Edición Impresa

Acribillaron a balazos a un testigo clave de la causa por la tragedia de Once

Andrada era el maquinista que condujo la formación del Sarmiento y se la entregó a Marcos Córdoba, quien luego chocaría la formación provocando la tragedia en febrero de 2012

Domingo 10 de Febrero de 2013

Leonardo Andrada, uno de los testigos clave de la causa que investiga el accidente ferroviario de la estación Once, fue asesinado de cuatro balazos en la espalda en una parada de colectivos de Ituzaingó.

Andrada era el maquinista que condujo la formación del Sarmiento hasta la estación de Castelar, donde se la entregó a Marcos Córdoba, investigado por haber sido el conductor del tren cuando ocurrió el accidente que dejó 51 muertes el 22 de febrero de 2012.

Según indicaron fuentes de la causa, Andrada fue encontrado anteayer alrededor de la 6 de la mañana (la noticia se conoció ayer) con cuatro balazos en la espalda en una parada de colectivos del partido bonaerense de Ituzaingó, y sólo le fue sustraído el teléfono celular.

Las fuentes consultadas indicaron que los delegados de la línea Sarmiento estaba "muy asustados" tras conocer el episodio y que la abogada de Córdoba, Valeria Corbacho, podría pedir una custodia especial para los testigos.

No obstante, nadie tenía constancia de ningún tipo de amenaza ni episodio similar que Andrada hubiera experimentado con anterioridad, por lo que su muerte resulta confusa.

El viernes pasado la comisaría primera de Ituzaingó recibió una denuncia donde se informaba del hallazgo de un cuerpo y, luego de que la policía llegara al lugar, se constató que la persona fallecida era Leonardo Ariel Andrada, de 53 años.

Hipótesis de robo. "Estamos investigando. Le faltaba el celular y podría tratarse de un robo, porque siempre llevaba una cortaplumas grande y hay indicios de haber forcejeado", sostuvo un alto jefe policial.

Por su parte, la fiscal del caso, Gabriela Millán, dijo que "investigan todas las hipótesis sobre lo que ocurrió, ya que se le encontró algo de dinero encima, pero no tenía signos de haber sido revisado en los bolsillos".

El cuerpo sin vida del maquinista estaba recostado sobre una columna de un refugio con cuatro disparos en la espalda, los que pudo haber recibido durante un forcejeo con sus atacantes, previo al robo, aclaró un informante. En el lugar se halló un cuchillo que puede haber sido utilizado por la víctima para defenderse del ataque y que ahora será sometido a peritajes.

"No hay testigos del hecho y no tiene signos de haber sido revisado. Por ahora el juez Bonadío no se comunicó para informar la relevancia de su testimonio por la tragedia de Once", dijo una fuente judicial con acceso a la pesquisa.

Por su parte, Paolo Menghini, padre de Lucas, una de las víctimas del accidente, pidió a la Justicia y a los responsables de las fuerzas de seguridad que "unan sus esfuerzos para encontrar rápidamente a los responsables del crimen y esclarecer los motivos y las circunstancias de lo sucedido".

De esta forma, se podrá dar "una respuesta rápida y eficaz a quienes hoy lo lloran, pero además, por el bien, la tranquilidad, la protección y seguridad que todos precisamos", remarcó.

Menghini calificó de "terrible" la noticia del asesinato de Andrada e hizo llegar sus condolencias y acompañamiento a la familia en este momento de dolor.

Por su parte, el secretario general de La Fraternidad, Omar Maturano, informó que Andrada "fue testigo en la causa como cualquier conductor de trenes y declaró acerca del material rodante, el estado de las vías, la cantidad de pasajeros que llevaba, etcétera (ver aparte).

"Considero que hay que esperar a ver qué dice la Justicia y la policía, pero lo que sabemos por los familiares es que solamente le robaron el celular", afirmó el sindicalista, que confirmó que Andrada fue asesinado en momentos en que iba a trabajar.

Por su parte, Edgardo Reynoso, delegado de Unión Ferroviaria, sostuvo que Andrada "era una persona muy querida, profesionalmente muy bueno y le faltaba poco para jubilarse", ya que en ese gremio se retiran a los 55 años.

"El trabajaba con nosotros, era un hombre excelente en el trato, que no merecía tener este final. Esperemos que no quede impune el asesinato", remarcó.

"No nos gustaría mezclar las situaciones porque elaborar hipótesis ahora alejaría la posibilidad de investigar seriamente, pero no hay que descartar nada", dijo Reynoso cuando fue consultado sobre si el crimen podría tener alguna relación con el siniestro.

Llamativo. A su vez, el delegado de la Unión Ferroviaria Rubén Pollo Sobrero consideró como "muy llamativo lo que ha pasado". "Lo mataron por la espalda, no le robaron el dinero que tenía encima, sólo faltaba el celular. Nosotros estamos esperando que el tema se esclarezca porque nos llama mucho la atención", agregó el sindicalista.

Con respecto a si la muerte de Andrada está relacionada con su condición de testigo clave en el juicio, Sobrero tomó ciertos reparos: "No queremos dar nada por sentado porque la verdad no lo sabemos. Sólo podemos decir que es muy llamativo lo que pasó y pedimos que es investigue el caso", disparó.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS