Edición Impresa

Al final, siempre Godoy

Otra vez representará a Rosario en el control de arribo de cada etapa, ahora como comisario no oficial de la ASO en su quinto Dakar.

Domingo 22 de Diciembre de 2013

Daniel Marrocchi y Hernán Locascio, a bordo de un buggy y una camioneta, respectivamente. Y David Tieppo conduciendo una KTM. Ellos serán los representantes de Rosario y su zona en la edición 2014 del Dakar, pero no los únicos. Es que ninguno de ellos se salvará de pasar por el control del ex piloto de Cross Country, puntano pero rosarino por adopción, que cumplirá su quinta experiencia dakariana, en el puesto de arribo al final de cada etapa de carrera. Fernando Miguel Godoy fue ascendido al rango de comisario no oficial de la dura competencia y formará parte de ese otro rally, el que no se ve, el que supervisa de día (y al caer las luces también) y se mueve de noche hacia el puesto siguiente. Otra verdadera odisea.

Godoy, que supo correr el primer simulacro de Dakar en el país que se llamó Pampas Rally en 2004 de 5.000 kilómetros de carrera (11º junto a Hugo Cañete, con una Isuzu Trooper V6 naftera) vivirá dos semanas llevando al último way point de cada etapa a la cronometrista oficial Helene Grimad. Conducirá esta vez una Mitsubishi Tritón 3.2 Diesel Turbo, la marca que copó la movilidad de la carrera de toda la logística, y en el grupo inseparable que se moverá con él estarán además Nicolás Ossedat, Olivier Laclau Pourret y Vicky Valenzuela, la cordobesa que es comisario deportivo ambiental y “una gran amiga además”. Será la quinta vez que lo hace, aunque en el medio tiene otra experiencia como jefe de logística de dos equipos europeos. Y cuando para esta edición la Amaury Sport Organisation buscó profesionalizar aún más toda su área y cambió gente, él sigue adelante y es el único argentino en cumplir esa extrema responsabilidad, la del manejo, pero sobre todo la de ser comisario no oficial contratado por la ASO.

A Godoy se lo verá en la camioneta en cuya puerta podrá leerse: “Arrive CHA1”. Como chofer de arribo (conducteur de arrivée) y una función que “me habilita a informar de penalizaciones” al comisario oficial. ¿Y cómo será su vida durante 14 días? “Yo duermo de cinco de la tarde a nueve de la noche”, esta vez arriba de un motorhome que los acompaña, “el resto del día me dedicó al control de arribo de todos los pilotos y luego a manejar hacia el otro punto de final de etapa. Como otros, formo parte del Dakar que no se ve, que se mueve de noche”.

Y en eso de conducir, Godoy parece ser un experto, porque “mi papá trabajaba en San Luis como mecánico de compresores en las minas y a los 8 años me enseñó a manejar para que bajara al pueblo a buscar las provisiones para los mineros. Así que con un jeep Willy con 4x4 alta y baja hacía ya caminos de cornisa y seguía las huellas mineras”. Por eso, ya mayor, no fue extraño que abrazara la pasión por los fierros y corriera cross country de 1999 a 2003. Y aunque no duda que “la más dura experiencia que hice fue el Dakar”, extrae todo lo positivo: “Te hace valorar mucho más cosas de la vida y de hecho con los franceses ya somos como una familia”.

La ASO conduce el Dakar “con mucho rigor” por todas las cosas que hay en juego y Godoy cuadra en ese esquema. De hecho, cuando en el cierre de Baradero 2011 Ovación compartió el final con él, uno de sus compañeros confesó que el Negro ya es conocido en el ambiente de los pilotos como “criminal boss”, un jefe de arribo duro en la interpretación del término. Y es porque para él, “the rule is rule” y “no change the rule”. La regla es la regla y las reglas no se cambian. Por eso, volvieron a confiar en su valioso aporte.

 

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS