Economía

Cafiero: "El gobierno jugó siempre con los exportadores"

El ex diputado nacional Mario Cafiero aseguró que presentará una denuncia contra las exportadoras de granos por presunta infracción a la ley penal tributaria, en el marco del caso relacionado con la catarata de declaraciones juradas de ventas anticipadas al exterior por más de 20 millones de toneladas de granos y subproductos que presentaron antes del aumento de las retenciones, con el fin de evitar pagar el impuesto con la alícuota más alta.

Domingo 03 de Agosto de 2008

El ex diputado nacional Mario Cafiero aseguró que presentará una denuncia contra las exportadoras de granos por presunta infracción a la ley penal tributaria, en el marco del caso relacionado con la catarata de declaraciones juradas de ventas anticipadas al exterior por más de 20 millones de toneladas de granos y subproductos que presentaron antes del aumento de las retenciones, con el fin de evitar pagar el impuesto con la alícuota más alta. El ex legislador, junto a Ricardo Monner Sans, ya había presentado dos denuncias que apuntaban al gobierno, por falta de control. Sin embargo, la reciente resolución de la Oficina Nacional de Control Comercial Agropecuario (Oncca) que reclama a las empresas el cobro de unos 1.500 millones de dólares por la diferencia, brinda más detalles de la operación, lo cual, explicó, le permitirá ampliar la denuncia "con nombre y apellido".

Cafiero, dirigente de Soberanía Popular, estuvo esta semana en Rosario invitado por la "Peña política de la sociedad civil", una entidad nacida al calor del conflicto agropecuario. En ese marco, dijo que la medida del gobierno para cobrar a las exportadoras el diferencial entre el derecho de exportación liquidado y el descuento que le hicieron al productor al comprar la mercadería es "tardía" y aseguró que "esto no es casual", ya que "el gobierno siempre jugó con los exportadores".

—¿El reclamo de la Oncca a los exportadores por la diferencia de alícuota de retenciones es exactamente el mismo que surge de su denuncia ante la Justicia Federal?

—La denuncia de la Oncca es, tardíamente, reflejo de la irregularidad que veníamos señalando. Que consiste básicamente en que los exportadores se anticiparon a la suba de retenciones y presentaron masivamente declaraciones juradas de venta al exterior falsas, y congelaron tanto el valor de la alícuota como del precio FOB al que supuestamente habían comprado y vendido el grano. El gobierno tendría que haber impedido esto ya desde octubre del año pasado, cuando se hablaba de que iban a subir las retenciones del 27,5 por ciento al 35 por ciento. No se cerró el registro de exportadores. La denuncia penal que formulamos junto con Ricardo Monner Sans y Javier Llorens, y el hecho de que llegara a la Cámara de Diputados, hizo que el gobierno tuviera que reaccionar. Si es sincero el pedido de investigación, tendría que disponer ya que la empresa liquide el 100 por ciento de la retención vigente. Después, si hay una declaración jurada anterior, que lo justifica, que vea qué es lo que hace.

—¿La denuncia de ustedes es sólo contra el gobierno o también contra las exportadoras?

—En su momento entendimos que la mayor responsabilidad estaba dentro del gobierno porque, por lo menos, hay incumplimiento de deberes de funcionario público. Hay herramientas que el Estado tiene y no utilizó para frenar esta situación, tanto a nivel de la Secretaría de Agricultura como de la Aduana. Estudiamos hacer una denuncia en lo penal tributario, porque ahora hay más datos. La información de la Oncca nos permite ver, por ejemplo, que el senador Roberto Urquía estuvo detrás de un negocio de más de 90 millones de dólares de diferencia para la Aceitera General Deheza, por la diferencia entre lo que le descontaban al productor cuando le compraban el grano y lo que van a depositarle al Estado al momento de exportar.

—Pero este mecanismo de registro anticipado de ventas, en ese momento tenía la cobertura de la ley de granos.

—Las cerealeras tienen la posibilidad, a partir de la ley de granos, de presentar declaraciones juradas que reflejen una realidad, nunca que reflejen una irrealidad. Es una irrealidad absoluta que la Argentina en noviembre muestre al mundo que vendió anticipadamente más de la mitad de la cosecha futura. Los exportadores hicieron una maniobra que les iba a dejar un saldo de más de 1.500 millones de dólares.

—¿La información que publicó recientemente la Oncca coincide con la que ustedes manejaban?

—Nosotros trabajamos revisando los 15 mil despachos de exportación de soja desde la sanción de la resolución 125, el 11 de marzo. De allí calculamos que las exportadoras habían pagado en total el 24,8 por ciento de derechos de exportación, cuando la alícuota vigente era 48 por ciento. Conocíamos el total de las declaraciones juradas pero no teníamos el dato de a qué empresa correspondía cada una de esas declaraciones. Esto nos va a permitir hacer otra presentación en la Justicia penal, con nombre y apellido, contra cada una de las empresas.

—Hay un importante tonelaje anotado en el período que va entre el aumento de retenciones al 35 por ciento y la instrumentación de las retenciones móviles. Durante ese lapso, aunque no estaba reglamentada, sí se había aprobado la ley Martínez Raymonda.

—Nosotros justamente denunciamos que no se reglamentaba la ley. Que en su inicio era una buena ley pero Urquía la cambió en el Senado. La ley decía que si hay aumento de retención y de precios el exportador no puede congelar ni la alícuota ni el precio. Urquía la cambió y dejó el precio congelado. Pero quedó muerta en ese tiempo. Ni siquiera la sanciona la presidenta sino que deja que se sancione con el paso del tiempo. En ese período los exportadores seguían anotando al 35 por ciento para no pagar el 48 por ciento. Era un negocio gigantesco y el Ejecutivo, recién después de nuestra denuncia, reglamentó la ley a través de un decreto. Pero sigue vigente gran parte del negocio.

—El gobierno, en la pelea con el campo, incluyó a los exportadores.

—Nunca escuché al gobierno hablar de los exportadores. La presidenta criticó a los productores, luego a los pooles de siembra, pero nunca a los exportadores. La exportación de granos está concentrada en pocas manos. No tenía que investigar a muchos. Estamos frente a gigantes, empresas que están integradas verticalmente a nivel interno e integradas mundialmente. La oligarquía que tanto criticó el gobierno es la de los exportadores. No Isidorito, esa es la caricatura. El gobierno siempre jugó con los exportadores. El saqueo en algún momento encontró un límite para el pequeño y mediano productor. Yo estoy de acuerdo con las retenciones, pero acá el gobierno le metió un impuestazo a la soja diciendo que lo iba a redistribuir, y resulta que lo iban a recaudar los exportadores.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario