Edición Impresa
Sábado 01 de Octubre de 2016

Piriápolis, una ciudad cargada de leyendas y belleza natural

La historia de Piriápolis está cargada de leyendas que se revelan a cada paso. Es uno de los balnearios más antiguos del país, caracterizado por su gran tradición turística y su diversidad de propuestas. Cerros impresionantes, restaurantes, paseos culturales, construcciones históricas, movida nocturna y preciosas playas explican por qué Piriápolis es siempre un favorito en la costa de Maldonado. Descúbrelo tú también en nuestra Guía de Piriápolis, con todas las atracciones del famoso balneario de Piria. Fuente: Viaje a uruguay.com

Manantiales, hermoso océano

Es otro balneario de la Barra, de los satélites de Punta del Este, ubicado inmediatamente después. Goza de mucha playa y vida social. La playa se caracteriza por tener abundante arena, aguas profundas y gran oleaje, siendo muy concurrida por los que practican el jet-set. En ella se realizan deportes náuticos como el surf, el voley y la gimnasia aeróbica. Cuenta además con un parador que ofrece servicios gastronómicos y alquiler de sombrillas.

La Pedrera, para disfrutar

Es un pintoresco balneario asentado sobre un acantilado rocoso, donde todo es calmo. Sus playas son elegidas para practicar surf, realizar caminatas y cabalgatas. En la playa del Barco, todavía pueden observarse los últimos vestigios del buque pesquero "Cathay VIII", encallado en el año 1971. En la avenida principal, se encuentran una feria artesanal, boutiques, pubs y una variedad de pequeños comercios y restaurantes que brindan calidez y servicio para hacer de la estadía del visitante, algo inolvidables.
pedrera.jpg

José Ignacio, rico en contrastes

El pequeño pueblo de pescadores ubicado a tan solo 40 minutos de Punta del Este, es el nuevo paraíso del "jet set internacional". Personajes del mundo de la moda, celebridades y grandes empresarios se dan cita cada verano en sus playas para encontrar momentos de paz y tranquilidad. Son varias las razones que lo han transformado en un destino premium. En primer lugar, la belleza y la tranquilidad de sus playas exclusivas. A un lado, mirando al Oeste, está la Playa Mansa, con sus pequeños barcos pesqueros y sus mágicos atardeceres. Al otro lado, admirando el Este, la Playa Brava, ancha y de imponentes olas. El poblado, por su parte, es sumamente pintoresco.

La Paloma, llena de atractivos

Su principal encanto son sus playas, desde las muy mansas, a las de mayor oleaje. Enclavada en el Cabo Santa María, cuenta con un puerto de ultramar, utilizado como amarre transitorio para algunas embarcaciones, con una intensa actividad como puerto deportivo y de pesca artesanal. Su muelle de madera y una escollera de más de 1 km, representan un paseo tradicional durante las tardes. Otro paseo recomendable es el Faro Cabo Santa María, construido a raíz de la gran cantidad de naufragios que se sucedían en la zona. Subiendo su escalera en espiral de 150 peldaños se accede a la cumbre, desde donde se pueden realizar fotografías panorámicas encantadoras y apreciar la geografía del balneario desde lo alto. En verano, la movida nocturna se concentra en el centro, donde hay bares, pubs, restaurantes, ferias y tiendas. Los boliches, ofrecen shows con importantes bandas todos los días, y por supuesto bailar hasta el amanecer.
paloma.jpg

Garzón, pura paz

Destinos imperdibles en el cual se destaca su particular cocina, arquitectura y sus cultivos de uvas. La pequeña localidad turística, de no más de 250 habitantes , fue seleccionada por el New York Times como uno de los 52 destinos turísticos que sus lectores deben visitar en el 2016. Ubicada en la zona del este del departamento de Maldonado, haciendo límite con el departamento de Rocha y a unos 30 kilómetros de la playa del pueblo de José Ignacio, muy cerca de las exclusivas playas de Punta del Este.

Cabo Polonio

Área protegida del Uruguay, representa una extensa zona con una belleza paisajística que todavía conserva características típicas de la costa atlántica uruguaya. Dentro de este agreste y salvaje parque, no hay luz eléctrica ni agua corriente, lo que genera una mística especial. Tampoco hay calles sino senderos irregulares que vinculan las coloridas y pequeñas casitas. El ingreso se realiza en vehículos todo terreno, especialmente acondicionados para no dañar el paisaje natural. Caminar por las playas puede ser un paseo interminable, donde se puede admirar la colonia estable de lobos marinos apostada frente al cabo, en la zona de rocas junto al faro, un punto inevitable de este destino
cabo.jpg





Comentarios