Edición Impresa

Córdoba: Un nene pasó más de un día perdido en un monte

Tiene 4 años. Se extravió en las sierras cordobesas cuando salió a caminar con un cachorro. Lo encontraron a 14 kilómetros de su casa.

Martes 28 de Enero de 2014

Un niño de cuatro años sobrevivió solo con la compañía de su perro, durante unas 27 horas tras salir de su casa y desorientarse en pleno monte, en las sierras cordobesas.

El pequeño Ariel Flores salió sin ser visto por sus padres aproximadamente a las 13,30 del viernes último de su casa de Santa Rosa de Calamuchita, 96 kilómetros al sur de la capital provincial.

Ariel, nacido en Bolivia, vive con su papá Basilio Flores Delgado (38), su mamá Alicia Delgado Mamani (35), y sus hermanas Evelyn y Yesenia, de uno y dos años, en una casa precaria con techo de nailon, sin servicio de luz ni agua, además de tíos y primos. Todos viven de un cortadero de ladrillos.

El nene caminó a campo traviesa, cruzó cañadones, sin comer, ni beber, sólo en compañía de un cachorro de cinco meses.

El niño salió del patio de su vivienda, en el barrio Santa Rosa del Río, en medio de un cortadero de ladrillos, para ir hacia otro cortadero ubicado a seis cuadras, pero caminó unos 14 kilómetros por el monte hasta ser hallado a las 17 del sábado por una mujer, sierras arriba, jugando en el patio de una casa de Villa Berna, en proximidades de Athos Pampa. Había andado a campo traviesa, cruzó cañadones, sin comer ni beber, sólo en compañía de un cachorro de cinco meses.

Tras la odisea, el padre preguntó al pequeño por qué se había ido de su casa: "Porque no me has comprado una bicicleta y yo quería una", le respondió.

Más de 200 personas buscaron a Ariel en el monte, entre policías, bomberos y vecinos, junto con perros que seguían su rastro y un helicóptero que sobrevolaba los posibles lugares adonde podía haber llegado.

Esas 27 horas el niño las pasó adentro del monte, aunque no ha podido relatar cómo, pero sólo presentaba los raspones típicos de las ramas y las espinas, ya que había salido de pantalones cortos y una remera.

"Yo no sé como hizo, estuvo más de un día sin comer, además le tiene miedo a la noche y fue una noche fría", dijo su madre.

La mujer aseguró que el pequeño se encuentra bien de salud, pero desde su aparición duerme poco, está triste y llora. "El no es así, es travieso y juguetón", afirmó.

El comisario mayor Miguel Castelló, jefe de Departamentales Sur de la policía cordobesa, dijo que el nene se fue de la casa en Santa Rosa alrededor de la una de la tarde del viernes pasado. "Era habitual que se fuera de la casilla donde vive, que es muy precaria y está pegada al basural. Siempre se iba con su hermanita, pero esa vez fue solo, se desorientó y se perdió. El cuidador del basural, como conocía a los chicos, más de una vez los recogía, les daba la merienda y los mandaba de nuevo a casa. Esta vez, los papás se dieron cuenta de que el nene no estaba recién cuando el cuidador ya se había ido, lo que dificultó la búsqueda", señaló.

Recién a las 22, desesperados porque hacía nueve horas que el nene no estaba, los padres hicieron la denuncia. La Policía comenzó entonces un rastrillaje con perros por la zona, pero lo suspendió hasta el amanecer. Basilio y Alicia no se habían percatado de que también faltaba uno de los cachorritos de una de las perras.

Mientras, el chiquito, que sólo vestía un pantalón largo y una polera, siguió caminando.

La fiscal de Feria, Andrea Heredia, se sumó a la búsqueda en un vasto operativo que incluyó un helicóptero policial, 80 efectivos, 120 bomberos y perros entrenados para la búsqueda de personas.

"No sabíamos dónde más buscar. La madre estaba muy preocupada. Pero el padre nos sorprendió porque estaba como acostumbrado a no saber nada del nene. Hasta que el sábado a la tarde, una vecina de Villa Berna llamó a la comisaría y avisó que en el patio de su casa había un nenito de las mismas características de Ariel, que jugaba con un perrito", contó Castelló.

El policía agregó que "inmediatamente efectivos de Villa General Belgrano fueron al lugar y confirmaron que se trataba de nuestro chiquito. El nene tenía las zapatillas embarradas y verdes por los yuyos donde anduvo. Y el perrito estaba desfallecido por todo lo que caminó. Llevamos a Ariel al hospital, donde fue atendido por médicos y psicólogos y se comprobó que estaba bien".

Finalmente, cuando se reunió con sus papás, el nene no abrazó a su mamá, sino a una tía materna. El padre lo reconvino: "Ah, acá estás... No se vaya más solo", le dijo.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS