Turismo

Siga el baile, siga el baile: Uruguay muestra su carnaval lleno de color y alegría

El país vecino se apresta a vivir su emblemática celebración, el carnaval más largo del mundo. Murgas, danzas y candombe en las calles de todas las ciudades. Para disfrutar.

Domingo 31 de Enero de 2016

El puntapié inicial en Montevideo lo da el desfile inaugural por la Avenida 18 de Julio, del que participan todos los grupos que intervienen en los festejos, acompañados de carros alegóricos y el cortejo de las Reinas del Carnaval. Sin embargo, el desfile que suscita más interés entre los extranjeros, por su singularidad, es el Desfile de LLamadas que tiene lugar en  los barrios Sur y Palermo, evocando los encuentros de los negros esclavos que se reunían fuera de la ciudad durante el  siglo XVIII y XIX.

Decenas de miles de espectadores vibran con la fuerza y colorido del candombe, caracterizado por el diálogo de tres tipos de tambores: chico, repique y piano. El espectáculo es conmovedor, en ninguna parte del mundo pueden escucharse más de 2.000 tambores sonando al unísono. Dejarse llevar por este ritmo declarado Patrimonio de la Humanidad es un plan ineludible para los visitantes.

También lo es descubrir la murga, una de las expresiones de la cultura uruguaya más genuinas por su adhesión popular. En las cálidas noches de febrero, estos conjuntos carnavaleros recorren escenarios barriales, “tablados” y compiten en el Concurso Oficial del Carnaval, donde presentan con humor y sátira su visión del país y del mundo, valiéndose de múltiples arreglos corales, llamativos vestuarios y creativos maquillajes. Parodistas, revistas, humoristas y lubolos, son otras de las pintorescas  expresiones que pueden disfrutarse en el concurso y en los tablados montevideanos.

Más allá de Montevideo, todas las ciudades del interior del país cuentan con su propio desfile inaugural, cada uno con sus propias particularidades. Así, en las localidades fronterizas, como Rivera, Artigas y Melo los desfiles adoptan más elementos del carnaval brasileño.

Murga. La murga uruguaya es única y en las últimas décadas se ha transformado en una manifestación cultural que cosecha adeptos en todo el mundo. La murga es una de las mayores expresiones de la cultura uruguaya por su adhesión popular. Si bien se identifica como uno de sus orígenes a Cádiz, (sobre todo desde 1908), han tenido innumerables transformaciones desde finales del siglo XIX.

Las murgas siempre han ejecutado un amplio espectro de ritmos musicales, entre ellas se destaca “marcha camión”, en la cuál se identifican ritmos de percusión del candombe. En cuanto al vestuario y al maquillaje se encuentran vinculaciones con otras expresiones de arte europeas.

La murga uruguaya, actualmente está integrada por 17 componentes: un director escénico y coral, 13 componen el coro o “cuerda de voces”, divididos según su tono de voz y tres integrantes que conforman la “batería”, compuesta por platillos, bombo y redoblante. En las últimas décadas su integración es mixta. Las denominadas “murgas jóvenes”, han revitalizado la puesta en escena y el movimiento escénico, así como en otras épocas hubo murgas que marcaron las innovaciones en los espectáculos de cada momento histórico.

Las presentaciones de las murgas que recorren escenarios, “tablados” , públicos y privados, ya sea en Montevideo o en el interior del país, llevan a escena letras con humor, sátira y crítica de la actualidad, valiéndose de múltiples arreglos corales, llamativos vestuarios y creativos maquillajes.

El carnaval nace desde los barrios y la mayoría tiene una murga a la cual alentar, apoyar o seguir, ya sea en los desfiles o en los concursos oficiales, que cuentan con jurados calificadores que otorgan premios y menciones. Los ensayos son abiertos al público, lo que permite a familias enteras memorizar y entonar sus repertorios. Sin duda es una de las expresiones de la cultura con mayor adhesión popular.

En Montevideo puede visitarse durante todo el año el Museo del Carnaval. Allí se expone la memoria de esta fiesta, parte del ser histórico nacional. Miles de visitantes que llegaron al país fuera de la temporada carnavalera, lograron en sus salas, captar la seducción del carnaval del Uruguay y se propusieron ir a disfrutarlo y compartirlo con los carnavaleros como anfitriones.

Candombe. Reconocido como Patrimonio Inmaterial de la Humanidad, el candombe seduce a los visitantes con el peculiar sonido de sus tres tambores: chico, repique y piano. En el Desfile de Llamadas suenan al unísono a lo largo del trayecto recorrido, más de 2.000 tambores. Esto no puede disfrutarse en otro momento ni lugar del mundo.

Las Sociedades de Negros y Lubolos o Comparsas de Candombe, son herederas de una tradición arraigada en las denominadas Salas de Nación de la época Colonial. Los africanos traídos como esclavos lograron transmitir herencias y valores de su rica cultura y en ese proceso dieron nacimiento al “tambor”.

Los tambores constituyen la esencia de la comparsa. El ritmo del candombe surge de la denominada cuerda, grupo formado por tres tipos de tambores: piano, repique y chico. El tambor es tocado golpeando la lonja con la mano abierta y con un palillo que puede batir también sobre la madera; se cuelga de un hombro mediante una correa para poder marchar mientras se toca.

Delante de la cuerda de tambores, cuyo número puede superar los 70 ejecutantes, se despliega con sus trajes típicos el resto de la comparsa.

El desfile de las Llamadas, toma su nombre de “la llamada del tambor”, que los afrodescendientes realizaban para reunirse “en extramuros” y desde finales del siglo XIX en algunas viviendas colectivas denominadas conventillos, en barrios o zonas de Montevideo.

Abre la marcha de cada agrupación un estandarte, simbolizando el emblema de la tribu o etnia, otros elementos significativos son medialunas y estrellas, a las que se suman gigantes banderas. Luego se ubica el cuerpo de baile y los personajes ancestrales. Así, el Gramillero representa al brujo de la tribu; se viste de levita, sombrero de copa, bastón, gafas y barba blanca y lleva consigo una maleta con hierbas de propiedades curativas. Le acompaña la Mama Vieja, de atuendos coloridos, con abanico y sombrilla, que baila lentamente coqueteando con el Gramillero.

El Escobero originalmente guiaba a los tambores durante el desfile con un bastón; hoy baila con una pequeña escoba, dándole movimiento siguiendo el ritmo de los tambores. Llamativas vedettes suman sensualidad a estas danzas, evocando rituales, bailando delante de la cuerda.

En el norte

• Artigas: El ritmo de la sambla, el color de las fantasías, los inmensas alegorías y la belleza de las mujeres convierten a la avenida Lecueder (la principal de la ciudad), en un gran sambodromo. Tras los desfiles, la fiesta continúa en los principales clubes de la ciudad con los tradicionales bailes de carnaval que siguen hasta la salida del sol. Los desfiles tienen grandes reminiscencias a los de Río de Janeiro aunque con reglamentos, músicas y estilos propios. La esencia de la propuesta artística es el “enredo” (nudo temático), que siempre versa sobre algún tema sociocultural de interés general, previamente aprobado por el jurado. El espectáculo se presenta al compás de la Samba Enredo, interpretada en vivo por los denominados “puxadores”, acompañados armónicamente por un cuerpo de percusionistas o “Batería”. Cuatro son las escuelas del grupo especial que desfilan en 2016: Emperadores de la Zona Sur (ganadora del último carnaval 2015), Barrio Rampla, Imperio del Ayuí y Académicos. Además como invitadas participan Emperatriz del Progreso, y Garra y Corazón. Unas 5.000 personas participan activamente de los desfiles; 20.000 es el número estimado de espectadores en cada una de las fechas.

• Carnaval binacional de Rivera - Livramento: En 2016, el carnaval riverense será diferente. Del 6 al 8 de febrero se instalarán en Plaza Internacional, frente al Obelisco, el escenario y gradas para el público. Dos grupos uruguayos y dos escolas brasileñas convergerán en este punto para darle vida a un carnaval destinado a integrar a ambas culturas fronterizas. Habrá seis tablados en diferentes puntos de la ciudad, que también formarán parte de los atractivos carnaval norteño.

• Melo: En Melo, la fiesta transcurre sobre la calle Aparicio Saravia. Como en años, anteriores, la fiesta volverá a lucirse con el creciente número de figuras mediáticas que participan durante los desfiles. Desde hace cuatro años, que se decidió impulsar su visibilidad con la presencia de figuras del espectáculo de ambos márgenes del Río de la Plata, han participado en este desfile Zaira Nara, Larisa Riquelme, Alexandra Larsson, Silvina Luna, Claudia Fernández, Gladys Florimonte, el Piñe, Tina Ferreira y Vitto Saravia, entre otros.

• Salto: En Salto el mayor desfile tiene lugar sobre la avenida Uruguay y llega a convocar a más de 25.000 personas. A su vez, durante todo el mes de febrero y hasta principios de marzo se desarrollan  múltiples actividades como corsos barriales, Llamadas al Puerto, Concurso de Murgas y Desfile de Comparsas (Escuelas de Samba).

• Paysandú: El carnaval sanducero es el único del Interior del país que cuenta con todas las categorías que concursan en el país: murgas, parodistas, humoristas y revista, así como agrupaciones lubolas y escolas. A su vez, la edición 2016 tiene carácter regional y binacional, ya que en el concurso participan grupos de Soriano, Río Negro, Concepción del Uruguay y Buenos Aires. Una novedad de este año, es que durante todo febrero estará circulando por diferentes barrios y localidades del departamento un tablado móvil.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario