Edición Impresa

A los 61 años murió la escritora Elsa Bornemann, ícono de la literatura infantil

Icono de la literatura infantil, fue la creadora de “Un elefante ocupa mucho espacio”, considerada un símbolo de la democracia.    

Sábado 25 de Mayo de 2013

La destacada escritora argentina de literatura infantil y juvenil Elsa Bornemann, autora de “Un elefante ocupa mucho espacio”, texto que es símbolo de la libertad y de la democracia, murió ayer a los 61 años, informaron voceros de la editorial Alfaguara.

   “Estamos profundamente doloridos por su fallecimiento, se trata de una de las autoras más importantes de la literatura infantil y juvenil hispanoamericana”, dijo María Fernanda Maquieira, desde Alfaguara. “Como sus editores y amigos, lamentamos profundamente esta gran pérdida. Siguen con nosotros su obra y su recuerdo, que nos acompañarán siempre”, expresó.

   Maquieira subrayó que Bornemann “es una autora prolífica que escribe desde la década de 1970; varias generaciones de lectores ya se han criado con sus libros. Escuelas, alumnos y maestros los eligen para leer en el colegio”, señaló.

   “Ella se destacó por su poesía y luego por sus cuentos y su narrativa; fue una gran defensora de la literatura infantil en épocas donde era un género menor, de las pioneras en llevarlo a otro plano”, agregó la editora.

   Elsa Isabel Bornemann nació en el barrio porteño de Parque Patricios el 15 de febrero de 1952; fue autora de entrañables textos como “Un elefante ocupa mucho espacio”, un cuento infantil censurado durante la última dictadura militar argentina que le valió el ingreso a Lista de Honor del Premio Hans Christian Andersen, el más importante del globo en el área infantil.

   “Ella fue muy querida, cariñosa y comprometida; ese texto es un estandarte de la libertad y un símbolo de la democracia”, aseguró Maquieira.

   El compromiso de Bornemann y su incansable trabajo por la educación —maestra nacional y profesora en letras que recorrió América, Europa y Japón dictando talleres literarios— tuvo sus frutos, entre otros, con “El libro de los chicos enamorados” que formó parte de los Cinco Mejores Libros Escritos en Idioma Castellano, según el Banco del Libro de Caracas, Venezuela.

   Entre los numerosos premios con que se distinguió su trabajo se destacan además el “San Francisco de Asís” por “toda su obra en beneficio de la infancia”.

   Cabe destacar que, además, sus libros “El último Mago” o “Bilembambudín y Disparatario” fueron seleccionados para integrar la lista The White Ravens, distinción que otorga la Internationale Jugendbibliothek de Múnich, Alemania. Participó en un libro llamado “Caramelos surtidos”, de la editorial “Ediciones Orión” con el cuento “Uno más uno (cuento para chicos enamorados)”, uno de los más populares de su obra.

   La escritora María Teresa Andruetto, referente actual de literatura infantil, señaló que Bornemann inauguró algo que no existía en la literatura infantil, que fue la moda de los libros de terror.

   Respecto de la obra, considera importante detenerse en “Un elefante ocupa mucho espacio”. “Fue un libro muy comentado. Los personajes hacen cosas contra la corriente. Eso molestó en algún momento en la Argentina”.

   “Ella tenía una cercanía especial con lo oriental y escribió «Las mil grullas», que toma un episodio de la bomba de Hiroshima. Recuerdo haber trabajado ese cuento en mis clases de literatura infantil en el magisterio y en el profesorado de nivel inicial”, dijo Andruetto.

“Dos ocupan mucho más”. En 2004 participó en la Feria del Libro porteña de un encuentro con chicos de tres escuelas primarias, quienes le preguntaron por qué tituló “Un elefante ocupa mucho espacio y no Un elefante muy grande, o algo así”, y ella respondió: “Porque hay una canción que dice «Un elefante ocupa mucho espacio/ dos elefantes ocupan mucho más/ Dos elefantes ocupan mucho espacio/ tres elefantes ocupan mucho más», y así hasta el infinito”.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS