Turismo

Según él

Domingo 14 de Octubre de 2018

-¿Cómo llegaste a ser el capitán del Tangaroa2?

-Hice el curso de timonel hace unos siete años, y desde entonces no paré de navegar, estudiar, con el tiempo empecé a dar clases con mi maestro Jorge Correa. El Tangaroa2 era el barco perfecto para nosotros, de acero, seguro, que ya había sido probado en los mares de Brasil. Era la primera opción, y lo conseguimos.

-¿Fueron muchos preparativos para tener el barco a punto?

-Estuvimos preparando el Tangaroa2 durante un año, hubo que hacer velas nuevas, cambiar el motor por uno más potente, preparar y pintar el casco, conseguir instrumental. Y lo hicimos todo nosotros, con ayuda de ex alumnos del curso y amigos.

-¿Qué precauciones tenés al navegar en familia?

-Navegamos sólo con buenos pronósticos y piernas cortas, lo más cortas posibles: sabemos que uno de los dos siempre tiene que estar con Ulises, para jugar con él y cuidarlo. Antes de zarpar repasamos el equipo, el motor, tratamos de no dejar nada librado al azar. Y por sobre todas las cosas, no tenemos apuro, que es el enemigo máximo de una navegación segura.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario