Corrupción
Sábado 26 de Noviembre de 2016

Sobrevuela una autoamnistía

Las tensiones políticas en Brasil se vieron acrecentadas por la firma inminente de un acuerdo de delación entre la Justicia y miembros de la constructora Odebrecht, una de las mayores implicadas en el megaescándalo de Petrobras, que podría involucrar a dirigentes de casi todo el arco parlamentario.

Las tensiones políticas en Brasil se vieron acrecentadas por la firma inminente de un acuerdo de delación entre la Justicia y miembros de la constructora Odebrecht, una de las mayores implicadas en el megaescándalo de Petrobras, que podría involucrar a dirigentes de casi todo el arco parlamentario.

Los diputados decidieron el jueves posponer hasta la semana próxima la discusión de un paquete de medidas anticorrupción, ante la sospecha de que en realidad buscaban aprobar rápidamente una autoamnistía que los librara del aluvión que se avecina con las denuncias de los ejecutivos de Odebrecht. El proyecto de ley que estaba por votar la Cámara baja el jueves, se llama "10 medidas contra la corrupción". Pero su texto incluye un parágrafo que, lejos de servir para la condena de los culpables, consagra lisa y llanamente una autoamnistía de los propios parlamentarios. Estos "10 mandamientos" pervertidos contienen una cláusula donde se decreta que ese "método" será declarado ilegal a partir de la sanción de esta ley. Y determina que, antes de eso, estas graves irregularidades no constituían delitos. Con esto pierden sustento los juicios entablados a través de la conocida operación Lava Jato _la de las coimas con dinero de la petrolera estatal_ y, más aún, aquel que se entabló contra varios ex ministros de Lula da Silva, hoy en prisión, y que se conoció como el escándalo del Mesalao.

"Cuanto más se aproximan las investigaciones a quienes están en el poder, más reacciones habrá. Si la impunidad pierde fuerza, aquellos que se imaginaban inmunes a la jurisdicción criminal buscan crear mecanismos que impidan la continuidad de la investigación", dijo recientemente el presidente de la Asociación de Jueces Federales de Brasil, Roberto Veloso.

Comentarios