Edición Impresa

El boom del running en Argentina suma adeptos de todas las edades

Una investigación revela que en nuestro país el 60 por ciento de los runners son hombres, con un promedio de edad de 31 años. Algunos eligen salir a correr para estar en forma y participar de maratones, y otros lo hacen sólo como un hábito saludable.

Lunes 09 de Diciembre de 2013

En la Argentina, el running se ha convertido en los últimos años en un deporte que cada día tiene más adeptos y en el que algunos eligen salir a correr para estar en forma y participar de maratones, mientras que otros lo practican como hábito saludable sin intenciones de competir, simplemente en busca de reducir el estrés, relajarse, pasar un buen momento y dormir mejor.

Una investigación encargada por la marca deportiva Mizuno, especialista en tecnología aplicada al running, reveló que en la Argentina el 60 por ciento de los runners son hombres, con un promedio de edad de 31 años.

El 50 por ciento de los corredores practica este deporte —que ofrece la invalorable ventaja de ser muy económico porque sólo requiere de un par de zapatillas— hace sólo cuatro años y se entrena de tres a cuatro veces por semana, mientras que el 82 por ciento recorre de ocho a diez kilómetros.

Más de 100 competencias se realizan por año en la Argentina, en donde participan alrededor de 400 mil corredores solamente en Buenos Aires, ciudad que en los últimos tiempos tuvo que dejar de conceder permisos para el cierre de calles por carreras debido a la desbordante cantidad de pruebas.

El fenómeno no es sólo local, sino que en los últimos años se ha observado un creciente interés mundial por el running, impulsado por una necesidad de la gente de tener un estilo de vida más saludable.

Los principales circuitos de la ciudad de Buenos Aires, como los bosques de Palermo, la zona del Planetario y Puerto Madero, entre otros lugares, son un reflejo que evidencian el aumento del número de corredores.

Los motivos. En cuanto a los motivos que llevan a un runner a practicar este deporte están asociados al estado físico, según se desprende de las respuestas a la encuesta realizada por la marca japonesa: sentirse bien, 77 por ciento; estar en forma, 66 por ciento; y mejorar la salud, 45 por ciento.

También hay quienes lo eligen por otras razones como reducir el estrés (60 por ciento), relajación (40 por ciento), diversión (28 por ciento) y dormir mejor (16 por ciento). Según una encuesta, realizada por GFK, son los hombres los más fanáticos de este deporte. En cuanto a las edades, el 57 por ciento de los corredores que participaron de la muestra tiene entre 31 y 45 años mientras que el 43 por ciento se encuentra entre los 20 y los 30 años.

La muestra evidencia que la frecuencia de entrenamiento promedio es de 3,8 veces por semana ya que la mayoría de los corredores (79 por ciento) practican running tres o cuatro veces por semana, mientras que los "heavy runners", quienes corren cinco o más veces por semana, representan el 21 por ciento.

Los horarios preferidos para salir a correr parecen ser de lunes a viernes por la noche (entre las 19 y las 22), mientras que quienes se entrenan los fines de semana prefieren hacerlo en horas de la mañana, hasta el mediodía.

El running como práctica deportiva suele realizarse en mayor medida en zonas al aire libre, principalmente en parques (79 por ciento) o calles (41 por ciento).

También se posiciona como un deporte de "solitarios", ya que seis de cada diez corredores practican este deporte sin compañía, una tendencia que mayormente se observa en los hombres.

El estudio además muestra que cinco de cada diez entrevistados consideran tener un nivel intermedio de running y llevan en promedio casi cuatro años practicándolo (31 por ciento entre uno y dos años, y 24 por ciento entre dos y cuatro años).

Otro dato interesante es que los principiantes representan el 31 por ciento, mientras que los avanzados son sólo el 13 por ciento. A la hora de correr, los runners eligen distintos accesorios. En general, los runners suelen utilizar accesorios durante sus entrenamientos, y los más comunes son los que permiten hidratación (38 por ciento), sistema de audio (37 por ciento) y reloj deportivo (36 por ciento). El 19 por ciento lleva gafas, el 17 por ciento cronómetro y un 10 por ciento GPS. El resto se divide en diversos grupos que sí lo hacen a través de diferentes dispositivos como el mp3 (43 por ciento), un celular común (27 por ciento) o un smartphone (26 por ciento).

Plan de entrenamiento.Más de la mitad de los corredores siguen un plan entrenamiento. La mayoría de los corredores realiza la actividad con algún referente especializado, ya sea un entrenador personal, un grupo de corredores o runners experimentados.

El lugar habitual para la búsqueda de información sobre temáticas de running es internet (64 por ciento). Sin embargo, también consultan fuentes especializadas tales como otros runners (35 por ciento) o clubes de corredores (34 por ciento).

En cuanto al calzado, existen diferentes tipos de pie y eso condiciona el tipo de pisada y de zapatilla que deben usar.

La mayoría de los corredores declaran tener una pisada neutra (56 por ciento), un 24 por ciento son pronadores (los que cierran las piernas al correr y apoyan más la parte interna del pie) y una minoría son supinadores (los que tienden a separar las piernas y apoyan más la parte externa), 14 por ciento.

En cuanto a los riesgos posibles de estos deportistas, del informe de Mizuno se desprenden datos tales como que dos de cada diez corredores declaran haber sufrido algún tipo de lesión asociada a la práctica de este deporte en el último año.

Las lesiones más comunes son en rodillas (41 por ciento) y tobillos (27 por ciento). En este sentido, consultado por La Capital, el traumatólogo y deportólogo rosarino Carlos Lancellotti sostuvo que "los deportistas con lesiones de rodilla deben evitar las superficies duras y correr sólo por el césped, con un buen calzado".

El agua es la bebida por excelencia presente en todas las fases de la práctica deportiva: antes (63 por ciento), durante (57 por ciento) y después (64 por ciento).

Los corredores se preparan antes de la práctica con líquidos (agua, frutas, lácteos, bebidas isotónicas) y alimentos energéticos (carbohidratos, barras de cereales).

Durante el entrenamiento se hidratan con agua o bebidas deportivas (24 por ciento) y después con alimentos que favorezcan la rápida y adecuada recuperación.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS