Edición Impresa

Corrupción policial: Garré admitió que no tiene pruebas

La ministra de Seguridad, Nilda Garré, reconoció ayer que "no tiene" pruebas para presentar "denuncias penales" contra efectivos de la Policía Federal, y aclaró que sus dichos sobre casos de "extorsión" ...

Miércoles 13 de Abril de 2011

La ministra de Seguridad, Nilda Garré, reconoció ayer que "no tiene" pruebas para presentar "denuncias penales" contra efectivos de la Policía Federal, y aclaró que sus dichos sobre casos de "extorsión" y connivencia con la droga se basaron en testimonios de "vecinos" porteños.

La funcionaria se refirió ayer públicamente por primera vez a las declaraciones que pronunció en un encuentro con militantes kirchneristas junto al periodista y presidente del Centro de Estudios Legales y Sociales (Cels), Horacio Verbitsky, que fueron publicadas el viernes pasado por el diario Página 12.

Además, aclaró que "ningún ministro" del gabinete nacional "planteó ninguna queja" por esas palabras, sino "todo lo contrario" y vinculó los trascendidos sobre un malestar interno en el oficialismo por sus palabras como "una operación".

"Cuándo se dice «esa comisaría recauda bien», quiere decir que extorsiona bien a los comerciantes a los que se les pide dinero a cambio de protección, y a los inmigrantes que no tienen sus papeles en regla, y a los vendedores ambulantes para no molestarlos y a las cocinas de droga para hacer la vista gorda", había manifestado la ministra en el centro Zaguán Sur de la organización La Cámpora, de acuerdo al reporte del matutino porteño.

Testimonios de vecinos. Ayer, la ministra Garré confirmó que esas palabras formaban parte de "un comentario en relación a la cantidad de denuncias que me traen los vecinos de situaciones puntuales".

Sin embargo, aclaró que esas manifestaciones "no las tengo con detalles suficientes para hacer denuncias penales, que las haría si los tuviera, pero muestran una sensación que vecinos tienen, que hay que modificar".

En declaraciones radiales, la ministra aclaró que "una de las necesidades de la seguridad es que los vecinos confíen en la policía".

Igualmente, Garré afirmó que "la mayoría cumple honestamente una tarea muy compleja" y que "no hay derecho a que unos malos ensucien la tarea de los buenos, que trabajan honestamente".

Sobre las remociones realizadas la cúpula de la Federal, explicó que "consideramos que la renovación es buena", ya que si los policías permanecen en sus cargos largo tiempo "se pueden generar redes que no son convenientes para la transparencia".

Custodias porteñas. Respecto a la polémica con el jefe de Gobierno porteño, Mauricio Macri, sobre los servicios adicionales en edificios públicos porteños que prestaba la Policía Federal y fueron retirados por falta de pago de parte del gobierno capitalino, la ministra aclaró que para el gobierno nacional la controversia "es un tema terminado" y ratificó que el "objetivo fundamental es más efectivos en la calle".

Garré minimizó la polémica con el PRO, al afirmar que se trata de "un episodio nada más, no hay que sobredimensionarlo", tras lo cual rechazó la posibilidad de dar explicaciones en la Legislatura porteña, como pidió el PRO.

Al ser consultada sobre el anuncio de Macri de poner seguridad privada en los edificios públicos que antes vigilaba la Policía Federal, Garré contestó: "Positivamente, es una de las opciones que había, me parece bien que la haya adoptado y se podría complementar con la Policía Metropolitana".

Lorenzetti. En medio de esta polémica, el presidente de la Corte Suprema de Justicia, Ricardo Lorenzetti, no descartó que el diferendo entre los gobiernos nacional y porteño termine siendo dirimido en el máximo tribunal, por lo que evitó hablar sobre el tema. La Corte no tiene posición tomada porque no hemos tenido oportunidad. Es probable que tengamos que, si hubiera alguna cuestión, discutir o decidir, pero todavía no lo hemos empezado a hablar esto", sostuvo Lorenzetti.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario