en la última década. Por esos casos, 848 curas fueron obligados a colgar los hábitos y a los 2.572 restantes se los obligó a "vivir una vida de rezo y penitencia" aislados en un monasterio, un castigo que para las asociaciones de víctimas resulta insuficiente.

El dolor y los suicidios de víctimas de abusos sexuales "pesan" en la conciencia del Papa, reconoció Francisco. "Algunos han sufrido incluso la terrible tragedia del suicidio de un ser querido. Las muertes de estos hijos tan amados de Dios pesan en el corazón y en la conciencia mía y de toda la Iglesia", afirmó poco antes de reiterar su pedido de perdón por "los pecados de omisión".

El padre Federico Lombardi, explicó que "escuchar a las víctimas ayuda a preparar el camino para sanar las heridas y alcanzar la reconciliación con Dios y con la Iglesia", dijo. "Se trata de un camino que hay que recorrer", comentó.

Lombardi no excluye que el Papa se reúna con otros grupos de víctimas, no muy grandes, de manera de poder hablar de manera amplia y profunda con cada uno de ellas.

Grupos de víctimas han estado presionando al Vaticano para que responsabilice a los obispos si éstos encubren delitos. El Papa parece haber oído ese pedido.

"No hay lugar en el ministerio de la Iglesia para aquellos que cometen estos abusos, y me comprometo a no tolerar el daño infligido a un menor por parte de nadie, independientemente de su estado clerical", manifestó ayer en su homilía Francisco.

"Todos los obispos deben ejercer sus oficios de pastores con sumo cuidado para salvaguardar la protección de menores y rendirán cuentas de esta responsabilidad", agregó.

Los grupos de víctimas celebraron el encuentro pero dijeron que debería haber tenido lugar mucho tiempo antes. Francisco fue elegido Papa en marzo de 2013.

El Vaticano dice que en los últimos 10 años se presentaron a la Santa Sede 3.420 acusaciones creíbles de abuso sexual y que a 824 clérigos se los expulsó del sacerdocio. La Iglesia Católica ha pagado en Estados Unidos 2.500 millones de dólares en compensaciones a víctimas.

Banco Vaticano

El Banco Vaticano pronto se desprenderá de sus actividades de inversión y se transformará en una institución dedicada principalmente a servicios de pago para la Iglesia Católica, afirmó ayer la Santa Sede.

La mafia desafía al pontífice

En lo que pareció ser un desafío al Papa Francisco, una procesión religiosa se desvió de su ruta el domingo pasado en un poblado del sur del país para rendir homenaje a un mafioso de 82 que está bajo arresto domiciliario por homicidio, apenas dos semanas después de que el pontífice, durante una visita a Calabria, denunciara a la ’Ndrangheta y excomulgara a los miembros de la organización criminal. El tributo mafioso fue realizado en Oppido Mamertina, bastión de la mafia calabriana. También el domingo pasado, unos 200 reos de la prisión de Larino boicotearon la misa, argumentando que si están excomulgados no tiene sentido que sigan asistiendo.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS